ENTREVISTAS | JUAN "PIPA" GUTIÉRREZ

El "Pipa" Gutiérrez, ex jugador de la Selección Argentina de Básquet y de Obras habló del retiro de Manu Ginóbili y del presente del deporte.


Sabés por qué te estamos llamando, ¿no?
- Si... Más allá de que de un momento a otro todos nos esperábamos una decisión de acuerdo al año que viene de Manu, y que esta era una gran posibilidad, que se retire, en el momento que llegó, que vi por primera vez ese posteo de Instagram, no te voy a decir que se me paró el corazón pero sí obviamente sentí un vacío en la panza, se me fue el hambre, no estoy exagerando, estuve todo el día medio incómodo.

"Papito, lo que me tiembla la carretilla", publicaste en Twitter.
- Es la verdad, de hecho, un par de veces se me escaparon lágrimas, no lo voy a negar, tampoco sería nada de otro mundo y creo que todos sentimos más o menos lo mismo, no solo por la dimensión del deportista que es Manu, sino también por la cantidad de años que pasaron que lo estamos viendo jugar al más alto nivel y porque a uno le pegan esos años de repente y vienen muchas sensaciones juntas.

¿Vos ya lo sabías? ¿Hablaste con él?
- No, la verdad que no tenía ni idea. Él es muy íntimo para esas cosas; de hecho, tengo entendido que no sabía ni la familia, porque una noticia de este calibre, por más que sea el círculo íntimo de él, se termina filtrando y, en los tiempos que corren, que hoy en día todo se sabe, todo se filtra y todo se anticipa, que haya aguantado la noticia hasta el 27 de agosto la verdad es que es destacable.

¿Leíste su columna?
- Si, la leí al otro día.

¿Qué te generó?
- Primero que nada, lo que me genera es lo mismo que nos genera a todos adentro de la cancha: admiración. Cómo el tipo es capaz de expresarse de una manera tan correcta, tan perfecta, no equivocarse en ninguna coma, en expresar sus sensaciones y en hacer sentir bien a todo el mundo. A mí me hizo sentir bien que él haya contado cuántos compañeros tuvo y haber sido uno de esos. Es una estupidez, quizás algo egoísta lo que digo, pero me siento un verdadero privilegiado. Y de la columna... Nada más que agradecerle y que sea feliz en lo que sea que haga.

¿Qué significa para vos haber compartido cancha con él y haber formado parte de una generación inolvidable para los argentinos?
- Es movilizante, la verdad, porque uno se siente privilegiado al ser parte de algo muy grande, de algo lindo y que todo el mundo reconoce como puro, como sano, como destacable, y es lindo haber sido parte de eso y haber jugado al lado de un tipo que genera semejante admiración en absolutamente todo el mundo del deporte, y no es solamente de sus pares, no es solamente que lo felicitaron sus compañeros de San Antonio o de la organización, lo felicitó absolutamente todo el mundo deportivo, organizaciones enteras de básquet, de tenis, de fútbol, nadie se quiso perder mandarle un mensaje.

El "Chapu" Nocioni bromeó con que van a dejar de preguntarle por el retiro de Manu. ¿A vos también te llegaban mensajes?
- Si, me imagino que bastantes menos que al "Chapu"... Pero yo tuve la suerte y la locura de irme un par de veces este año a verlo a San Antonio porque es una muy linda experiencia. El lugar en donde él jugó no es el típico destino turístico, entonces quería ir, conocer San Antonio, conocer Texas, verlo a él jugar de local en ese lugar, y el haber estado ahí con él hace que todo el mundo te diga "che, ¿te dijo algo? ¿te contó qué va a hacer?", y no, la verdad que no (risas). No tenía ni idea. Yo, de todas maneras, aposté a que no jugaba más, pero no gané ninguna apuesta.

¿Para vos es el mejor deportista de la historia argentina?
- Si, para mí si. Todo el mundo tiene sus motivos y su análisis al respecto de esto, y yo tiendo a pensar, cuando evaluás a uno u otro deportista, como cuando jugabas a la Play y creabas un jugador, decías "habilidad para patear, habilidad para correr, habilidad para saltar, y todas esas cosas", si analizamos a Manu en lo que es adentro de la cancha, afuera de la cancha, inteligencia, perseverancia, manejo de la presión, consistencia, porque, al fin y al cabo, hace dieciséis años que está en la NBA jugando a un nivel... Osea, hasta los 40 juega bien, no es que pasó un par de años y ya está. Y además, lo escuchás hablar y te enamorás del tipo. Entonces, en un país en el cual tuvimos un montón de anti-héroes deportivos y muchas veces perdonamos un montón de cosas afuera de la cancha a los que nos hicieron felices adentro o cosas así, tratando de no faltarle el respeto a ningún otro deportista, porque también tenés carreras increíbles como la de "Lucha" Aymar y Fangio y gente que realmente fue el mejor en lo suyo, cosa que Manu no... Porque, para ponernos a hilar fino, Manu nunca fue el mejor jugador de básquet del mundo, pero para nosotros era eso. Y sí, para mí si, es el mejor deportista de la historia de Argentina.

Hablando un poco de tu carrera, ¿tenés alguna preferencia entre todos los títulos que ganaste?
- Sin lugar a dudas mi recuerdo más grato dentro de una cancha es el bronce en los Juegos Olímpicos, porque además me dio un arrebato de lucidez estando ahí y fui capaz de identificar lo que me estaba pasando; no es que lo di por sentado en ningún momento pero sentía que estaba viviendo algo increíble en el día a día y, coronarlo con una medalla y festejar junto a ese grupo de jugadores fue la verdad increíble. En ese momento a mí me agarró jugando en España, entonces, de alguna manera se evaporó rápido la euforia, porque enseguida me tuve que ir a trabajar allá, pero el reconocimiento de la gente allá, acá y en todos lados lo hacen sentir a uno lo más bien.

¿Qué diferencia hay entre el básquet europeo y el argentino?
- A mí me gusta pensar que hay la misma cantidad de diferencias que similitudes, no es que eso es la NBA y que nosotros somos el tercer o cuarto mundo. Obviamente que hay diferencias organizativas, estamos muy lejos en cuanto a presupuestos, realidades económicas y un montón de otras cosas que, nosotros, de alguna manera tendríamos que aprender o, te diría, hasta tratar de imitar. Ponernos más como objetivo una liga como la española más que la NBA. Pero también pienso que hay muchas similitudes en cuanto a los estilos de juego, que hay un montón de escuelas europeas, balcánicas, centroamericanas, norteamericanas, y a mí el básquet europeo me encanta y creo que en la Liga Nacional jugamos algo así.

¿Sos de seguir la Liga?
- Si, por supuesto, todo el tiempo. Liga Nacional, Liga Argentina, Torneo Federal... Todo lo que se juega acá en Argentina lo sigo, por amor a la actividad y porque es mi trabajo.

¿Y a Obras te gusta verlo?
- Si, por supuesto. Además, varios de los integrantes de Obras son tipos con los que yo jugué, que obviamente quiero y algunos con los que trabajo, y me gusta estar cerca, soy hincha y, al vivir a cuatro cuadras, siempre que hay algún partido y no tengo otra cosa mejor que hacer voy a verlo.

¿Viste la Liga Nacional Femenina?
- Si, fue Quimsa campeón de la primera edición de este año y la segunda fue Berazategui. La verdad no seguí mucho los resultados pero veo siempre en Obras porque entrenamos casi al mismo tiempo con las chicas en el gimnasio y siempre estoy informado y, además, una de mis mejores amigas es Julieta Espósito, que es histórica jugadora de Obras y, al día de hoy, trabaja haciendo los comentarios para DeporTV, y siempre hablamos de la Liga Femenina, cómo está creciendo, la organización, y no se si fue hace un año y pico o dos que se hizo la presentación de la primera Liga Nacional, y ves a las chicas ilusionadas... Me imaginé cómo habrá sido cuando hace treinta años se creó la Liga Nacional de Básquet Argentina y cómo, de alguna manera ellas se ilusionarán con ser profesionales, vivir de esto, que de alguna manera es su actividad esta.

Yendo a la Selección, ¿cómo la ves? ¿Creés que Campazzo, Laprovittola y Deck están preparados para lo que se viene?
- Eso no me caben dudas, están preparadísimos. Después, si nos ponemos a esperar los resultados de la Generación Dorada o a cargarlos con mochilas injustas a los chicos me parece que vamos por el camino equivocado. Siento que, al día de hoy, tenemos jugadores de alto nivel, de talento, y además que también son profesionales, muchos trabajan muy bien, y que a uno le genera optimismo, porque siento que se volvieron a abrir las puertas del básquet europeo para los jugadores argentinos, que estamos volviendo al mercado del primer mundo del básquet, y eso va a repercutir eventualmente en el nivel de la Selección.

Más allá de esto, veinte años después, no va a haber un argentino en la NBA.
- Si, bueno, nos acostumbramos a tener argentinos allá, algo que, por lo menos cuando yo era chico, no estábamos hablando de otro país sino de otro planeta, directamente. Y bueno, habrá que volver a trabajar para tener jugadores ahí. De todas maneras, varios de los chicos que están en Europa al día de hoy tranquilamente pueden dar el paso a la NBA, y ojalá que así sea. La NBA yo no es que la disfruto puntualmente, pero siempre que hay algún argentino la mirás, especialmente a San Antonio.


Compartir en Google Plus

Sobre Punto Deportivo

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario