ENTREVISTAS | MARTÍN DEMONTE

Martín Demonte, DT de la Selección Argentina para Ciegos, habló de la experiencia del Mundial de Madrid, las historias de vida y la difusión del torneo.


¿Cómo estás?
- Muy bien, descansando un poco después de todo lo que fue el Campeonato Mundial. Llegamos hace muy poquito y estamos recuperándonos sobre todo del estrés y del cambio de horario.

Más allá de que no pudieron volver con el título, ¿están contentos?
- Si, trabajamos siempre para estar en lo más alto y de hecho lo demostramos en el partido para intentar traer la copa, pero no se pudo. A la hora de hacer un análisis, estamos tranquilos, volvimos conformes con el rendimiento y con cómo se dio el Campeonato Mundial a pesar del grupo tan complejo que nos tocó, con la sensación de que hicimos todo lo que había que hacer. La verdad es que deber cumplido, misión cumplida y, una vez más, un nuevo Mundial y una nueva final. Siempre estar en lo más alto no es fácil, mantenerse no es fácil, así que le damos mucho valor nosotros a este subcampeonato.

Tanto en Argentina como en España se reconoció el trabajo tuyo y de los jugadores.
- Si, hubo mucho respeto desde el primer segundo que terminó el partido. Argentina salió a jugar un partido muy adelantado en metros a lo que es Brasil, que es un equipo que, realmente, tiene dos jugadores que son fundamentales, que son Ricardo Alves (Ricardinho) y Jefferson, que son los mejores jugadores del mundo. A pesar de que ellos cuentan con esos jugadores, la verdad es que pudimos manejar la pelota, tener la posesión, y dividir la cantidad de pegadas; pero a pesar de que ellos pegaron poco, con solamente tres pegadas pudieron marcar dos goles. Eso es bastante efectividad. Pero, a pesar de ello, hubo mucho respeto para el trabajo, para el esfuerzo de haber llegado hasta ahí. Y así como nos tocó quedar segundos, también podríamos haber quedado séptimos, octavos o décimos. En Argentina hay una cultura exitista, que parece que si no ganás el oro, no sirve, y yo personalmente no lo comparto. Le pasó a la Selección de fútbol con el subcampeonato del Mundial 2014 o en las dos Copas Américas. No es fácil.

¿Qué es lo que más te emociona de estar al mando de este equipo conociendo las complejidades que esto conlleva?
- Detrás de cada jugador hay una historia de vida fuerte. Una de las cosas que tiene trabajar con este equipo es conectarse con las personas, poder entendernos, comprendernos, ponernos en el lugar del otro, y cuando nos toca festejar, también lo que hacemos es ponernos contentos porque alejamos un poco también cada historia de vida un poco de fuerte y situaciones adversas que le ha tocado vivir a la mayoría de los jugadores que componen este equipo. La verdad es que día a día trabajan y se esfuerzan mucho; por suerte, hace mucho tiempo nos costaba bastante más en función de que no había apoyo. Hoy, a través de la Secretaría de Deportes de la Nación y del ENARD, tenemos los medios como para hacerlo de una manera de alto rendimiento. Me sigo emocionando como el primer día. Cada vez que entrenamos, la sensibilidad, el compromiso y la entrega que hay, cada vez que vamos a un torneo creo que es algo único. El poder estar en un campo de juego y salir a intentar cumplir objetivos con este equipo... Ser un Murciélago está dentro mío y ojalá que pueda seguir siéndolo por algún tiempo más.

A diferencia del fútbol profesional, donde hay hinchadas, en el fútbol para ciegos hay público pero debe hacer silencio para que los jugadores puedan agudizar su capacidad auditiva. Es para valorar lo que hacen.
- Si, esto que decías de la hinchada se da como en el tenis. En el momento en que está el juego se mantienen en silencio, pero cuando hay una situación la gente estalla. En España nos tocó tener un público maravilloso, muchos argentinos que están viviendo allá, algunos familiares que fueron también a acompañar al equipo. Un público que nos hizo sentir como en casa. Creo que teníamos más hinchada que la misma Selección de España, por la capacidad, por el ruido, por los bombos, por los redoblantes. Se vivió algo muy lindo y el público fue algo favorable.

Ustedes tuvieron su Mundial mientras que se juega el de Rusia 2018. ¿Qué tanta difusión tuvo el torneo y qué tan apoyados se sienten por la AFA?
- Son cosas distintas. El fútbol se viene jugando hace más de cien años, y en el caso del deporte de fútbol para ciegos, es bastante más nuevo. Este recién fue el séptimo Campeonato Mundial. La verdad es que, si bien falta mucho todavía, sentimos en el equipo mucha calidez, sobre todo en las redes sociales, en los mensajes de la gente, que es algo que le hace mucho bien al equipo. Sentimos la calidez de la gente mismo caminando por Madrid, en los aeropuertos... La verdad es que es impresionante todo eso. Con respecto a la difusión, creo que hay una diferencia con un montón de deportes. Le pasa al fútbol de playa y hasta el mismo futsal, que tampoco ocupa las planas como si ocupa el fútbol de once. Creo que, de a poco, va a ir cambiando. Estamos en el camino. Además de lo de las redes sociales, DeporTV fue uno de los medios que transmitió los partidos en el canal de cable, y eso es algo muy bueno: que hoy por hoy un canal de televisión pueda difundir y compartir en vivo, para todo un país, un partido de fútbol sala para ciegos, me parece que es el inicio. ¿Falta mucho? Si, pero hay que estar contentos y empezar a entender que también es obligación de los medios y de los comunicadores sociales mostrar este tipo de cosas, que son realmente muy buenas y que le hacen bien al país.

Compartir en Google Plus

Sobre Punto Deportivo

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario