ENTREVISTAS | JONATHAN RAMIS

Jonathan Ramis, delantero de Vélez, habló de su presente, el estilo de Heinze, el balance de su paso por Belgrano y la posibilidad de volver a Peñarol.


¿Cómo estás?
- Todo tranquilo, llegando de entrenar.

Entrenamiento fuerte, ¿no? Con Heinze...
- Si, ya es costumbre. Pero bueno, ahora tomando unos mates, descansando un poco.

¿Está solucionado el tema del domicilio con el traslado de Córdoba a Buenos Aires?
- No, todavía no. Sigo buscando. Es un tema complicado, acá es muy formal todo, tenés que pasar por escrito al propietario una propuesta... Pensé que iba a ser más sencillo como en la mayoría de los otros lugares.

¿En Córdoba era igual?
- No, en Córdoba para mí era normal, vas, lo mirás y si te gusta ya lo arreglás. Acá tenés que pasar una oferta y si el dueño acepta... Es un poco engorroso pero hay que hacerlo, no queda otra.

Y con respecto a lo futbolístico, ¿contento con la institución? ¿Qué cambios más notorios has encontrado a comparación de Belgrano?
- Si, la verdad que muy contento. Vélez es un club muy importante y me sorprendió para bien. Si bien ya conocía algo, cuando estás dentro y vas viendo con más profundidad todo, te das cuenta lo que es y me sorprendió para mejor, obviamente.

Debutaron con un triunfo en el Amalfitani y ahora se viene un duro partido como lo es Racing. ¿Motiva de cara a lo que viene enfrentarse ahora a un grande?
- Si, por suerte tuvimos la oportunidad de arrancar ganando el otro día en casa, es muy importante al inicio de un torneo y, obviamente, de local hacernos siempre fuerte. Ahora viene un partido muy importante, como lo son todos, y enfrentamos a Racing en cancha de ellos. Preparándolo de la mejor manera. El entrenador no es de dar el equipo durante la semana, trabaja igual con todos para que todos estemos preparados para, el día del partido, al que le toque, dejar el máximo.

¿Qué tan distintos son los entrenamientos con Heinze a comparación de Lavallén? Uno se crió acá y se formó en Europa y el otro viene con la escuela de México...
- Son dos entrenadores con diferentes filosofías. Ahí está el dicho "cada entrenador con su librito". Lavallén, como decís, es más el estilo mexicano, más tenencia, más posesión de balón, dormir los partidos, esperar el momento justo, y con Heinze es más picante, más dinámica, más velocidad, ataque constante. Así que también adaptándome a su forma, que es diferente a la mayoría, y día a día ir mejorando cada vez más.

¿Creés que este estilo te favorece más?
- Si, uno trata de adaptarse lo mejor posible a cada entrenador. Él no me trajo por casualidad. Por lo que ha visto de mí y por lo que hice en mi carrera sabe lo que le puedo dar y brindar al equipo. Él me pide cosas que ya he hecho y en las que tengo que hacer hincapié constantemente para ayudar al equipo, obviamente aprender algunas cosas que pide, que no estaba acostumbrado a hacerlas, pero debo adaptarme, entrenamiento tras entrenamiento para, en los partidos, poder aportar lo mío en los noventa minutos.

¿Qué reflexión hacés de tu paso por Belgrano? ¿Y qué es lo que esperás de tu paso por Vélez?
- Con respecto a Belgrano, si bien no pude dar mi máximo, mi pensamiento es que roté mucho las posiciones, no tuve una continuidad jugando de una manera. Terminé jugando, a veces, de diez, o un par de partidos de doble cinco, adelantado, de extremo por derecha o por izquierda, de mediapunta, jugué dos partidos de nueve... Quizás eso llevó a que no pudiera demostrar todo mi potencial. Pero tuve continuidad, me sirvió, aprendí muchas cosas. Y con respecto a Vélez, obviamente el objetivo es ir partido a partido, sabemos que es una temporada muy dura, el fútbol argentino es muy complicado y hay que dejar lo mejor en cada cancha, salir a jugar, tanto de local como de visitante, de la misma manera que nos pide el entrenador, y sumar de a tres todo lo que se pueda.

En el debut contra Newell's, Heinze te ubicó como centrodelantero. ¿Te sentís cómodo ahí o más por las bandas?
- Si, es una posición en la que me siento cómodo. En realidad, mi posición natural es punta o mediapunta, pero obviamente puedo dar una mano por las bandas, por lo que me ha pasado durante mi carrera, que me fui adaptando a esas posiciones. Me siento cómodo donde me está poniendo Heinze y espero poder brindarme lo que me pide y aportar mi granito de arena para el equipo.

Y teniendo en cuenta que tal vez no sos ni tan alto tan corpulento, ¿no tenés problema en la lucha con los centrales?
- Yo, cuando debuto en el 2009 en Peñarol, jugaba de punta solo, y es un fútbol muy friccionado, muy físico, tenía que estar constantemente chocando con los defensas, tratando de aguantar de espaldas, y tenía grandes jugadores que me habilitaban muy bien. No es una posición en la que soy nuevo o que tengo que aprender a chocar, he jugado y puedo rendir bien.

Pasaste por España, Ecuador, México, China, Argentina, por varios clubes, y por tu Uruguay natal. ¿Qué fútbol te marcó más?
- Bueno, cada liga tiene lo suyo. He aprendido en cada lugar que estuve muchas cosas. El fútbol uruguayo es muy fuerte, muy friccionado; el fútbol argentino es muy dinámico, con mucha calidad; el mexicano es de mucha posesión, muy técnico; el ecuatoriano es muy rápido y sus jugadores también, en todas sus líneas; el fútbol chino también es muy dinámico; el español es de mucha calidad... En cada lugar en que me ha tocado estar he aprendido y me he sentido bien. Obviamente, si te digo que en todos los clubes que estuve me fue notable, te miento, pero tuve en varios equipos buenos rendimientos y en alguno que otro no me fue lo que esperaba, pero uno aprende de todos los lugares.

Cuando estabas en Peñarol el equipo ganaba seguido, pero hoy no tiene el mejor presente. Imagino que seguís el fútbol de tu país. ¿Qué te parece la actualidad de los de Diego López?
- Si, sigo mucho el fútbol uruguayo y soy hincha fanático de Peñarol. Se que no tuvo un último torneo bueno, pero es el último campeón uruguayo. Ahora se está reacomodando, cambió el entrenador, se fueron jugadores importantes y llegaron otros. Creo que se está adaptando a un estilo de juego y es muy difícil poder tener resultados a corto plazo, todo es un proceso. Yo siempre pongo de ejemplo a la Selección Uruguaya: es imposible que, en diez partidos o en un torneo de seis meses, vos puedas explotar. Puede que si, obviamente, pero son muy pocas veces. Es un proceso que lleva su tiempo, y ojalá que Peñarol se pueda despertar lo antes posible.

Un compatriota tuyo y también fanático de Peñarol como Adrián "Rocky" Balboa se fue hace poquito a Belgrano. No se si llegaste a compartir algún entrenamiento porque te tocó irte, pero antes había sonado en Nacional. Vos, ¿qué harías?
- Si, compartimos unos días y me dijo que era fanático de Peñarol. Pasa por cada uno... Uno es profesional y esto es el trabajo de uno. Yo, hincha de Peñarol, jugué en Primera y me fue bien. Mi situación es diferente a la de él, que si bien es fanático nunca jugué. No dejamos de ser profesionales y tenemos que darle de comer a nuestra familia. Quizás él puede decirte "no, yo no voy nunca a Nacional" o capaz que te dice "si soy profesional, tengo que ir".

Si bien Vélez acaba de comprarte el pase, que debe ser algo muy importante para vos y para tu familia, ¿te ves volviendo en el corto, mediano o largo plazo a Peñarol?
- Si, yo siempre dije que mi sueño ya lo había cumplido, que era haber jugado en Peñarol. Tuve la suerte de convertir muchos goles y de gritarlos con esa camiseta, que para mí fue algo increíble, impagable. Ahora, ya hace unos años vengo haciendo mi carrera fuera de Uruguay. Uno siempre desea y anhela poder a vestir la camiseta del cual uno es hincha. Si se da la oportunidad, bienvenido sea. Obviamente es un deseo y mi sueño de vestirla ya lo cumplí, pero si tengo la posibilidad de volver no lo dudaría ni un segundo.

Compartir en Google Plus

Sobre Punto Deportivo

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario