ENTREVISTAS | JUAN MANUEL AZCONZÁBAL

Juan Manuel "El Vasco" Azconzábal, ex DT de Guaraní, habló de su experiencia en el fútbol de Paraguay, el poder de Olimpia y Cerro Porteño y el buen presente de Atlético Tucumán.


¿Qué te pareció la experiencia en Guaraní? ¿Para qué se habían preparado con el equipo?
- Ayer regresé de Asunción. Uno fue en busca de un lindo desafío en Guaraní, en cuanto a armar un equipo competitivo, y más allá de aceptar ciertas situaciones los tiempos fueron pocos y los resultados me terminaron condicionando. Un club con expectativas mucho más importantes que lo que podía presentar en la realidad. Lamentablemente terminamos el vínculo en ocho partidos, y si me remito a los números, en los últimos tres partidos es entendible, pero era una situación primero modificable, y segundo, que podía llegar a suceder. El comienzo fue muy bueno en cuanto a lo futbolístico, pero el equipo tenía una carencia en la parte ofensiva y solidez hasta tres cuartos de cancha. Al final no pudimos mejorar mucho la culminación de las jugadas y sufrimos algunos errores individuales que pagamos caro atrás. Ahí quedó, a mitad de camino, una pena. Ahora hay que mirar para adelante y sacar conclusiones.

¿Cómo es el fútbol paraguayo en cuanto a lo dirigencial? Saja también estuvo pocos partidos en Guaraní...
- Si, la diferencia es que Saja estuvo casi el doble de partidos. El año de Guaraní se terminó sumando a esta situación nuestra, lamentablemente. La cantidad de equipos son doce y seis partidos significa media rueda o un 25% del campeonato, y a veces hay decisiones que uno las puede convertir o no, pero el sistema del fútbol es así y no te queda otra que involucrarte, porque cuando vas bien sigue la pelotita rodando y no querés pensar si está bien o mal, y cuando las cosas están más o menos se terminan desencadenando estas situaciones. Pero no lo voy a cambiar yo ni esta conversación. El fútbol hoy es así y se vive en Sudamérica, por lo menos, de una manera desprolija y es adaptarse y tratar de hacer las cosas lo mejor posible.

¿Y en lo futbolístico qué tan competitivo es?
- La verdad es competitivo, es un ámbito en donde, si bien ciertas situaciones en cuanto a los sistemas tácticos y a modificaciones pueden llegar a incomodar si el resultado no es el mejor, hay ciertos pruritos en cuanto a cuestiones tácticas. El avance de la parte física o los diferentes sistemas que involucran al fútbol pueden llegar a cambiar y les cuesta aceptar eso. La mayoría de los equipos juega 4-4-2 con jugadores de características no definidas, pero el sistema si. Si juegan todos los equipos con el mismo sistema sale campeón el que tiene los mejores jugadores, no hay otra alternativa. Desde ese punto de vista se ve que los planteles, en teoría, mejor cotizados, o con una línea de trabajo un poco más duradera, son los que terminan arriba, y hay una diferencia enorme en cuanto a los presupuestos que tienen Olimpia y Cerro, después Libertad, y después viene el resto. Guaraní, si bien es un equipo históricamente grande, está en un 25% en comparación de esos equipos, pero con la obligación de pelear arriba. Hay que adaptarse e intentar sacarle el mayor provecho al plantel. De mi parte, soy un agradecido a los jugadores porque el esfuerzo estuvo constantemente, lamentablemente no hubo al final rendimientos que acompañaran a la situación, pero no tengo ninguna queja ni he tenido controversias. El torneo depende muchas veces de los protagonistas. Hay partidos que tienen un nivel de similitud con nuestra liga y hay partidos que no, que se juegan a un ritmo más lento, con mucha más pausa y muy poco interés en cuanto al juego, pero seguramente a algunos les conviene y por eso no se modifica, esa es mi conclusión.

Zubeldía dijo hace unos días que "en Paraguay jugar con tres delanteros es pecado".
- Mirá... No se si es pecado, pero es un poco el relato que te termino de hacer. A mí me gustó, es más, me encantaría volver, porque me quedé con esa espina por no poder culminar una etapa de trabajo y entiendo que se pueden hacer bien las cosas ahí, pero si te ponés puntilloso encontrás cosas para corregir, como también las encontrás en Argentina. Capaz acá son más los minutos que se juegan o los sistemas son más variados, pero por otro lado, te puedo decir que hay decisiones, a veces, dentro del juego mismo, que siguen siendo incorrectas, o hay sistemas que no modifican nada. Cada liga tiene sus cosas, pero la de Paraguay es una linda liga para trabajar, sinceramente. Es la adaptación también, y aceptar ciertas cuestiones.

¿Tu idea es volver a dirigir en el corto plazo o evaluás tomarte un tiempo?
- Yo estuve casi un año esperando una situación para trabajar que me gustara, que me conformara, y elegí Guaraní. Este breve lapso, que fueron tres meses y medio si contamos la pretemporada, me dejó con ese sabor de querer seguir trabajando, no puedo permitirme otra vez estar tanto tiempo fuera del circuito porque no me gusta. Ya esperé, me preparé, viajé, y ahora lo que quiero es estar dentro de un campo, entrenando y colaborando con los jugadores, esa es la realidad.

Hace no mucho tiempo estuviste en Atlético Tucumán. ¿Te esperabas este presente del equipo en el ámbito internacional? ¿Lo estás siguiendo?
- Si, por supuesto. Todavía casi la mitad del plantel es la que nos acompañó en nuestra etapa de trabajo. Primero, es mérito exclusivo del cuerpo técnico que está ahora, de esos jugadores y de los que se han agregado. También de la dirigencia, en poder sostener un grupo e incorporar jugadores que le han rendido en su mayoría. Y Atlético tiene algo que se fue formando con nuestro inicio en el club, que es ser competitivo, intentar que cada partido se tomara como el último o como el primero, y yo veo todavía esa situación en cada uno de los componentes, no solo del equipo, sino de la institución. A veces, también los resultados acompañan. El año pasado llegó a la final de la Copa Argentina, a veces por penales y otras por situaciones, pero lo de este momento a nivel internacional es espectacular, histórico. Siempre las rachas o los récords se superan, y entiendo que este que tiene Atlético, a nivel institución, va a ser difícil de superar. La meta yo no tengo dudas que debe ser mantener la categoría porque es lo que le ha permitido jugar estos torneos, y con la modificación de la Superliga, que en estos últimos dos años han descendido ocho equipos por temporada, la brecha se acorta cada vez más para los equipos que no son considerados grandes.

¿Y cómo lo ves contra Gremio?
- Mirá, a mí me pasó que primero lo vi a Atlético pasar con Nacional y después a Estudiantes con Gremio. Me tomé el tiempo para hacer zapping y ver los dos. Gremio fue un equipo más voluntarioso que creativo, pero indudablemente el potencial que tiene es terrible, a pesar de que se le fueron dos jugadores fundamentales yo creo que va a estar más cómodo en esta etapa que en la anterior con Estudiantes. Es un partido duro. Atlético tiene la posibilidad de seguir haciendo historia y eso no tiene precio, ojalá le salgan las cosas de la mejor manera y pueda sacar un gran resultado en Tucumán, donde el equipo indudablemente tiene una fortaleza.

Compartir en Google Plus

Sobre Punto Deportivo

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario