ENTREVISTAS | JUAN MANUEL "BURRITO" MARTÍNEZ

Juan Manuel Martínez, ex jugador de Independiente, habló de su paso por el club, sus ganas de volver a Vélez, la llegada de Zárate a Boca y la participación de la Selección Argentina en Rusia 2018.


¿Qué podés decir de la finalización de tu contrato con Independiente? ¿Cumpliste con tus objetivos?
- Obviamente los objetivos de todo jugador son salir campeón y ese objetivo lo pude cumplir. Me hubiese gustado tener más continuidad, pero bueno, tenía mucha competencia, jugadores en un gran nivel, decisiones del entrenador y un montón de circunstancias que hicieron que todo se diera de esta manera. Estoy muy tranquilo. La verdad es que formé parte de un grupo muy lindo, disfruté mucho, salimos campeón de un título internacional, que no es poca cosa, así que ahora, de mi parte, desearle lo mejor a los muchachos.

¿Te estás entrenando por tu cuenta?
- Desde hace cinco semanas estoy entrenando con un profe, el actual de Beccacece, Ernesto Colman. Lo conozco de cuando estuvo en Vélez, el mejor profe que he tenido hasta el momento, con el que mejor me he sentido, al menos en lo personal. Sufriendo, pero para después, dentro de la cancha, disfrutar. Ese es el objetivo: sufrir ahora para poder disfrutar.

¿Te ofreciste para volver a Vélez?
- No es ofrecerme; hablé con el entrenador, con mis ex compañeros, con los que estuve, les comenté mi situación, que obviamente siempre me gusta la posibilidad de volver a Vélez, que es mi casa, y que si a ellos les interesa contar conmigo a mí también. Después, bueno, hay que ver si a ellos les sirve un jugador de mis condiciones para el proyecto que tiene Heinze. Yo les dije que estoy buscando otros horizontes también, y que si viene Vélez me encantaría. Pero bueno, yo tengo que seguir buscando, porque si no es Vélez va a ser otro equipo. Ellos saben que siempre se lo he dicho en cada mercado de pases a lo largo de mi carrera, que la prioridad mía siempre ha sido Vélez; hay que ver si yo soy la prioridad para Vélez, ¿no? Las cosas tienen que ser recíprocas para que se den. En este caso, de mi parte saben que las ganas están. Ya después la pelota la tiene la gente de Vélez y el entrenador. Yo lo único que puedo hacer, como hincha, es apoyar al equipo y alentarlo, desearle lo mejor y que se den las cosas de la mejor manera.

¿Cómo viste desde afuera este último de Vélez? Pasó de pelear por el descenso a casi entrar a una copa.
- Tal cual. El cambio de entrenador fue, por ahí, un cambio de aire que, como se dice a veces, a los jugadores les viene bien. Son circunstancias del fútbol, a veces hay que cambiar; por ahí podés tener al mejor entrenador del mundo, pero a veces por ahí las cosas no van y el plantel necesita un cambio. Heinze es un gran entrenador. Yo ya lo he visto en Argentinos, en el poco tiempo que estuvo, lo que logró, cómo jugaba Argentinos en ese ascenso. Y lo terminó plasmando en la recta final. Yo sabía que era un entrenador que trabaja mucho y que hay que darle tiempo, aguantarlo, darle tiempo a los proyectos, porque los resultados no se dan de un día para el otro, son procesos que llevan días, meses... Obviamente que uno quiere resultados mañana, pero si uno quiere un resultado a largo plazo y que se pueda sostener en el tiempo hay que respetar los procesos. Si uno quiere resultados mañana y después volver a caer, hay que hacer las cosas de otra manera. A mí, lo que me gusta de Heinze, o al menos lo que se ve desde afuera, es que es una persona que se fija en todos los detalles: en las distancias, en las intensidades, en los entrenamientos, en los partidos, cómo llegan los jugadores en el día a día, y tiene una gran ventaja, que es la carrera que tuvo como deportista, en el más alto nivel, en los equipos más grandes... En todos salió campeón. Entonces, tiene esa ventaja en cuanto al entrenamiento para sacarle lo mejor al jugador, y creo que eso es muy importante, sobre todo en el fútbol argentino, que cuesta mucho sacar diferencias.

¿Te ponés contento por la salida de Santiago Cáseres al fútbol español?
- Si, la verdad es que me pone muy contento por él, porque se la clase de persona que es, lo que trabaja, lo que siente la camiseta, lo que veía en cada entrenamiento, lo profesional que es, con la pasión que juega... Y todas esas cosas, esas características, se ven pocas en los jugadores de fútbol, cada día se ven menos. Obviamente que hay un montón, pero él tiene el combo completo. Cada partido que las cosas no se daban bien, lo mal que terminaba, cómo lo sufría, cómo lo vivía con una felicidad increíble cuando ganábamos. Entonces, esas cosas son las que, por ahí, con el tiempo se fueron perdiendo, y él las tiene. Eso es lo que hay que tratar de mantener y que vuelva a pasar en todos los jugadores. Creo que eso es muy importante, vivirlo de esa manera. Es una pasión, más allá de que hay plata, hay dinero... Nadie empezó jugando al fútbol para ser profesional o por la plata, todos jugamos porque nos gusta, porque es una pasión. Entonces, creo que la mejor forma de disfrutarlo es de esa manera: jugando, dejando todo, pero con el mismo pensamiento que teníamos cuando éramos chicos. Si vos jugás de esa manera, podés ganar o perder, pero después te vas a acostar y no tenés nada que reprocharte.

¿Cómo viste el tema de Mauro Zárate?
- Bueno, eso habla de lo mal que estamos como país. Las amenazas, las críticas del periodismo... Yo no se qué critican. Es su  vida, es su carrera. Todos los que lo critican, si no jugaron al fútbol, ¿en base a qué lo critican? ¿Si no saben lo que siente él? Mismo los jugadores de fútbol, no sabemos todas las circunstancias que vivió y atravesó, por qué tomó esa decisión... Entonces, criticar a una persona sin tener conocimiento total de la información que él tenía para llegar a esa decisión me parece una falta de respeto ya sea periodista, jugador de fútbol, o de quién sea. Me parece que hay que tener información concreta, precisa y verídica para poder sacar una conclusión, porque siempre sabemos que la información llega a medias o cambiada. Después, si se equivocó o no, es el punto de vista de cada uno, pero es la decisión de él. Me parece que, desde lo deportivo, no hay nada que reprocharle. Siempre dije que cuando uno toma decisiones con los sentimientos es complicado, hay que tratar de dejarlo de lado cuando uno es jugador de fútbol, y por ahí eso lo traicionó, porque yo se que él quiere mucho a Vélez, de eso no tengo dudas. Lo he hablado infinidad de veces y se lo que él siente por Vélez. Pero bueno, no es solamente el sentimiento, sino también lo deportivo, y el sueño de un jugador es jugar en la Selección, un Mundial, y jugando en un equipo que, por ahí, es el mejor de la Argentina, a punto de salir campeón de la Libertadores, las posibilidades de la Selección obviamente van a ser mayores que en Vélez. Es una realidad eso, seas hincha del equipo que seas, no lo podés cambiar. Si él va en busca de ese sueño, la verdad es que hay que aceptarlo, y si le gusta o no a la gente, no le gustará, pero tendrán que respetarlo porque es su decisión y su vida.

¿Cuando llegaste a Boca te tocó vivir algo similar a lo de Mauro Zárate?
- No, la verdad mi llegada fue muy tranquila. Yo había hablado con los dirigentes de Vélez cuando había tomado la decisión de irme del Corinthians porque necesitaba jugar en mi posición para poder mantenerme, en aquel momento, en los convocados para la Selección Argentina. Entonces, por ese motivo tomé la decisión. Le había dicho a los dirigentes que la prioridad era Vélez, pero bueno, ellos no contaban con ese dinero, así que me daban vía libre, por así decirlo, para que yo buscara otros horizontes. Así que llamó la gente de Boca y me fui para Boca. Y ya se sabe toda la historia, no hubo ningún problema.

¿Qué fue lo que buscaste en Boca?
- La idea era mantenerme en la Selección. Sabía que, jugando en un equipo tan grande, era todo seductor en Boca: Bianchi, después de tanto tiempo dirigiendo, la Copa Libertadores... Sin mirar el diario del lunes, cualquiera tomaba esa decisión. Después, las cosas por ahí no se dieron de la mejor manera, pero son circunstancias del fútbol, que a pesar de que lo deportivo no fue de lo mejor, tuvo momentos buenos y malos, no fue lo que yo esperaba obviamente, ni la gente, ni los compañeros, uno aprende, y eso es lo que yo me llevo. Sobre todo, uno aprende cuando las cosas no van bien, o en la derrota. Generalmente, cuando uno gana, si no es estrictamente autocrítico, es difícil aprender cosas en la victoria; se puede, pero tenés que ser muy capaz y muy inteligente. Entonces, yo trato siempre de aprovechar cada oportunidad para seguir aprendiendo y mejorando. Y bueno, cada día trato de aprender algo nuevo, y en esa experiencia de esos tres años en Boca me llevé un montón de cosas muy lindas. Es el día de hoy que hablo con ex compañeros, con gente del cuerpo médico, que me llevo muy bien, con los utileros. Una experiencia muy linda. Me fui muy bien del club.

Hablaste de la Selección. ¿Te ilusionabas con que Argentina llegara más lejos en Rusia 2018?
- Todos estábamos ilusionados y creíamos que se podía dar más, porque, en realidad, hay jugadores y hay materia prima para dar mucho más. Después, como te decía antes, hay que ver las circunstancias, las cosas que sucedieron, información que yo no tengo, para sacar una conclusión de por qué se jugó de la manera que se jugó, por qué los sistemas que se usaron. Eso hay que estar en el día a día y adentro del cuerpo técnico o del plantel para entender el por qué de las circunstancias. Desde afuera te puedo decir diez situaciones distintas y por ahí no la pego. A mí me parece una falta de respeto hablar sobre algo sin conocimiento de causa. Después, quedó demostrado con los dos finalistas que lo más importante es el juego en equipo. Son dos selecciones, sobre todo la de Croacia, que es puramente y exclusivo juego en equipo, sacrificio, solidaridad. Por ahí Argentina con Messi, Neymar y Brasil, Portugal con Cristiano, los tres mejores del mundo en la actualidad, quedaron afuera muy temprano del Mundial. Entonces, todos los equipos hoy se preparan para jugar cada partido como si fuese la final. Contra nosotros, que en nuestro caso, tenemos al mejor del mundo, que es Messi, se preparan de la mejor manera. Saben que, por ahí, lo que no tienen desde lo técnico lo tienen que compensar desde lo físico; eso hace que se equiparen otras circunstancias de juego. Lo bueno es que la materia prima está, eso es lo más importante y lo más difícil que hay para conseguir dentro del fútbol. Después, hay que encontrar a alguien que sepa pulirla y que sepa exprimirla para darle lo mejor a la Selección y que saque lo mejor de cada jugador.

¿Y quién creés que va a ganar la final?
- Dos equipos que son muy claros en sus esquemas, en sus ideas, que mueren con su idea de juego a pesar del resultado, de ganar, empatar o perder, y eso es muy importante: tener una identidad y saber que, de esa forma, vas a llegar al objetivo, y no cambiarla bajo ninguna circunstancia del resultado demuestra lo lejos que se puede llegar. Son dos inesperadas pero merecedoras selecciones que están en una final.

¿Tenés alguna preferencia en relación a tu futuro o analizás todas las propuestas?
- No, voy a analizar todas las propuestas. La semana que viene me llegan dos ofertas formales del exterior, así que voy a analizar eso. Y después, si no llegó nada tentador de otro lado, tomaré la decisión. Estoy tranquilo porque las dos posibilidades son muy buenas desde lo deportivo y desde lo económico. Preparándome para lo que deba ser. No se donde será, si en Argentina o en el exterior, pero yo por las dudas me entreno todos los días para estar físicamente impecable. Después, la parte técnica y con la pelota será cuestión de entrenar con el grupo.


Compartir en Google Plus

Sobre Punto Deportivo

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario