ARSENAL NO ES MÁS DE PRIMERA

(Foto: Infobae)
Luego de 16 años ininterrumpidos en la máxima categoría del fútbol argentino, el equipo de Sarandí deberá jugar el próximo semestre en la segunda división.


El conjunto que dirige técnicamente Sergio Rondina logró un agónico empate 2 a 2 de visitante frente a Chacarita, uno de los rivales en la pelea por la permanencia, pero la posterior victoria de Patronato de Paraná por 3 a 0 frente a Rosario Central sentenció la pérdida de categoría del Arse.

Simplemente, con observar la tabla de promedios al iniciar el torneo, ya se podía imaginar que no le iba a ser fácil a Arsenal seguir en la Primera División. Su andar errante por todo el campeonato terminó de despejar las dudas. A falta de seis fechas, el equipo del Viaducto lleva 21 partidos jugados: sólo 2 victorias, 7 empates y 12 derrotas. Una pobre campaña para un club que venía de obtener 27 puntos en 30 jornadas de la temporada 2016/2017, lo cual lo obligaba a obtener mejores resultados que los obtenidos.

La historia de Arsenal en Primera es corta, pero cosecha un gran pasaje. Desde el 2002, que obtuvo el ascenso a la máxima categoría, hasta este ultimo domingo, obtuvo 5 títulos, de los cuales dos son trofeos internacionales: la Copa Sudamericana 2007 y la Suruga Bank 2008, además del Torneo Clausura 2012, la Supercopa Argentina 2012 y la Copa Argentina 2013.

Sus triunfos no sólo dejaron trofeos en sus vitrinas; también dejaron una huella en la historia. Batallaron ante rivales de jerarquía y con jugadores que, hasta ese momento, no eran de renombre en el mundo del fútbol. Tal vez, el más importante fue su director técnico en cuatro de los títulos obtenidos, y en varios ascensos: Gustavo Alfaro. Cristian Campestrini fue capitán y símbolo del equipo durante varias temporadas. Darío Benedetto, actualmente figura en Boca Juniors y convocado a la Selección Argentina en las Eliminatorias Sudamericanas Rusia 2018, también integra la lista.

El camino a la obtención de la Copa Sudamericana dejó la eliminación de San Lorenzo (hasta entonces ultimo campeón) y en semifinales de River Plate por penales. La final fue contra el América de México; en la ida logro un 3 a 2 en suelo azteca y, en la vuelta, se mudó al "Cilindro" de Avellaneda, donde después de ir 2-0 abajo en el marcador, llegó el recordado gol de Martín Andrizzi a falta de 10 minutos, que sentenció el encuentro y le dio el primer titulo al club.

El Torneo Clausura 2012 fue de lo más destacado en la historia del equipo, no sólo por lo que significa estar por encima de los 5 grandes de la Argentina en una temporada, sino también, por el juego y la gran cantidad de jugadores que fueron grandes figuras en ese torneo y posteriormente en otros equipos: la zaga de defensores centrales compuesta por Guillermo Burdisso (luego refuerzo de Boca Juniors) y Lisandro López (actual Inter de Italia), el volante central Jorge "Marciano" Ortíz, Carlos Carbonero (gran figura, también destacado en su posterior paso por River) y la delantera conformada por Emilio Zelaya y Luciano Leguizamón, entre otros.

El encuentro más recordado de ese campeonato se dio en la fecha anterior al que termina de coronarlo campeón. Una victoria rotunda por tres tantos contra cero frente a ni más ni menos que Boca Juniors (que peleaba por el bicampeonato) en La Bombonera con doblete de Leguizamón y el restante de Zelaya.

Al año siguiente, le tocó volver a enfrentarse con El Xeneize en un mano a mano por la primera edición de la Supercopa Argentina y, nuevamente, el equipo del Viaducto salió victorioso. Fue 0 a 0 en los 90 minutos y triunfo 4-3 desde los doce pasos, con una brillante actuación de Cristian Campestrini, que detuvo tres penales.

Un dato no menor, que era moneda corriente por parte de la mayoría de los medios dominantes y los fanáticos de este deporte, es que uno de sus fundadores fue Julio Humberto Grondona, Presidente de la AFA desde el año 1979 y Vicepresidente Senior de la FIFA desde 1988, ambos cargos sostenidos hasta 2014, cuando falleció, por lo que siempre eran vistas de reojo sus conquistas al tener como bastión político a unos de los dirigentes que fue sospechado de corrupción durante muchísimos años. Además, su hijo Julio Ricardo Grondona es el mandamás del club hace varios años y siempre contó con el apoyo de su padre.

Cabe aclarar que, a pesar de dichos rumores, el club obtuvo títulos y ascensos con jugadores de poco renombre, y no hay pruebas de arreglos de partidos a favor del club, por lo que se vuelve un hecho más anecdótico que real.

El club, que tal vez sea el que menos socios e hinchas posee de la presente Superliga, es el primero en descender a la B Nacional, dejando así tres cupos libres, los cuales hoy ocupan Chacarita, Temperley y Olimpo. Al equipo de Rondina le depara una dura temporada, pero buscará volver a la máxima categoría para el año 2019.



Por: @Rodrydavid22
Compartir en Google Plus

Sobre Punto Deportivo

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario