ENTREVISTAS | FEDERICO CRIVELLI

Federico Crivelli, arquero de Tigre, habló de su grave lesión y la comparó con una rotura de ligamentos cruzados sufrida en Temperley. Además, agradeció el cariño de la gente.


Ya te había escrito ayer, pero nuevamente te mandamos fuerzas. ¿Cómo estás después de esta dura noticia?
- Primero quiero agradecerte y a toda la gente de Tigre que me mandó mensajes, es lo que te da fuerzas para seguir, más a esta edad. Uno ya ve la última etapa de la carrera; más allá de que sienta que tengo varios años más, estas cosas pegan un poco duro, más que nada porque ya la viví y se lo que es. Ya estoy mejor de ánimo, el momento más duro lo pasé, después de que me enteré ayer al mediodía. Son cosas que pasan, desafortunadamente, en jugadas "de las más boludas". Tengo que asumir esto que tengo, incorporarlo, salir rápido, operarme y empezar con la recuperación.

¿Sabés cuándo te vas a operar?
- No, la verdad que todavía no lo se. Seguramente sea la semana que viene. Es lo que hay y hay que afrontarlo, no queda otra.

¿Hablaste con Ledesma después de la lesión?
- Hablé con todos, que obviamente están acompañándome. Lo que más me duele es que estaba mostrando mi nivel, estaba pasando por el momento que deseaba y me sentía cómodo. Justo me pasó esto, y es doloroso. La lesión, la operación, el post-operatorio, la recuperación, el primer mes... Ya lo sufrí, ya lo viví, pero tengo que pensar en positivo lo más posible.

Luego del golpe que sufriste seguiste jugando unos minutos y fuiste reemplazado. ¿Desde un primer momento supiste lo que tenías o no pensaste en la gravedad de la lesión?
- Cuando caí sabía que me había pasado algo, pero uno saca fuerzas en el dolor. Me cuesta hablar de esto. Miraba a mi familia, que estaba en la platea, y no podía creer que me estaba pasando lo mismo que hace 12 o 13 años atrás.

¿En qué club fue eso?
- En Temperley, en cancha de Armenio. Fue una jugada similar, nada más que no choqué con un compañero. Cuando caigo, apoyé mal y se me fue la rodilla. Sentí más dolor en ese momento que esta vez. No quise chocar con Canu (Canuto), por eso no voy fuerte, porque él venía con un dolor de la espalda y en ese momento se me cruzaba por la cabeza que si lo chocaba lo dejaba afuera, y me terminé quedando afuera yo. Él creo que me escucha y quiere correrse cuando me ve, pero me tira para atrás y apoyé mal. Seguí un rato más; entró de vuelta el médico y desde el banco me dijeron que salga si no estaba al cien por cien. No estamos en una situación para regalar nada, entonces decidí salir en ese mismo momento.

Más allá del dolor físico, de la lesión en Temperley a esta imagino que debe haber cambiado algo, sobre todo teniendo en cuenta tu presente.
- Y si. En ese momento recién arrancaba, estaba luchando por ser alguien y crecer en la carrera. Me desanimó mucho esa lesión, estuve a punto de no jugar más pero tuve a la familia, que siempre me acompañó. No recibía los mensajes que recibo en este momento de toda la gente, por ahí estaba más solo. Fue otro tipo de momento. Ahora me duele de otra manera porque sentía que estaba volviendo a mi nivel, que estaba cómodo otra vez en el fútbol argentino, en un club donde podía seguir progresando. Me sentía con confianza. Me dolió porque se me derrumbó ese proyecto que tenía.

Ojalá que cuando vuelvas sea con Tigre en Primera, ¿no?
- Si, Tigre se va a quedar en Primera porque se están haciendo bien las cosas. El grupo está muy comprometido. Si vos ves los últimos partidos, los jugadores "líricos" corren más que un 5 de cualquier otro equipo. El compromiso está y yo no tengo dudas de que se va a quedar.

Compartir en Google Plus

Sobre Romina Brust

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario