ENTREVISTAS | MAXIMILIANO URRUTI

Maxi Urruti, jugador del FC Dallas, habló en un mano a mano imperdible: el apoyo con los argentinos en la MLS, el pase frustrado a San Lorenzo, el presente de Newell's, Torrente, Martino y más.


¿Cómo es un día de tu vida hoy por hoy en Dallas?
- La verdad que tranquilo, es un lugar muy lindo para vivir para estar con la familia, para disfrutar el día a día. Trato de disfrutarlo a full porque sabemos todos que la carrera del jugador es corta y tiene que disfrutar día a día de la mejor manera. Siempre entrenamos, cuando hace calor -como ahora-, bien temprano, a las seis y media ya estamos en el vestuario así que tomamos unos mates con los chicos, compartimos momentos y, después, cuando salimos a entrenar, tratamos de divertirnos, de pasarla bien, saber que estamos lejos de la familia pero sentirnos todos unidos, los que somos de afuera, tratar de ser el uno para el otro para tratar de sentirnos como en casa.

¿Y qué tan distintos son los entrenamientos a lo que estabas acostumbrado en Newell's?
- Acá en Dallas tenemos un profesor que entrena muy intenso y siempre quiere que estemos al cien, como se entrena se juega y tratamos de acoplarnos a su idea. Se entrena bastante fuerte y nos ayuda mucho para este torneo, que es largo, mantenerlo de la mejor manera.

Hace unas semanas hablábamos con Eric Remedi, jugador del Atlanta United, que nos decía que trataba de mirar fútbol americano, NBA y otros deportes populares de allá. ¿Vos también sos de seguirlos?
- Si, la verdad es que acá seguimos mucho a la NBA y vamos con los chicos a ver los partidos, compartimos momentos así. Al fútbol americano mucho no soy de ir, pero salimos a comer y estamos con la familia, que es fundamental.

¿En Estados Unidos se mira solo MLS o, al haber tantos sudamericanos, se sigue también el fútbol de acá?
- Se mira el fútbol de allá también. Nosotros fuimos inculcando acá en el vestuario hablar español y ellos tratan de adaptarse también al idioma, querer aprender para sentirse más comunicados con nosotros. Siempre estoy mirando el fútbol de allá y me preguntan "¿Qué estás mirando? ¿Boca - Newell's?", riéndose. Saben de clubes y saben que yo soy hincha de Newell's, y cada vez que me ven con el celular saben que está jugando Newell's, así que de a poquito les vamos inculcando el fútbol argentino.

Años atrás llegaste a Toronto y estuviste muy poco tiempo en el club antes de pasar al Portland Timbers. ¿Cómo viviste ese momento de llegar a una liga nueva y tener que mudarte tan pronto?
- La verdad que fue difícil porque me iba por primera vez de mi casa, del lugar de donde era yo, y de un club que tanto quería como Newell's, pero sabía que era un buen momento de irme por la puerta grande después de haber salido campeón, que es lo que un jugador siempre espera cuando llega a una institución. Llegar a Toronto fue algo diferente, y más cuando me cambiaron a Portland, que me costó mucho, pero por suerte tuve gente que me hizo adaptar de la mejor manera y eso fue fundamental para el rendimiento que después tuve en ese club.

¿Con qué ciudad y qué club te encontraste en Dallas?
- Muy lindo. Me tocó llegar a Portland y ahí ya veía las diferentes estructuras y cómo se vivía el fútbol; después me tocó venir a Dallas y creo que me encontré con un lugar muy latino, muchos jugadores y gente que trabaja en el club y afuera hablan español, y la verdad que me fui sintiendo como más en casa. El grupo y el club me abrió las puertas rápido y de la mejor manera, me sentí muy cómodo, y creo que este club tiene para crecer mucho más de lo que es; ahora al estadio lo están agrandando un poco más y creo que eso va a llevar a que tenga más gente y se llene, como se hace todos los partidos, pero con más capacidad.

Decías que Dallas es un club muy latino. Se te vio en una muy buena relación con Mauro Díaz, que se acaba de ir al fútbol árabe. ¿Te costó su salida?
- Si, la verdad que costó bastante porque es un amigo con el que compartía muchos momentos dentro y fuera de la cancha, siempre estábamos juntos en las concentraciones y en el vestuario, tomando mate, pero bueno, sabía que tenía esa posibilidad y se fue. Le deseo lo mejor siempre, es un jugador muy importante y un amigo que me hice en este club; por suerte pudieron llegar jugadores también como el chileno Aránguiz y muchos latinos con los que siempre se ven la mejor de las relaciones. Me siento muy cómodo con el grupo que tenemos.

¿Sos de hablar con los argentinos que hay en el resto de los clubes de la MLS?
- Me pasó mucho. Sentís que es un familiar y, cada vez que jugás en contra de esos jugadores los saludás como si los conocieras de toda la vida y te sentís bien. A "Kaku" (Romero Gamarra) yo no lo conocía, pero cuando jugamos contra Nueva York (Red Bulls) nos pasamos los números y nos quedamos hablando y en contacto, como con Luciano Acosta, del DC. Son gente que yo no conocía, pero el fútbol te lleva a, cuando jugás en contra, tratar de hablar con ellos, preguntarle "¿cómo estás?", y si se adaptaron bien a la liga. Eso es muy lindo, que entre argentinos, cuando jugamos en contra, tengamos las mejores de las relaciones y sepamos que esta es una liga para que vengan muchos argentinos más también.

Desde que llegaste a Dallas estás jugando como segundo delantero, cuando en Newell's eras 9 de área. ¿Te sentís cómodo en esa posición? ¿Estás contento con el presente del equipo?
- Bien, la verdad que me siento cómodo porque es una posición en la cual tengo un nueve que fija los centrales y a mí me toca jugar un poco más en el hueco de la espalda de los 5 y trato de aportar para el equipo también, más que nada, defensivamente, ayudando a los volantes, que es lo que me pide el técnico y me siento cómodo. Puedo hacer ese trabajo y se que, cuando me quedo parado de nueve, como lo he hecho en otros tiempos, conozco esa posición y no tengo problemas cuando quedo sólo arriba a lo último del partido. Nos está dando resultados y se ve reflejado porque vamos primeros.

¿Esperabas que fuera tan competitiva la liga?
- Es así, nunca te tenés que confiar y saber que todos los partidos son iguales, jugando con la misma intensidad, no relajarte, porque te puede pasar de perder con el último y después le ganás tranquilamente al que va primero. Tenés que enfocarte en que el campeonato es largo, porque es así, y en la última recta, aunque estés bien posicionado, es cuando más necesitás los puntos para clasificar a los play-offs.

Sonaste en varios clubes en los últimos mercados de pases. Uno de esos era San Lorenzo. ¿Qué tan cerca estuviste de llegar?
- Fue algo que surgió firme, que estaba la opción, y personalmente fue una situación que me puso muy contento, que un equipo grande como San Lorenzo se fije en mí. Yo estaba dispuesto a ir y tratar de aportar lo mío; hablé acá porque sabía que estaba la posibilidad pero no se llegó a un acuerdo, fue muy corto de tiempo y después cerró el libro de pases y no hubo posibilidades. Yo siempre terminé con la cabeza en el club en el que estaba y sabía que, si no se daba, iba a seguir dando el cien acá, y fue así. Siempre muy agradecido por cómo se manejaron y porque se fijaron en mí.

Si surge la posibilidad de volver al fútbol argentino o de irte a Europa, ¿cual sería tu preferencia?
- Uno siempre está dispuesto a pegar otro salto o a buscar otras opciones, pero siempre cuando sea todo correcto. Estoy muy cómodo acá, tranquilo, me siento muy bien. Si en otra etapa, el año que viene, puede estar la posibilidad de ir a otro equipo, bienvenido sea, siempre y cuando trate de estar fuerte de la cabeza, saber que para mí y para mi familia es lo mejor. Ahí sí estaría dispuesto a buscar otros destinos.

¿Cómo ves el fútbol argentino?
- Lo sigo mucho, me miro todos los partidos; a uno le cuesta, una vez que sale de ahí, despegarse por completo, se que es muy difícil. Además, cuando veo los partidos, se vive igual a cuando uno jugaba. Ese fanatismo que tiene la gente es muy lindo y trato de seguirlo siempre. Para mí está en un nivel bueno, este torneo los equipos grandes se fueron armando mejor y dejan, algunas veces, sin posibilidades a otros equipos por el torneo, que es bastante largo, pero para mí lo importante es el rendimiento, y que se estén fijando en muchos jugadores de allá habla muy bien de la liga.

¿Te cuesta creer que cuando vos estabas en Newell's salieron campeones y que hoy por hoy el equipo esté mirando la tabla de abajo?
- La verdad es que, personalmente, me duele porque se que es una institución muy linda. Pasé unos años muy hermosos ahí y verlo en esta situación ahora, a uno que jugó y salió campeón ahí, le cuesta, pero se que va a salir porque tiene jugadores importantes, y los chicos que vienen de atrás van a poner todo para salir adelante. Creo que son rachas: después que salgamos de esta, para mí vamos a volver a ser el Newell's que éramos antes.

¿Qué significan Torrente y Martino en tu carrera? ¿Creés que estás donde estás gracias a ellos también?
- Si, por supuesto que si. Torrente fue el técnico que me hizo debutar y fue una persona muy importante porque apostó en mí, que estaba en Reserva y que tampoco tenía muchos minutos jugando ahí, me subió a Primera a entrenar y me tocó debutar rápidamente. Eso me ayudó mucho, un tipo que sabe mucho de fútbol y que siempre trató de hacerme sentir de la mejor manera. Y después, con el "Tata", la verdad es que crecí como jugador. Si me faltaba crecer un poco más, con él lo pude lograr. Me acuerdo que me hizo jugar un campeonato entero de titular; en la última fecha tenía un dolor en la rodilla pero él me seguía poniendo, y después del torneo me dijo que ya sentía que podía ser un jugador y que merecía pelear el puesto con distintos jugadores. Ese año, había empezado jugando Sperduti de nueve y yo no entendía por qué era la posición de Mauricio, porque él jugaba por afuera, y me dijo que yo necesitaba saber competir, competencia sana, y tratar de hacer la presión que siempre me inculcó él cuando jugaba arriba. Me ayudó mucho. Siempre que lo veo y me lo cruzo acá le agradezco porque fue una persona que a mí me marcó mucho.

Compartir en Google Plus

Sobre Punto Deportivo

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario