EL RACING DE COUDET

Con cinco victorias seguidas en la Superliga y un gran debut en la Copa Libertadores, Racing se transformó en un equipo que da mucho que hablar por su buen presente.


El 2018 comenzaba para La Academia con Eduardo Coudet asumiendo como entrenador. "El Chacho" llegaba a un Racing que no encontraba el rumbo futbolístico, y el estilo juego del ex DT Canalla encajaba justo con lo que buscaba el conjunto de Avellaneda.

Desde su arribo, armó un equipo casi en su plenitud nuevo y supo plasmar su forma de jugar, esa idea ofensiva que calza justo con este Racing. Un equipo que por su intensidad en el juego y porque sabe a lo que juega, le mete presión a Boca y se ilusiona con la Copa Libertadores.

Para la idea de Coudet, la clave pasa de mitad para adelante, y para eso tiene jugadores con excelentes condiciones para desarrollar ese juego. Todo comienza en el centro de la cancha con Nery Domínguez, que pareciera que tiene mas de dos ojos porque, mientras busca recuperar la pelota, ya esta pensando en ese pase con claridad para ir en busca del gol. El encargado de tomar esa lanza es Nery Cardozo, que volvió más lucido que nunca y, con su calidad, limpia la jugada y busca a los mas habilidosos. Las bandas son uno de los puntos mas altos de Racing, con la frescura y la rebeldía del juvenil Matias Zaracho y con esa hermosa forma de jugar de Centurión que, con una simple gambeta, es capaz de sacarse varios jugadores de encima y dejar a los delanteros cara a cara con el arquero. Claramente el arma del "Chacho" es la virtud de estos jugadores.

Ya en la delantera tiene a un diferente, a un jugador con una calidad y potencia que no se veía hace mucho en el fútbol argentino, que pelota que agarra ya es medio gol para su equipo. Ese es Lautaro Martínez, que con tan solo 20 años ya se habla de cifras millonarias y sueña con el mundial de Rusia. No hay que olvidarse del jugador mas importante para Coudet, no sólo dentro de la cancha sino también para el grupo; Lisandro Lopez un jugador de los ya consagrados y de excelente cualidad goleadora, que con toda su experiencia y recorrido en el fútbol genera confianza a sus compañeros y peligro para los defensores contrarios.

Pero no hay que olvidarse de los de atrás, porque si no tenes una buena defensa y un buen arquero, ¿de qué sirve todo lo demás? Por eso se dice que los equipos se arman de atrás hacia adelante, en este caso, con Soto y Saravia por las bandas, pasando al ataque, sin olvidarse de lo primordial, de defender. Y con dos centrales aguerridos, duros y con buen juego aéreo como Sigali y Donatti; la defensa de La Academia muestra una firmeza y confianza entre si y cada partido cumple con su deber.

Y, por si fuera poco, confianza fue lo que agarró el juvenil Musso bajo los tres palos, que cada vez que le llegan, responde de excelente manera, rápido y seguro a la hora de cortar un centro o también para salir jugando. Un arquero que, partido tras partido, crece y se transforma en una pieza clave del equipo.

Los jugadores encajan justo con el estilo de juego que quiere el técnico y buscan desarrollarla en la cancha. Los resultados hablan por sí solos y, con el buen momento de Racing, los dirigidos por Coudet se cuelgan la chapa de los que juegan bien.


Compartir en Google Plus

Sobre Punto Deportivo

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario