¿FUTURO INCIERTO?

Da la sensación de que esta generación de la Selección Argentina acaba de llegar a su fin. ¿Que nos deparará el futuro?


Muchas veces hablamos de la famosa renovación. ¿Debía ser antes del mundial? No sabemos, porque ya está, ya pasó. Plantearnos esto, en este momento, no nos da ninguna solución. Entramos al mundial por la ventana y pasamos la fase de grupos con un milagro, porque los milagros existen, pero no suceden todos los días. Lo único que se puede hacer es mirar para adelante. Pero, ¿que hay adelante? Los procesos de recambio suelen ser largos y difíciles. ¿Será así el de la Selección? ¿Sucederá?

Biglia y Mascherano renunciaron oficialmente frente a las cámaras. Además de ellos dos, se espera que lo hagan cinco o seis más... y ese número seis es Messi. ¿Debería seguir siendo Lionel el abanderado? ¿Probamos armarle un nuevo equipo, renovado, y con sangre joven? ¿O buscamos otro? Dybala, quizás, pienso en voz alta... ¿Sampaoli puede encargarse de la renovación? No se, por ahí Simeone, Gallardo o Pochettino. Dudas sobran, pero futuro también. Y con futuro me refiero a nombres.

Si hay algo que nos sobra, ademas de la incertidumbre, claro, son los jugadores de gran proyección. Algunos viajaron a Rusia y jugaron, otros lo miraron desde el banco, y muchos desde sus casas. Hace un tiempo llegó un bosquejo a las manos de Punto Deportivo en el que se detallaban posibles nombres en caso de que llegue el momento del recambio. Rulli, Armani, Martin Arias; Bustos, Mammana, Pezzella, Foyth, Alan Franco, Tagliafico, Leo Godoy; Krannevitter, Ascacibar, Lo Celso, Meza, Lanizini, Acuña, Paredes, Barco; Pavón, Lautaro Martínez, Dybala, Icardi, Gio Simeone. Ángel y Joaquín Correa, también Magallán, son otras opciones. Estos nombres están sujetos a la decisión que tomen en cuanto a su continuidad algunos de los llamados ''históricos''. Por ejemplo, Aguero declaró que siempre y cuando lo citen, él va a estar disponible. 

El fútbol de nuestra Selección Argentina históricamente atravesó diferentes formas de juego. Hemos pasado de Menotti a Bilardo, y los dos lograron llegar a lo más alto. Con diversas ideas, variados sistemas tácticos, distintos nombres. Porque, como bien se dice, en el fútbol está todo inventado. Independientemente de las ideas, las formas y los jugadores, lo único capaz de llevar a un equipo al éxito es, justamente, el equipo. Nunca las individualidades. Un grupo de hombres que se entiendan, que jueguen todos los partidos a lo mismo, que tengan una identidad. Los grandes equipos que quedaron en la historia tienen características marcadas a fuego, tienen una columna vertebral que es recordada fácilmente por sus fanáticos. Si encontramos un proyecto serio, si encontramos un equipo, quizás, después de todo, nuestro futuro sí sea auspicioso.



Compartir en Google Plus

Sobre Franco Giussani

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario