LO HIZO OTRA VEZ

Lionel Messi salvó al Barcelona de perder su partido ante el Sevilla. Ingresó desde el banco faltando 35 minutos y, sobre el final, marcó el empate agónico.


Barcelona visitó en el Sánchez Pizjuán al conjunto sevillano y el partido se le complicó de más. Los locales fueron superiores y se pusieron en ventaja por 2 a 0 con goles del "Mudo" Vázquez en la primera parte y Luís Muriel en el complemento.

Ante este panorama, se decidió que el mejor jugador del mundo salga al terreno de juego. Hay que recordar que Lio no estaba en plenitud física; una sobrecarga muscular lo dejó fuera de los dos partidos que disputó la Selección Argentina y no querían arriesgarlo. Pero ya no había otra opción.

Parecía que el partido se iba a perder, al igual que la racha de 36 partidos invictos. Pero sobre el final iban a llegar los goles. El primero se dio gracias a Luis Suárez, a los 88 minutos. Y ¡55 segundos después! Messi puso el marcador en tablas con un zurdazo desde fuera del área.

Así, Barcelona estiró la diferencia a 12 puntos con su inmediato perseguidor, el Atlético de Madrid, y llega al partido de cuartos de final de Champions de buena manera.



Compartir en Google Plus

Sobre Punto Deportivo

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario