ENTREVISTAS | DANIEL "HUEVO" HOURCADE

Daniel Hourcade, ex head coach de Los Pumas, habló de lo que dejó su paso por la Selección, la bronca por no poder estar en Japón 2019, la llegada de Ledesma y la participación de Atlético Tucumán en la Copa Libertadores.


Estuviste dando muchas charlas en estas últimas horas, ¿no?
- Si, en Tucumán, en Carlos Paz, ahora voy a San Juan. Mucha gente me está pidiendo charlas, contarles experiencias y demás, así que estoy muy contento por la consideración, fundamentalmente.

¿Qué es lo que más descatás de esto?
-  Carlos Paz es un club chico dentro de lo que es Córdoba, como son los clubes de rugby, hechos a pulmón, con gente con mucha voluntad, con mucha dedicación, poniéndole todo, y con los chicos, los entrenadores... Todo fue muy lindo. Se aprovechó y tuve charlas con los dirigentes de Córdoba, entrenadores de primera. Fueron cuatro días muy intensos, muy lindos, y encima con un fin social muy importante.

¿Te hace ruido cuando se te presenta como "ex head coach" o ya te acostumbraste?
- No, ya está, está bien. Es así. Fueron muchos años, entre Pampas y Pumas... Justamente ahora estamos terminando de desvincularme totalmente de la UAR y a emprender otros proyectos personales, particulares. Estoy muy bien, sin nada que reprocharme, contento y tranquilo, fundamentalmente, más allá de la tristeza del momento de la decisión que tuve que tomar, que no fue para nada fácil, fue muy dolorosa, un momento muy triste. Pero más que nada tranquilo.

¿Qué es lo mejor que te llevás de esta experiencia?
- Muchísimas cosas. Lo que aparecen en los diarios, el Mundial, los torneos, los partidos por el Rugby Championship... Pero lo que uno más se lleva es vivir el sueño de haber sido entrenador de Los Pumas, que no me lo esperaba, realmente. He disfrutado mucho cada entrenamiento, cada partido. Como en la vida, hay momentos hermosos compartidos con los chicos, con el staff, con los dirigentes, con todo el mundo... Mucha gente en muchos años, muchísimos amigos que están todos presentes, como corresponde. Son tantas las cosas que uno vive que es imposible resaltar tal o cual cosa.

¿Cual es el panorama actual de Los Pumas y de la UAR a comparación de cuando te tocó llegar?
- Creo que hay un crecimiento muy grande y sostenido. Cuando llegué estábamos arrancando con el plan de alto rendimiento, había rechazo, era una cosa nueva y lo nuevo genera desconfianza, incertidumbre, y fue un camino duro, difícil, pero que lo recorrimos con mucha convicción y perseverancia. Las cosas hoy están totalmente distintas. Se hicieron muchas cosas. Hoy tenemos muchos tipos preparados, realmente, que han sido formados solo acá en Argentina, que nunca han ido afuera y que compiten de igual a igual con los mejores. También, muy contento por haber podido imponer, si se quiere, el estilo de juego más ofensivo, de una forma dinámica, más a la altura de lo que se juega hoy. Era impensado hace unos años atrás, entonces claramente se han dado pasos gigantes hacia adelante: nuestros jugadores siguen creciendo día a día, un torneo de primer nivel, y lo que se va a buscar es tratar de tener más competencias para que, no sólo los Jaguares sino otros chicos, que estén en el alto rendimiento. Hay lugar para pocos y eso nos está limitando, pero creo que estamos muy bien encaminados. El proyecto sigue para adelante independientemente de quién esté al frente.

¿Cómo fue el trato durante estos meses con Mario Ledesma, nuevo entrenador? ¿Y qué sentiste a la hora de presentar la renuncia a tan sólo un año del Mundial de Japón?
- Con Mario todo bien. A fin de año habíamos decidido darle cierta independencia a la franquicia, era demasiado lo mismo, los jugadores, no se daban los resultados y había que buscarle una vuelta a la situación. Llegó él, le puso su impronta siguiendo la misma línea. Y después, muy buena onda, muy buena comunicación. No estuvimos tanto porque, obviamente, con los Jaguares y la vorágine del Super Rugby no nos permitía demasiadas cosas, pero la relación excelente. La verdad es que ha hecho un gran trabajo y estoy muy contento porque él ahora siga con la misma línea, con la misma idea, siempre con cosas para mejorar. Y, con respecto a lo otro, fue una tristeza muy grande. Sinceramente, no esperábamos el rendimiento que tuvimos en junio, sobre todo por cómo venían los chicos, que son los mismos jugadores. Yo estaba convencido de que íbamos a tener tres triunfos. Gales y Escocia no venían con todos sus titulares y era un momento propicio para hacer un click en cuanto a resultados, fundamentalmente, pero no salió nada. Son muchos años y estaba claro que era un ciclo cumplido y que el mensaje ya no llegaba. Pero bien, con los jugadores mi relación fantástica, pero con una tristeza enorme entendí que ya había que dar un paso al costado porque acá hay que pensar en el equipo, en el proyecto; es por lo que luché desde que comenzó y me siento absolutamente parte de todo esto. Con la tristeza de no poder cumplir el sueño de llegar a Japón, la verdad es que estaba muy enfocado en eso, pero bueno, en unos días pasa la tristeza y queda la tranquilidad de saber que uno dejó todo, que no me guardé nada.

¿Creés que les faltó un poco de los jugadores del rugby europeo?
- Si, ese era un tema. Uno, como entrenador de Los Pumas, obvio que quiero tenerlos a todos, pero hay un reglamento que está clarísimo, que es que si se abre la puerta, posiblemente se vayan muchos de los jugadores, y seguramente los mejores, y eso pegaría muy fuerte, no en Los Pumas sino en la franquicia. Y si la franquicia no tiene resultados la vamos a perder, porque el contrato se volaba en el 2020, y si nos sacan la franquicia es como retroceder mucho tiempo. Hay que pensar en el rugby argentino; lamentablemente nos tocó esta. El sueño era convocar a algunos jugadores de Europa, íbamos a hablar con los dirigentes, pero en el momento en el que la prensa tomó esta noticia y la dio como un hecho, al poco tiempo, se dio la salida de Nico Sánchez. Es como que se frenó todo. Ahora están viendo de llamar por lo menos a pilares, que es la posición que está en decadencia. Es difícil, pero hay una realidad, que es la que tenemos. Al no tener los mejores jugadores la franquicia quedaría descuidada, sería muy difícil que podamos continuar en un torneo de primer nivel y se haría muy difícil el crecimiento.

Conociendo tu corazón, que es celeste y blanco no sólo por Los Pumas sino también por Atlético Tucumán, ¿cómo lo ves de cara a una instancia histórica como lo son los octavos de final de Copa Libertadores?
- Mirá, Atlético viene todos los años con movimientos. A los jugadores que andan bien se los llevan, je. Hace unos años nos sacaron ocho, rearmaron más o menos el equipo y se fueron otros dos. Bueno, es difícil porque es un club relativamente chico a comparación de los grandes clubes de Argentina, y es difícil sostener un plantel competitivo. Pero hace dos años decíamos "bueno, ya con esto estamos", el año pasado otra vez, este año de nuevo, y volvimos a clasificar, dejando afuera a Peñarol, en Copa Argentina le ganamos a Huracán el otro día bien. Atlético nos sigue dando estas alegrías, estas sorpresas enormes, y obvio, uno es fanático, y tengo mucha confianza porque es un club que realmente está trabajando fantástico. Tengo conocidos, tengo buena relación con los dirigentes, charlamos bastante, y la verdad es que están haciendo las cosas muy bien, pensando en el club, sin volverse locos ni gastando mucha plata en traer a estrellas, porque no da para eso, y tenemos un equipo humilde, que pone todo en cada partido, así que le tengo una confianza ciega.


Compartir en Google Plus

Sobre Punto Deportivo

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario