FIN DE LA DISCUSIÓN

Un pasacalles en la Villa Olímpica desató la polémica entre Zárate y Heinze, pero el 9 salió a calmar las aguas.


El fin de semana pasado, más precisamente en la noche del domingo, Vélez visitó a Racing y cayó derrotado por 1-2, pero la noticia no fue el resultado ni como jugó, sino la "pelea" entre Gabriel Heinze y Mauro Zárate.

Todo nació cuando a los 74’, un minuto después del gol de Ricardo Centurión, el DT de Vélez decidió reemplazar a Mauro Zárate por Nazareno Bazán Vera, sobrino del histórico jugador del ascenso. Esto sorprendió a todos, hasta a los relatores. Nadie podía creer la decisión del Gringo de sacar al ídolo. Se había hablado de que Mauro no estaba en buenas condiciones físicas o que quizás se había lesionado. Pero no. El mismo Heinze explicó que fue algo táctico y que decidió poner al juvenil para buscar empatar el partido.

Luego del encuentro, se especuló mucho hasta que estalló una bomba. Supuestamente, Mauro Zárate le habría dicho a Gabriel Heinze: “Yo acá vine a jugar y dar una mano. No me jodas porque pego dos gritos y a vos te echan”.

Rolando Zárate, hermano y representante de Mauro, declaró que todo lo que se dijo es mentira y que ambos (jugador y técnico) tienen una buena relación, de respeto. Además, comentó que hubo un llamado antes de que el hijo pródigo volviera al club, en donde resaltaron que lo único que importaba era levantar a Vélez. 

Ayer, y tras varios tweets del periodista Pablo Carrozza (@pablocarrozza) sobre el tema (involucrando además del jugador y el DT al Roly y al presidente Sergio Rapisarda), Mauro dio por finalizado el tema publicando esto en su perfil, ratificando el #TodosJuntos.





Compartir en Google Plus

Sobre Punto Deportivo

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario