DE CAA CATÍ A EZEIZA

(Maximiliano Meza gritando un gol en el Clásico Platense. Foto: Gimnasia Oficial)
Maximiliano Meza fue citado por Jorge Sampaoli en las últimas horas para la gira amistosa de la Selección Argentina. Primera convocatoria para el correntino, con buen presente en el Rojo, pero surgido del Lobo.


De Caa Catí a Estancia Chica, de La Plata a Avellaneda y ahora a Ezeiza. De jugar en la tierra, a pisar el verde césped. A base de lucha y esfuerzo logró mantenerse en la primera del Lobo, hasta que pasó a ser figura del conjunto platense y muchos pusieron los ojos sobre él. Estuvo a un paso de irse a Francia, pero fue vendido a Independiente.

Entre idas y vueltas, Maximiliano Meza llegó a Gimnasia con la edad de Quinta División desde el Club Cambá Porá, en 2010. Solo pasaron 3 temporadas hasta que Pedro Troglio puso los ojos en él, un joven de 21 años. En enero de 2013, debutó ante Douglas Haig en El Bosque, un partido por Copa Argentina que el "mens sana" goleó por 3 a 0; jugó como volante por la derecha y fue sustituido en el segundo tiempo. Tan sólo en esa temporada fue desde el arranque en cuatro partidos (dos por B Nacional y 2 por Copa Argentina). En total estuvo en 15 partidos y no convirtió goles.

Ya con Gimnasia de regreso en la máxima categoría, comenzó a tener más partidos de titular e incluso marcó su primer gol: fue contra Vélez, en El Bosque y de cabeza, el 7 de octubre de 2013; un partido que los de Troglio ganaron 2 a 1. Desde allí alternó buenas y malas, saltando desde el banco y yendo desde el arranque. Cuando comenzó a tomar mayor protagonismo sufrió una grave lesión: fue en agosto de 2014, en un partido ante River, donde el correntino sufrió la rotura del tendón peroneo del tobillo izquierdo, la cual le demandó 4 meses de inactividad. Fue el momento más difícil de su carrera, según declaraciones posteriores a su recuperación.

A principios de 2015, para el primer torneo de 30 equipos, regresó con todo. Bajo el mando de Pedro Troglio, convirtió 5 goles en aquel campeonato, uno de ellos en el Clásico Platense. Pero, luego de esa buena temporada, tuvo otra de las etapas que lo apartaron de las canchas; fue luego de una pelea en Mar del Plata entre jugadores del Lobo y Estudiantes, donde fue suspendido por 5 partidos. Retornó en la Fecha 5 del Campeonato 2016 y fue expulsado por una fuerte falta ante Vélez, a solo minutos de haber ingresado. Pasado eso, Maximiliano Meza comenzó a mostrar un gran nivel, que lo llevó a ser clave en el equipo que luego dirigió Gustavo Alfaro. Tanto Troglio como "Lechuga" lo tenían como un jugador fundamental y con gran proyección; sin ir más lejos, luego de que Meza fue vendido a Independiente, el DT no le encontró un reemplazante.

La venta llegó en su mejor momento: fue sondeado por el Racing Club de Lens (Francia), que estuvo dispuesto a desembolsar una buena cantidad de dinero por él, pero la dirigencia albiazul rechazó la oferta mientras llegaban otras a la Sede de Calle 4. La propuesta de Independiente en septiembre de 2016 sedujo al presidente, en aquel entonces Daniel Onofri, aunque en primera instancia fue rechazada y luego aceptada. En esa situación, El Lobo vendió el 65% que tenía del correntino en 1.950.000 U$D. Esa plata desapareció rápidamente de los pasillos de Gimnasia; Onofri aún debe dar explicaciones con respecto a ese dinero, aunque gran parte se utilizó para saldar deudas con los empleados de la institución.

Hoy Meza es figura en Independiente y su buen rendimiento en el último año con la consagración en la Copa Sudamericana lo llevan a vivir un sueño que años atrás le parecía lejano. Un talento del fútbol argentino que descubrió Hernan Darío Ortíz, en su época de caza talentos del Lobo; ahora, el "Indio" trabaja en Gimnasia y fue el encargado de fichar a Lautaro Chavez, otro talento correntino que la rompió en las inferiores y ya debutó en primera con apenas 17 años.


Por: Camilo Balleto
Compartir en Google Plus

Sobre Unknown

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario