ENTREVISTAS | FRANCO MAZUREK

Franco Mazurek, jugador del Panetolikos, y un mano a mano imperdible: su vida en Grecia, la infancia en Boca, el progreso en All Boys, el paso en falso en Colón y el buen recuerdo de Palestino.


¿Cómo es un día en tu vida?
- Bueno, la verdad que no es muy estresante. Entrenamos solo la mañana, tenemos toda la tarde libre, así que no es que tengo muchas cosas para hacer. Es una ciudad tranquila, no hay muchas cosas, no hay cine... Bueno, no puedo ir porque es todo griego, je. Con mis amigos por ahí nos juntamos a cenar, pero nada más, después es solo entrenamiento y partidos.

¿Te pudiste adaptar rápido al idioma, las comidas y las costumbres o todavía te está costando?
- El idioma me costó bastante al principio, yo no hablaba nada de inglés, menos griego, pero por suerte tenía compañeros que me traducían y me ayudaban hasta que le empecé a agarrar el ritmo y me empecé a comunicar solo en inglés, el griego todavía me cuesta bastante. Las comidas y las costumbres son muy parecidas a las nuestras, no hay mucha diferencia. Otro que me costó bastante, sobre todo en los primeros meses, fueron los horarios, por el jet lag, por ahí me costó al principio.

¿Estás sólo o con la familia?
- No, yo vivo solo. Por suerte tenemos bastantes sudamericanos, entonces se hace más llevadero el entrenamiento y por ahí una vez a la semana nos juntamos a comer asado. Hay un uruguayo, otro argentino, y un argentino que está en Grecia hace mucho, hace 5/6 años, Lucero.

¿Qué fue lo que más te llamó la atención del club y de la liga para irte a Grecia?
- Ya cuando estaba jugando en All Boys me fueron a ver y me habían propuesto un contrato de tres años, pero al final les dije que no, que prefería jugar en Argentina, y ahí me fui a Colón, en Primera División. Primero había decidido quedarme por allá, pero después de Palestino me volvieron a venir a buscar y dije que era una buena posibilidad, con una buena edad para este mercado, y se que el club podría ser una buena vidriera para el fútbol europeo; si bien no es una liga muy fuerte como la de España o las top, es una buena liga para arrancar y para poder despegar a una liga mucho mejor.

Habiendo disputado varios partidos, ¿cuáles son las principales diferencias que encontrás con el juego del fútbol argentino?
- No hay tantas diferencias, el fútbol de acá siento que es mucho más fuerte, se pega mucho más, pero no hay tantas. Por ahí un poco en el ritmo, después es casi lo mismo.

¿Y qué fútbol sos de ver estando allá?
- Sigo bastante el fútbol argentino, sigo mucho a mis amigos y conocidos. Si bien la diferencia horaria es bastante complicada, porque con los horarios de allá acá son las 2/3 de la mañana, y se me complica, cuando puedo lo veo. Después, de acá, de Grecia, no suelo ver tantos partidos, pero de Champions y de España e Inglaterra veo mucho.

Ayer hablaba con Nicolás Maná y me decía que el Superclásico allá tuvo más repercusión que el clásico entre Olympiacos y Panathinaikos. ¿Cómo lo viste vos?
- Si, la verdad que se habló muchísimo de la final, todos los compañeros preguntando, todos querían ver el partido y lo pasaron por la televisión griega. Se nota que el fútbol argentino, más el Superclásico entre Boca y River, es muy llamativo en todo el mundo.

¿Cómo son las hinchadas de allá y qué opinás sobre las bengalas?
- No cantan todo el partido como en Argentina pero son muy fieles, muy seguidores, se viajan 8/9 horas en colectivo, se toman barcos y van a los partidos, son 50 que van siempre, como la barra. Las bengalas las usan todos los equipos, es como algo de acá, de Grecia, se hacen sentir mucho.

¿Te sorprendieron las diferencias de infraestructura entre los estadios de Argentina y Grecia?
- El primer año que llegué, porque este es mi segundo, me sorprendió mucho la infraestructura que tiene, es todo nuevo, buenas canchas, un restaurante, pileta... Muchas cosas en el club. El estadio no es grande pero es todo nuevo, está en perfectas condiciones el vestuario. El primer año teníamos las camisetas, en la parte de atrás, con los nombres, y este año las caricaturas, se preocupa mucho en ese sentido el club y los dirigentes.

¿Cuánto tratás de apoyarte en Maná, Lucero y Díaz, los sudamericanos del equipo?
- Son muy importantes. Con Jorge (Díaz) el año pasado nos juntamos mucho. Mi familia cada tanto viene y me visita, pero hay veces que no los veo dos o tres meses y me apoyo mucho en ellos, voy a cenar, Año Nuevo lo pasé con Jorge Díaz y este año lo tengo a Nico (Maná) y a Lucero, que es mi vecino, vive al lado mío, mismo piso pero al lado, así que estoy bastante seguido con él, me cruzo a tomar unos mates, hablar, charlar, para pasar el tiempo. Eso te ayuda mucho a despejar la cabeza.

¿Qué te dice tu familia sobre la realidad del país?
- Estoy hace un año y medio y me fui solo dos veces, 5 días para Navidad, el año pasado, y ahora un mes para las vacaciones largas, así que no me fui mucho, pero sigo mucho el tema del país, el tema político-económico, me interesa. Estamos bastante mal pero esperemos que podamos levantar.

Repasando un poco tu carrera, ¿qué es lo que más te acordás de tu llegada a Boca cuando recién estabas empezando?
- El primer año creo que fue el más complicado de todos, fue salir de mi pueblo, irme a Buenos Aires... Me fui solo, estaba con un compañero y el papá, vivía con ellos en un departamento, y creo que ese año fue el más complicado, adaptarme a todo nuevo, pero bueno, ya el año siguiente me fui a la pensión de Boca y ahí se hizo todo un poco más fácil.

Se hizo más fácil por el hecho de que tus compañeros estaban en la misma situación que vos, como ahora, ¿no?
- Claro, sin dudas. Ese año imaginate que tenía 12, lejos de la casa, fue el año que más me costó. Si bien ahora ya de más grande y saliendo del país me costó bastante, por el tema del idioma y muchas cosas, ya estoy más grande, más acostumbrado y ya hago mi vida.

¿Cuánto disfrutaste la experiencia del Mundo Boca más allá de no haber podido debutar en Primera? ¿Y cuánto aprendiste con Bianchi?
- Boca es un mundo aparte, un club muy diferente a todos, muy difícil vivirlo de adentro, mucha presión. Estuve 8/9 años y aprendí muchísimo. Con Carlos (Bianchi) tuve la suerte de hablar, el momento de la convocatoria fue uno de los más felices. Si bien no tuve la suerte de debutar, era por lo que tanto había trabajado; no se dio por diferentes razones, pero disfruté muchísimo y traté de aprender al máximo de un grande como él. 

¿Te gustaría tener una revancha en Boca?
- La verdad que si, me gustaría volver y tener una revancha. Se que es difícil, pero no imposible. Por ahora estoy muy metido acá, quiero triunfar y después se verá.

¿Cómo se dio la posibilidad de ir a Crucero del Norte? ¿Fue principalmente por lo deportivo o influyó la cercanía con tu familia?
- Bueno, lo primero fue lo deportivo. Si bien el tema familiar también fue un factor, principalmente fue el tema deportivo. Ya tenía 18 años y todavía no había hecho la pretemporada con Reserva, estaba en cuarta división, seis meses en Boca, y lo que yo quería era jugar en Primera, empezar a mostrarme. Yo sabía que iba a ser muy difícil ir a Crucero porque teníamos buenos jugadores, de nombre, y me costó ganarme un lugar, pero al final terminé jugando y pude meter algunos goles.

Llegó tu primera experiencia fuera del país en Olmedo de Ecuador. ¿Disfrutaste el cambio o te costó?
- Si bien me costó, lo que más me costó fue el tema de la altura, habían 2.800 metros de altura y eso principalmente fue lo que más me costó. Estuve lesiones tras lesiones, seis meses hasta que me pude adaptar al 100%, y ahí recién pude arrancar a jugar y a mostrarme de la mejor manera, pero me tardó seis meses adaptarme y fue lo más difícil, estando lejos de tu casa, sin poder jugar, sin poder hacer lo que te gusta.

Cuando te fuiste a All Boys ya estaba en la B y ahí empezaron los problemas económicos e institucionales. ¿Qué te acordás de tu tiempo en el club?
- Fue algo muy lindo para mi, disfruté cada momento. Al principio arranqué jugando y después estuve 8/9 partidos sin jugar con Perrone, pero después pusieron a Pepe Romero y de ahí en adelante fue un click, arranqué a jugar en la posición que más me gusta, que es la de enganche/mediapunta, suelto, y creo que ahí fue lo mejor de mi fútbol. Disfrutaba de cada partido, de cada entrenamiento, por eso siempre me acuerdo, la gente de All Boys fue muy buena conmigo.

Darío Franco te pidió como su primer refuerzo para Colón. Marcaste tu primer gol en Primera aunque seguramente no jugaste lo que esperabas, ¿no?
- Si, la verdad que fue muy bueno también, de mucho aprendizaje. Creo que podría haber dado mucho más, no estuve en mi mejor nivel y por eso también no pude disputar los partidos que hubiese querido. Teníamos jugadores de grandísimo nivel como Pablo Ledesma, Victor Figueroa, Alan Ruiz, en mi posición, y sabía que iba a ser muy difícil, pero yo no sentí que di el 100%, podría haber dado mucho más. Creo que fue uno de los fracasos de lo que va de mi carrera, hubiese querido jugar más. Me quedaba un año más de contrato y lo rescindí, consensuado con mi representante. Me arrepentí de haberme ido así, sin pelearla, pero vimos que era una mejor opción ir a Chile y jugar Sudamericana, por eso decidimos por esa opción.

¿Sentís que aprovechaste la posibilidad en Chile?
- Si, creo que la aproveché mucho. Fue un paso para adelante, acerté con la decisión. Hicimos una campaña histórica con Palestino, hasta los cuartos de final, le ganamos a Flamengo en Brasil, en cancha de ellos, y fue algo muy lindo ganarles allá, pasar a cuartos; después no hicimos un buen partido con San Lorenzo en cancha de ellos, perdimos 2 a 0, y en Santiago hicimos un gran partido, les ganamos 1 a 0 pero no alcanzó. Tuve la suerte de jugar muchos partidos y eso te va dando la experiencia partido tras partido.

¿Qué soñás para vos y para el Panetolikos?
- En cuanto a lo grupal creo que podemos alcanzar el quinto puesto, tenemos equipos y buenos jugadores como para alcanzar el puesto de Europa League pero va a ser un camino largo y difícil. Después, en lo personal, ahora en junio se me termina el contrato y ahí veré cuáles son las mejores opciones, pero espero pasar a un club mucho más grande de acá o de Europa, un paso adelante en mi carrera.

¿Algún equipo o liga en especial donde te gustaría jugar?
- Suelo seguir mucho el fútbol español, sin dudas es el que más me gusta, no sólo por el Barcelona y el Real Madrid, sino en general. Me encanta el fútbol español.

Compartir en Google Plus

Sobre Punto Deportivo

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario