PROYECTO MATA CASUALIDAD

Las claves de Gareth Southgate, entrenador de la selección inglesa que saca ideas de la NFL y la NBA para revolucionar la pelota parada, y  además, imita a Mauricio Pochettino y Pep Guardiola.


No es casualidad que Inglaterra haya convertido 8 goles de 11 con pelota parada en este Mundial. Gareth Southgate agarró la debilidad de la Selección Inglesa y la convirtió en una virtud. Copió jugadas de la NBA y la NFL, fomentó su juego estudiando a Pochettino y Guardiola y volvió a Inglaterra una potencia: hoy se encuentran en semifinales de la Copa del Mundo.

Nacido en Watford en 1970, es el técnico furor en Rusia 2018 y su equipo es una comprobación del proyecto que él mismo había empezado cuando era entrenador de la Sub 21. Inglaterra venía de años de fracasos con Roy Hodgson como DT. Eliminados tempranamente en las Eurocopas 2012 y 2016, y ni siquiera pasando la fase de grupos en Brasil 2014, Southgate se hizo cargo con el reto de volver a poner a Los Tres Leones donde se merecían. Y lo logró, llevando a su selección a una semifinal luego de 28 años. Acá te contamos las claves de su equipo.

Convertir la pelota parada de una debilidad a una virtud: Inglaterra no había anotado en jugadas de pelota parada en los 72 intentos que realizó en las Eurocopas 2012 y 2016 y Mundial 2014. Ahora, en Rusia, llevan anotados por esa vía 8 de los 11 goles que marcaron en el Mundial. ¿Cómo hizo para fortalecer la pelota parada? Tomó conceptos de otros deportes: del fútbol americano y del básquet. Pasó un tiempo considerable en EEUU para estudiar algunos equipos de NBA y NFL. Darren Fletcher, jugador de fútbol, afirmó: "Gareth estaba interesado en el baloncesto porque atacan cinco contra cinco, pero siempre queda alguien libre debajo de la canasta".  El equipo de la NBA que más le interesaba a Southgate era el Minnesota Timberwolves, donde le apasionaba como creaban espacios en acciones tan rápidas y porciones pequeñas del campo. Además, agregó a su equipo de trabajo al ex jugador del fútbol escocés Allan Rusell, encargado de las tareas de definición y de llevarle la NFL al técnico inglés. Participaron de varios entrenamientos con los Seattle Seahawks donde analizaron cómo los jugadores trabajan con técnicos especializados las cuestiones de desmarques grupales y cortinas. Ante Panamá, Colombia y Suecia se evidencian qué efectivos fueron los estudios.

Seguir con su proyecto en la Sub 21: Asumió con grandes presiones y tuvo la gran idea de seguir con su proyecto, pero ahora en la Mayor. Citó a jugadores que ya había tenido, como Jack Butland, Harry Maguire, Danny Rose, Raheem Sterling, Jordan Henderson, John Stones, Eric Dier, Jesse Lingard, Harry Kane, Jordan Pickford, Ruben Loftus-Cheek y Dele Alli. Esto fue clave para que, en sólo 630 días de trabajo, haya podido afianzar a esta selección.

Favorecerse de la Premier y estudiar a Guardiola, Pochettino y Klopp: La liga inglesa es de las más envidiables. Tienen una competencia de clubes increíbles, a jugadores fantásticos y a técnicos totalmente revolucionarios. Para Gareth, ésto fue una salvación, ya que el técnico citó a sus 23 jugadores de la liga local y los hace jugar como ellos lo hacen, para que sientan el confort habitual de siempre. La forma de jugar de Southgate es una mezcla de ideas de los técnicos del Manchester City, Tottenham Hotspur y Liverpool. De Pochettino tomó el pressing defensivo; de Klopp, las transiciones; y de Guardiola, la posesión del balón. 

Cambiar el estilo "kick and rush" al "passing game": El "kick and rush" o patea y corre es una filosofía de juego que identificó por muchos años a la Selección Inglesa. Habla de una eficacia que estudia el camino más directo y posiblemente menos estético para llegar a la portería contraria y al gol. Este estilo de juego fue tradicionalmente perfeccionado por uno de los equipos de la Premier: el Wolverhampton Wanderers. Con los años, esta idea fue llevada a Los Tres Leones, logrando el único titulo mundial en 1966. Nadie duda de que esta forma bien utilizada puede lograr grandes éxitos, pero Gareth entendió que, con la clase de jugadores que tiene, y por cómo juegan en sus respectivos clubes, era mejor cambiar el estilo y pasarlo al contrario, mejor llamado "passing game", estilo explicado arriba, donde saca ideas de Poche, Klopp y Pep para desempeñarlo de la mejor manera.

Southgate demostró ser un técnico sumamente evocado a los estudios del partido. Hoy es el entrenador de moda, justamente por la repercusión que causa el Mundial, donde Inglaterra está dejando su huella y marcando su nuevo estilo. Tampoco es casualidad que su selección esté en una semifinal. Mantener un proyecto no quiere decir "éxito asegurado", pero que disminuye las probabilidades de errores, es real, y lo están demostrando los ingleses.



Compartir en Google Plus

Sobre Unknown

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario