ENTREVISTAS | MARIÁNGELES "CHU" COSSAR

"Chu" Cossar, jugadora del Vóley Femenino de Boca, habló de la obtención de la Copa Metropolitana con las Guerreras y recordó la final ante Las Matadoras de San Lorenzo.


¿Cómo estás viviendo este nuevo logro?
- Muy contenta, por suerte pudimos cumplir con el objetivo, así que feliz.

Costó bastante la final ¿no? Se definió en el quinto set, donde pudieron imponer su poderío. Están ganando títulos bastante seguido...
- Si, obviamente sabíamos que era una final y que el partido no iba a ser fácil. Nosotras veníamos con el plantel incompleto, con algunas jugadores que están en Selección más jugadoras que venían de lesiones y sabíamos que iba a estar complicado, pero por suerte pudimos superar todo eso y sumada toda la experiencia que tenemos en finales creo que hizo que podamos ganar y cumplir con ese objetivo.

¿Después de perder el cuarto set viste irremontable el partido o no perdiste la confianza?
- No, eso es parte del vóley. Sabemos que tenés que acostumbrarte todo el tiempo a los cambios de partido. No es lo mismo que el fútbol. Cada set es un partido aparte, más que nada el tie-break, te olvidás de todos los sets anteriores y es un set a quince puntos, donde, el que gana, se queda con el partido, y en este caso, la final. Entonces, tenés que salir concentrada y con tranquilidad a jugar ese último set, pero siempre con la confianza de que se puede ganar. Hasta que no pica esa última pelota, el partido puede ser para cualquiera.

Se notó esa tranquilidad en el último set, lo pudieron cerrar con bastante diferencia.
- Si, junto con el primer set, que creo que ganamos 25-15. Creo que el partido se complicó, por decirlo de alguna forma, cuando en el segundo set íbamos ganando 24-21, que lo perdemos, ellas lo dan vuelta... Ahí se complicó. Obviamente, ellas sumaron en confianza, la nuestra cayó. Pero después pudimos revertir nosotras el tercer set y sabíamos que estábamos en condiciones de poder ganar y que teníamos que tranquilizarnos y ordenarnos en nuestro juego, más que en el de ellas. Yo creo que esa tranquilidad es la que, justamente, se vio en el tie-break para cerrar en esos momentos de tensión, más allá de que, obviamente, podés tener errores, pero son de partido, no es que todo pasa por nervios, adrenalina o lo que sea. Muchas veces hay situaciones de juego que se dan así y punto, pero pudimos sobrellevarlos y sacar adelante el tie-break.

Después de ir ganando y perder el segundo set, cuando encaraban el tercero, que fue el más largo, ¿pensaban en los errores que habían cometido para no repetirlos?
- Si, obvio. Uno se lo propone. Obviamente fue difícil; de hecho, jugamos medio feo ese set. Íbamos perdiendo 24-17 y ahí dijimos "ellas pudieron dar vuelta un set, iban perdiendo 24 a 21, nosotras, punto a punto, podemos generar que vayan perdiendo confianza, que se pongan más nerviosas". Ahí sacamos lo mejor de nosotras y pudimos darlo vuelta. Los partidos en vóley son muy cambiantes, dependen mucho de momentos o de rachas. Por ahí, estás jugando bien, pero tenés una mala racha y te hacen cinco puntos seguidos. Ahí es donde tiene que pesar justamente la tranquilidad y la experiencia que tenemos para poder cerrarlo, y obviamente, ellas, si bien tienen un muy buen equipo, se notó también que les pesó eso.

Después del título anterior, contra San Lorenzo, se habló más de lo extradeportivo (rumores de incidentes entre barras de Boca y Las Matadoras). ¿Que ahora se hable meramente de lo deportivo las deja más tranquilas?
- Mirá, nosotras siempre estuvimos tranquilas, también cuando ganamos esa final, más allá de que se hablaron de otras cosas. Yo creo que, cuando uno no sabe resolver las cosas adentro de la cancha busca excusas afuera. A nosotras, muchas veces nos trataron mal en San Lorenzo y no dijimos nada justamente porque adentro de la cancha se ganan los partidos, y no afuera. Si bien no fue una situación agradable, como te dije en la nota, la que tuvieron que vivir las chicas de San Lorenzo, creo que se exageró mucho todo para sacar de dimensión el partido, que habíamos ganado la final. Para nosotras, en su momento, fue un logro muy importante ganar la Liga Argentina, entonces nos quedamos con eso. Nosotros sabíamos realmente lo que había pasado, así que tratamos, en ese momento, de abstraernos de todo lo que se hablaba, porque sabíamos que muchas de las cosas que se decían no eran ciertas. Hicimos hincapié en que jugamos un muy buen vóley y que pudimos salir campeonas. Y lo mismo ahora, que, a pesar de tener un montón de bajas en el equipo... Porque si vos mirás el equipo que jugó la final de la Liga, con el que jugó la final de la Copa Metropolitana, éramos 2 o 3 jugadoras nomás de las mismas que estábamos en la cancha. Nos quedamos con eso. A pesar de los cambios de nombres y de posiciones, pudimos jugar igual a nuestro vóley y a lo que veníamos entrenando y pudimos salir campeonas. Si nos ponemos a pensar en otras cosas, le quitamos mérito a lo que hacemos adentro de la cancha.

¿Reconocen el sacrificio de Banco por llegar a una final, cosa a la cual no estaban tan acostumbradas?
- Si, obvio. Son un equipo muy joven, salvo dos o tres chicas que son grandes, tienen un promedio de edad muy bajo. Es un equipo en formación que la verdad es que tiene mucho futuro, van a llegar a muchas finales. Se reconoce eso. Pero obviamente que pesa la experiencia. Por ejemplo, yo, que estoy hace un montón de años en el club, Nati Espinosa, la capitana, tenemos más de treinta finales jugadas. Es muchísimo, si te ponés a pensar, comparado con estas chicas, que por ahí están jugando las primeras finales. Obviamente eso inclina la balanza, más allá de que podríamos haber perdido el partido, porque no es que ganamos con holgura. Cuando son partidos muy parejos, siempre el tema de la experiencia juega a favor. Igual se valora lo que hizo el otro equipo. Jugaron muy bien, defendieron un montón y tienen mucho futuro. Van a llegar a muchas finales.

En tu caso, haber ganado una final más en el club del cual sos hincha tiene un agregado especial, ¿no?
- Si, yo disfruto mucho de jugar en Boca, es un sueño cumplido para mí. Estoy hace muchos años acá. Boca es mi casa, es la mitad de mi vida, soy muy feliz defendiendo esta camiseta y lo disfruto así porque realmente lo siento, más allá de que sea hincha. Lo siento con el corazón y siempre voy a dejar todo por Boca. Entonces, para mí, es una doble satisfacción porque es todos los días vivir un sueño, y encima coronarlo con campeonatos y saber que dejaste un granito de arena en lo que es la historia del club es muy importante para mí.

¿Ahora tu cabeza está en la Libertadores?
- Si, sigo mucho lo que es el fútbol de Boca, voy siempre a la cancha y estoy atenta ahí. Lamentablemente falta demasiado tiempo para que vuelva a jugar, je, pero se va calmando un poquito con el Mundial. Así y todo, ya quiero que llegue el momento que vuelva Boca e ir a la cancha al partido de Copa con muchas ansias.

Compartir en Google Plus

Sobre Punto Deportivo

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario