DEL POTRO BATALLÓ Y ESTÁ EN SEMIFINALES

En su partido más largo y peleado desde la final de Indian Wells con Roger Federer, el Nº 6 del circuito venció 5-7, 7-6(1) y 7-6(3) a Raonic y festejó en la cancha central en medio de mucho público latinoamericano.


Juan Martín del Potro, en una verdadera batalla de tenis en el Masters 1000 de Miami, le dio vuelta anoche un partido increíble -de casi tres horas- al canadiense Milos Raonic, llegó a su decimoquinta victoria consecutiva y quedó a sólo dos más de su 23º título y del podio en el ranking ATP.

Al tandilense no le sobró nada para avanzar de ronda. El europeo (25º) comenzó a desplegar su gran servicio (tuvo 18 aces), que durante el torneo no había sufrido ningún quiebre, y para ganar el primer set sólo tuvo que aprovechar el único break point que hubo hasta entonces, cuando Delpo sacaba 5-6 y 30-40 y cometió una doble falta.

Tras perder ese punto, algunas dudas sobre el estado físico del argentino aparecieron en el público, que nunca dejó de animarlo. Pidió asistencia médica, aunque no mostraba signos de dolor muscular, sino de algún malestar.

El inicio del segundo parcial fue una continuación del primero. Raonic dispuso de otra chance de quiebre en el sexto juego, pero el campeón de Acapulco e Indian Wells sostuvo su saque y hasta parecía volar: con el set 4-5, corrió hacia su izquierda para devolver una pelota, no pudo frenar su carrera, saltó los carteles de publicidad y cayó parado en la platea. 

Al llegar al tie break, La Torre de Tandil fue más certera y aplastó 7-1 al canadiense, ex Nº 3 del mundo, para empatar el partido. El comienzo del tercer capítulo se asemejó a un sueño, algo fuera de la realidad para lo que venían mostrando los tenistas. En los cuatro primeros games, se dieron dos quiebres por lado, mientras que en los 25 anteriores, había habido solamente uno.

En nada se aparentó este encuentro al de semifinales del anterior M1000, que le ganó Del Potro, con cierta facilidad, a Raonic por 6-2 y 6-3. Otra vez llegaron al tie break y el europeo lo comenzó como el anterior, con una doble falta. Y otra vez se vio una mayor contundencia en el argentino, que tras 2 horas y 52 minutos, se llevó la dura batalla.

"Si me quedaba energía, la usé toda. Tengo dolores por todos lados, por suerte mañana no juego", declaró Delpo, tras alcanzar su victoria 21 en 2018, más que ningún otro jugador del circuito, y la Nº 100 en Masters 1000.

La semifinal será el viernes ante el estadounidense John Isner (17º). En caso de llegar a la última ronda y perder ante Alexander Zverev (5º), el tandilense subirá un escalón en el ranking. Si perdiera la final ante Kevin Anderson, Pablo Carreño Busta o Borna Coric, llegará a la cuarta posición. De alzar su 23º título, entrará al podio del circuito.

Cualquiera sea el resultado, Del Potro priorizará su salud, y nadie podría reprochar su elección. A los 29 años y tras cuatro operaciones, tiene la gran posibilidad de alcanzar su mejor puesto ATP.




Compartir en Google Plus

Sobre Punto Deportivo

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario