ENTREVISTAS | CARLOS FERNANDO NAVARRO MONTOYA

"El Mono" Navarro Montoya, ex arquero, habló del presente de River y Boca en la Libertadores, la previa del Superclásico y los rendimientos de Andrada y Armani.


¿Vas a estar prendido a la jornada de Champions y Libertadores?
- Si, por supuesto, voy a tratar de estar observando todo lo posible y lo que mis ocupaciones me permitan. Indudablemente hoy es un día de mucho fútbol y para aquellos que nos gusta verlo es un placer.

¿Cómo ves la serie entre Independiente y River? ¿A quién ves como candidato?
- Me parece que es una serie atrapante, creo que los dos equipos tienen virtudes que hacen que tengan posibilidades de desequilibrar al rival. Son equipos de muy buena transición cuando recuperan la pelota, tienen futbolistas de buen pie. Por ahí el trámite me desdice, pero creo que va a ser un partido de muchas situaciones de gol por el perfil de los futbolistas que tienen ambos equipos.

Teniendo en cuenta la serie de River con Racing, uno en la previa puede pronosticar cómo va a ser un partido pero después puede pasar cualquier cosa, ¿no?
- Si, el primer partido ante Racing, con la expulsión de Ponzio, creo que River tuvo que modificar, sobre todo porque él es un jugador muy importante para ellos, y en el segundo tiempo dio prioridad a la faceta de juego defensiva cuando no tenía la pelota, y en eso lo neutralizó a Racing pero no generó demasiado en ataque. Y ya en la revancha creo que River fue ampliamente superior y no quedaron demasiadas objeciones para su clasificación.

¿Y cómo lo ves a Boca para esta noche?
- Es un partido de rivales de fuste, de categoría. Es cierto que Boca, al que lo vemos más habitualmente, todavía muestra diferentes caras en partidos, altibajos, irregularidades, pero tiene un gran plantel, un equipo que ha venido jugando hace un tiempo bajo las órdenes del entrenador y esto siempre favorece la llegada de buenos resultados. Boca sabe que tiene una oportunidad importante. Es un partido que, salvo un trámite anormal, no va a definir la serie, esto se va a definir en Brasil. A Boca le toca un equipo diametralmente opuesto a lo que fue Libertad, al cual claramente Boca era superior; aquí son rivales equiparables, con matices diferentes porque los futbolistas son distintos, no hay dos jugadores iguales, pero sus fuerzas son similares.

Jugaste una cantidad importante de Superclásicos. ¿Cómo recordás los días previos al primero y cómo es la semana del Boca - River?
- Es un privilegio jugar un Superclásico, es una distinción, y más allá de las obligaciones y las responsabilidades el futbolista no puede soslayar este matiz, el de disfrutar y el de sentirse distinguido por jugar un encuentro de esta magnitud. Son partidos, y más cuando se juega en La Bombonera, únicos, con un contexto inigualable, y que los antecedentes no sirven en demasía. Son partidos que desmienten el pasado reciente y uno no puede saber realmente ni predecir cómo va a salir el encuentro.

¿Cuál fue el mejor Superclásico que te tocó vivir desde adentro? ¿Y desde afuera?
- Mirá, yo jugué 44 Boca - River y todos tuvieron sus encantos, más allá del resultado o del protagonismo que uno pudiera tener, he tenido la fortuna de quedar en la historia, por diferentes motivos, en varios Superclásicos, pero cuando uno toma un poquito de distancia se da cuenta de lo hermoso que es y de lo estupendo que es ser protagonista de un partido de este tipo. Para mí es un orgullo enorme.

En las últimas horas se viralizaron frases que pintaron en el vestuario visitante de la cancha de Boca. ¿Pensás que puede intimidar a los rivales?
- A mí me parece que los futbolistas que llegan a jugar este tipo de encuentros, en los dos equipos, no son permeables en estas circunstancias. Aquí, en Argentina y en Sudamérica, somos adeptos y cercanos a utilizar este tipo de mensajes o darle forma al folclore del fútbol conduciéndolo por este lado, tiene que ver con nuestra manera de sentir, con nuestra idiosincrasia, pero no es algo que vaya a marcar una diferencia.

¿Cómo lo estás viendo a Andrada?
- Está brindando seguridad, algo que es muy bueno para el arquero de Boca y para el equipo. Esto es importante. Ahora llegan compromisos vitales, trascendentes, y él está en un arco que demanda estar mucho tiempo a buen nivel, no alcanza con jugar cinco partidos o cinco meses bien, para instalarte en la historia del arco de Boca tenés que jugar muchos años bien. Ojalá que Andrada, que debe tener esa ilusión y ese deseo, lo pueda concretar.

¿Y qué opinión tenés de Armani?
- No voy a hacer una excepción porque Armani ha generado unanimidad en cuanto a los conceptos que se vierten por su rendimiento. Realmente es un arquero que, desde que llegó a River, ha rendido en buen nivel, se ha convertido en un arquero que genera y que brinda seguridad, que con sus intervenciones ha salvado al equipo y ha ganado partidos, y esto grafica mejor que nada lo que está siendo su nivel.

¿En qué situación estás en lo personal? ¿Con ganas de dirigir?
- Si, a la espera de poder dirigir, de poder entrenar. Tuve una propuesta a finales del año pasado del Nacional B pero con mi cuerpo técnico preferimos esperar. En esa etapa estamos, viendo y analizando mucho fútbol, nos seguimos capacitando porque creemos y queremos que, cuando llegue la oportunidad, estemos preparados.


Compartir en Google Plus

Sobre Punto Deportivo

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario