ENTREVISTAS | NICOLÁS GONZÁLEZ

Nico González, jugador del Stuttgart, y un mano a mano imperdible: su presente en la Bundesliga, las diferencias con la Superliga, la Selección y la salida de Berti de Argentinos Juniors Además, broma sobre Pavard.


Habían tenido un arranque complicado, ¿pero qué sensación te deja el triunfo de hoy ante Werder Bremen?
- Es un alivio, nos da mucha confianza. Merecíamos estos tres puntos para afianzarnos, para creer en nosotros, así que estamos muy felices de que se nos haya dado la victoria. Tuvimos un arranque complicado, bastante, pero bueno, van seis fechas, no tenemos que relajar la cabeza por el partido que hicimos hoy y seguir por este camino.

¿Es lo que esperabas el fútbol de Alemania?
- La verdad que no, me sorprendió. Fue la única oferta que llegó a Argentinos, la que me gustó, la que me hizo pensar que el club se iba a poner al día, que iban a cobrar muchas personas del Bajo Flores y de Malvinas, entró mucha plata y cuando vi que pusieron esa plata sobre mí no lo dudé. Yo creo que era el momento de hacer un paso muy grande y ahora voy a intentar de demostrar que esa plata valió la pena por mí para hacer quedar bien a Argentinos, a mi familia, a mis amigos.

¿Lo sentís igual a cuando lo veías por la tele?
- Cuando lo miraba por tele decía "mirá el espacio que hay, ¿qué clase de jugadores son?", pero hoy que estoy acá no digo lo mismo porque se complica más, el roce es otro y tienen otro pie acá, son muy buenos en la marca, en las pelotas aéreas, en la técnica... La verdad que me sorprende bastante pero yo de a poco me voy a ir acomodando, afianzando y a seguir demostrando.

¿Cómo es tu día en Stuttgart? ¿Aprovechás para recorrer? ¿Seguís con las mismas costumbres que en Argentina?
- Se complica bastante el tema del idioma, estoy aprendiendo. Salir a pasear... Obviamente que puedo salir a comprar, pero yo no vine a eso, vine a jugar y lo único que pienso es jugar. Voy a tener un momento para salir a pasear, a comer y para hacer bastantes cosas, pero estoy bastante tranquilo con ese tema.

¿Tenías alguna base de alemán o recién estás aprendiendo?
- No, es lo primero que estoy aprendiendo.

¿Te animás a decir algo?
- No, ahora no, je. Pero me se palabras.

¿Cual es la diferencia más grande que encontrás entre Alemania y Argentina con el fútbol? ¿La infraestructura y la tecnología de los clubes es tan grande como se dice?
- La verdad que me sorprendió bastante la estructura que tiene cada club. Cuando vine y vi equipos de quinta división, que es la C de allá, tienen estadios terribles, aficionados... Eso me sorprende bastante. Después, el tema del fútbol... Es lo que se ve, es otro. Acá saben más; no digo que allá no, pero es otra cosa. Tienen muchísima más técnica, están muy bien cerrados, tenés que encontrarle el punto débil y se complica muchísimo. Pero como dije recién, de a poco me voy a ir afianzando y acomodando.

¿Te sorprendió la hinchada del Stuttgart?
- Si, bastante. Yo creo que el aficionado que tiene es terrible, llena el estadio. Me iré acostumbrando, pero muy sorprendido no estoy porque ya he visto estadios llenos.

¿Y cómo se vive en Alemania?
- Se vive muy bien, es otro mundo, el número uno por muchas cosas. Yo si tengo que elegir, elijo allá, porque tengo todo. Pero bueno, es un lugar muy lindo, una ciudad hermosa. Me sorprende cómo las personas se dejan pasar por la calle, las multas... Te multan por todo y eso está perfecto. Pero si tengo que elegir un lugar, elijo allá.

Tuviste una muy buena pretemporada, hiciste muchos goles y los medios alemanes te han destacado como una promesa. Sin embargo, Korkut, el entrenador, te va llevando de a poco. ¿Te sentís cómodo?
- Si, la verdad que el técnico me da la confianza siempre. Hoy me tocó fallar cinco goles, me agarró y me dijo que levante la cabeza, que esto sigue, que todo delantero erra goles y que, cuando se me abra el arco, van a entrar todas. Eso me deja bastante tranquilo. Hasta yo me sorprendí con la pretemporada que hice... Sorprendí a más de uno, pero ahora arrancó el torneo y voy a tratar de afianzarme y a seguir demostrando de donde salí.

Tenés como compañeros a Ascacibar y a Insúa. ¿Cómo es tu relación con ellos?
- La verdad es que son mi familia, je. Ni bien llegué me abrieron los brazos. Conviví con Santi (Ascacibar) dos semanas. De ellos dos te puedo decir que son dos grandes personas, la verdad que me sorprendió la manera en la que me trataron, me abrieron los brazos y eso a alguien recién llegado lo deja muy tranquilo. Obviamente, ni bien llegué es otro país, sin mi familia, sin mis amigos y ellos hicieron eso por mí, jamás lo voy a olvidar.

¿Te hicieron sentir como un hermano?
- Si, son familia y encontrar un argentino acá te sorprende, te pone feliz porque habla tu idioma y te entendés. Aprendo y me ayuda bastante tenerlos conmigo.

Insúa jugó en la Selección y Ascacibar está siendo parte de la renovación. ¿Hablaste con ellos sobre cómo es jugar en La Albiceleste? ¿Te ilusiona?
- Si, con Santi (Ascacibar) he hablado, con "Pocho" (Insúa) también. La verdad que es el sueño de todos, es la realidad, pero hoy mi cabeza está acá, en intentar de demostrar partido a partido para qué estoy, que voy a estar a la altura. Después, si me toca estar o no es decisión del técnico, pero estoy bastante tranquilo, no estoy apurado y voy a intentar seguir por este camino.

¿Tu salida de Argentinos tuvo que ver también con la posibilidad de llegar a la Selección?
- No, obviamente que el tema económico para el club y para mí ayuda bastante. Después, en lo futbolístico creo que ayuda muchísimo; veo como controlan la pelota acá, intento hacer ese control y me cuesta muchísimo, por eso el fútbol europeo es otro, es distinto. Yo si hago las cosas bien se que puedo llegar a estar, pero me deja tranquilo porque esto recién arranca, son chicos nuevos, hicieron una renovación muy grande, descartaron a bastantes jugadores y yo voy a intentar hacer lo mejor acá. Si me toca estar, lo haré de la mejor manera.

Hablando de la Selección, lo tenés a Pavard como compañero...
- Si, él la verdad que me sorprende, es una persona muy humilde, de perfil bajo. Ganó la Copa del Mundo y vos esperás que alguien así llegue canchero y él siempre es humilde. Qué te puedo decir... Obviamente que lo odio por el gol que le hizo a Argentina, pero bueno, ya está, hay que felicitarlo (risas).

¿Te animaste a decirle algo cuando volvió a Alemania?
- No, él no habla español, pero nos hacemos entender a veces.

¿Sos de seguir el fútbol argentino desde allá? ¿Qué fútbol miran en las concentraciones?
- Miramos, supongamos, cuando Argentinos puede jugar a las tres de la tarde, que es un horario cómodo para nosotros también. Igual que Santi (Ascacibar) a Estudiantes. Pero la verdad que lo seguimos mucho por redes sociales.

¿Y se chicanean entre ustedes?
- Y... Jodemos a veces, nos metemos un poquito de presión, je.

¿Cómo lo ves desde lejos a Argentinos? Desde que te fuiste han cambiado jugadores, el entrenador...
- Hay un equipo muy lindo. Hay algunos jugadores nuevos que no los conozco, pero la verdad es que hay bastantes chicos del club, por algo se hace llamar El Semillero del Mundo, y tiene que aprovecharlos porque son grandes jugadores. Obviamente que si vamos al técnico, la salida de Berti me sorprendió porque recién iban cinco fechas y no hay que olvidarse de lo que hizo el semestre pasado, que llegamos a decimosegundo, casi entrando a una Sudamericana, después de haber subido de la B Nacional... Yo creo que sorprendió bastante a muchos. No fue suerte, era porque nosotros sabíamos lo que nos jugábamos. Pero bueno, hoy en día yo creo que van a remontar porque hay grupo para eso, de a poco van a ir agarrándose confianza el uno al otro y van a salir adelante.

¿Seguís hablando con tus ex compañeros?
- Con Alexis (Mac Allister), con Enzo (Ybáñez), con "Macha" (Machín)... Si, la verdad es que a veces nos comunicamos y nos contamos un par de cosas.

¿Se extraña el club? ¿El día a día?
- Si, ¿cómo no se va a extrañar?, je. Es mi casa. Intento no pensar mucho porque me hace extrañar mucho.

La última vez que hablamos estaban cerca de clasificar a la Sudamericana y nos contaste que tu sueño era jugar una copa con el club. Recién estás arrancando, ¿pero te gustaría, el día que vuelvas, no pensar en B Nacional o en permanencia y sí en jugar un torneo internacional con el Bicho?
- Si, la verdad que sería algo muy lindo, jugar contra un equipo de Brasil, de Chile o de cualquiera de América, más con la camiseta de Argentinos. Pero bueno, yo recién llegué acá y no puedo pensar mucho, je.

Compartir en Google Plus

Sobre Punto Deportivo

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario