ENTREVISTAS | HERNÁN HECHALAR

Hernán Hechalar, jugador de Delfín, y un mano a mano imperdible: el presente, su amor por Belgrano y por DIM, el paso por Atlético Tucumán, la calidad de Juanfer Quintero y el mal momento de Santiago Echeverría.


¿Cómo es un día en tu vida?
- Esta es una ciudad tranquila (Manta). Se entrena temprano porque el clima siempre es muy caluroso, entonces 7:30 ya estamos entrenando, así que desayuno y salgo directo para el entrenamiento. Diez de la mañana ya estoy en casa. Tengo dos hijos, uno que a esa hora ya está en el colegio, y la nena más chica, que siempre me está esperando en casa, tiene un año, entonces es más que nada jugar con ella, sacarla a pasear un rato, estar con mi señora a la mañana y después un rato de siesta, cuando vienen los chicos del colegio. A la tarde salimos a tomar unos mates, tenemos gente amiga acá, hicimos contacto con otros argentinos, entonces por lo general salimos a tomar mates a una plaza con los chicos o algo como para pasar el resto del día.

Si bien hace tiempo estás fuera de Argentina, más allá de lo que fue tu año en Atlético Tucumán, ¿qué tanto cambiaron tus costumbres en tu primera experiencia por Ecuador?
- No cambió mucho en sí por el hecho de que yo estaba acostumbrado a lo que era Colombia, país que es muy similar en las costumbres y forma de vivir. Yo estuve cuatro años allá, entonces más que nada es un poco lo mismo, yo ya estoy acostumbrado a los horarios tempranos, quizás a la noche no se come tanto y se come muy temprano para irse a dormir a las 9 de la noche, que es lo único a lo que no me puedo acostumbrar todavía, pero las cosas son similares a lo que eran en Colombia. Yo extrañaba mucho el país, por eso fue que decidí volver un año a Argentina, así que me saqué un poco las ganas de lo que es el asado, lo que son los mates, y todas esas cosas que el argentino siempre las tiene muy presentes.

¿Qué tan distinto es el fútbol de Ecuador al de Colombia? ¿Y cómo es el hincha de Delfín, un club joven pero ya con experiencia de Copa Libertadores?
- El fútbol en sí es muy de ida y vuelta, se tienen muchos espacios. Los equipos, por lo general, intentan atacar, entonces en la zona de volantes es siempre donde existen los espacios. Con relación a Colombia es un poco menos dinámico, allá es más de ida y vuelta. Y acá los hinchas muy bien, es una ciudad chica donde todos acompañan al equipo, y bueno, se vienen haciendo unos últimos campeonatos muy buenos, entonces el hincha siempre acompaña de la mejor manera, es muy amable, muy distinto a lo que es en Argentina, donde el hincha realmente es hincha; acá la gente es más como aficionada, si te va mal quizás en la calle te ven y te saludan de la mejor manera igual, la gente acompaña siempre de la mejor manera, va más que nada a ver un espectáculo, a su equipo, más que vivirlo con la pasión con la que se vive en Argentina.

¿Qué hizo que decidas salir a préstamo a Delfín?
- Me hablaron muy bien del club, de la parte administrativa, que es un club chico pero cumplidor, y de hecho se ve, es tal cual como me lo habían dicho. Después, al técnico lo conozco y estuvimos mucho tiempo en contacto para que se de la idea de venir, me comentó mucho las aspiraciones y siempre es bueno estar peleando por cosas importantes; hoy por hoy estamos a 3/4 puntos del puntero, fuimos protagonistas todo el campeonato, eso es lindo, estamos en puestos de Copa Libertadores, así que siempre es lindo pelear por objetivos importantes, más allá del país, el club o lo que sea.

¿Sos de mirar más la liga local (Ecuador ahora, Colombia antes), la Superliga o el fútbol de Europa?
- Mirá, en realidad soy de ver poco fútbol, la verdad que cuando llego a casa trato de desconectarme de todo, estar con mi hijo, aprovechar el tiempo que tengo con ellos, y miro poco fútbol. Obviamente que cuando hay partidos importantes, lindos de Europa, los miro. Superliga me gusta seguirla, soy hincha de Belgrano, entonces los partidos de Belgrano no me pierdo ninguno. Después más que nada soy de ver los resúmenes, noticieros y esas cosas, cuando tengo que estar en Ecuador me mantengo al tanto, informado de todo por medio de los noticieros o de los mismos diarios. Pero no soy de mirar un partido entero en sí.

¿Qué es lo que más te acordás de tus inicios en Belgrano?
- La ilusión, porque yo era muy hincha de Belgrano, mi familia también, me tocó hacer todas las Inferiores ahí, siempre con la ilusión de poder jugar en el estadio, con la hinchada misma, y la verdad que me tocó vivir una parte muy linda, que fue un ascenso; quizás yo era muy joven y no participé en muchos partidos pero el hecho de formar parte del plantel, con un equipo del cual sos hincha, es muy lindo y queda siempre en el recuerdo.

¿Qué soñabas en ese entonces para tu carrera? ¿Sos feliz con tu trayectoria hasta ahora?
- Uno siempre sueña con triunfar en Europa, con jugar en Selección, es el sueño de todo chico que se decide por jugar al fútbol. Después, obviamente la carrera te la va dando el mismo recorrido que vas haciendo y me tocó pelearla, bajar a categorías inferiores, jugar el Argentino A, que es un torneo hermoso pero muy duro, en el cual cada jugador se tiene que pelear el día a día, y después me tocó jugar en ligas muy importantes. Estoy muy conforme con mi carrera; así como me tocó jugar en el Argentino A llevo 5/6 años jugando en la Primera División de distintas ligas de países, y eso es muy lindo para mí, me tocó salir campeón, jugar en un grande de Colombia, y eso queda en los mejores recuerdos. Jugar en un equipo como Independiente Medellín para mí fue lo mejor, salir campeón con esa camiseta también. La verdad que estoy muy contento con la carrera, uno mira siempre para atrás y piensa que se hizo una carrera muy buena, muy importante, y sí, estoy muy contento.

¿Cuánto te costó la adaptación en tu primera salida del país para jugar en Guaraní de Paraguay?
- Es un club que después de Cerro y Olimpia es de los más grandes. Como experiencia fue muy buena, me tocó salir campeón sin, quizás, haber tenido tanta participación, pero salimos campeones. Como experiencia de vida fue difícil porque yo era joven, tenía 19/20 años, y obviamente salir de la casa de mis papás, vivir en otro país, se me hizo un poco difícil. Y el fútbol en sí es distinto a los que me había tocado jugar, es muy aguerrido, muy peleado, muy del pelotazo y ganar la segunda pelota, y bueno, quizás no iba tanto con el estilo de juego mío y por eso fue que no tuve tanta participación, pero fue algo muy bueno.

Entre Belgrano, Juventud Antoniana, Unión de Mar del Plata y Guaraní, ¿cuál te ayudó más a desembarcar por primera vez en el fútbol de Colombia?
- Creo que, como experiencia, todo sirve, pero en Juventud Antoniana me tocó jugar muchos partidos, formar parte de un equipo que, en el interior, es muy grande, en Salta maneja mucha gente, el fogueo con esa magnitud de gente, con jugadores que se ganan el día a día y que en cada partido se juegan la vida. Todo eso sirve para después llegar a lo que hice. Después me tocó Unión, un club muy organizado pero quizás sin gente, muy distinto a lo que es jugar en un equipo como Juventud Antoniana, que tenías la presión que si no ganabas la gente te lo hacía sentir.

¿Por qué creés que te fue tan bien en Huila y qué sentiste cuando fichaste por el DIM?- Me tocó llegar a una liga que me hizo sentir muy cómodo; así como te dije que no me adaptaba mucho al juego de la liga paraguaya, en Colombia me parece que fue todo lo contrario, que es una liga que, para las características mías, siempre fue muy buena, y además es un país que me encantó, gente que desde el primer momento me trató muy bien, son muy amables en cada uno de los lugares, y también me tocó llegar con una madurez futbolística de Juventud Antoniana y de Unión. Siempre es bueno para un jugador sumar la mayor cantidad de minutos posibles y yo, cuando llegué a Huila, llegué con esa condición, y la verdad que fue una experiencia muy buena, hicimos un buen campeonato, con un equipo fantástico, que por diferencia de goles no llegamos a la final con un equipo, en Colombia, denominado chico. Después me tocó llegar al DIM, que en Colombia es un equipo muy grande, y la verdad que fue algo muy lindo, Medellín es una ciudad hermosa también. Ya en el primer semestre me tocó jugar una final, que no la pudimos ganar pero ya desde el primer momento el equipo tenía las aspiraciones de lograr títulos, de llegar a copas internacionales y todo lo demás.

Más allá de lo deportivo, ¿qué hizo que le tomaras tanto cariño al club?
- La gente me lo hizo sentir así, siempre me trató muy bien. Me tocó pasar por etapas muy buenas y por otras no tan buenas, y siempre tuve el afecto de la gente, eso no lo cambio por nada. Es un equipo al cual le tengo mucho cariño y una institución de la cual me fui con todos los recuerdos; todavía sigo perteneciendo a Medellín, pero uno nunca sabe si va a volver o no, mientras tanto me quedo con lo mejor de los recuerdos porque me trataron muy bien y me hicieron sentir el cariño permanentemente.

Estando en DIM declaraste que no jugarías en Atlético Nacional cuando te fueron a buscar. ¿Hay alguna otra camiseta que no usarías?
- Hubo en su momento un contacto con la gente de Nacional por medio de mi representante y la verdad que no tenía ninguna intención de ir allá. En Medellín me trataron muy bien, me sentí muy a gusto, es un equipo al cual quiero mucho y la verdad que no iría si existiera la posibilidad, prefiero quedarme con el cariño y el respeto de la gente de Independiente Medellín a otra cosa. Y con respecto a lo otro, en Talleres tampoco jugaría nunca, soy muy hincha de Belgrano y creo que no lo haría nunca.

Estuviste presente durante el crecimiento de Colombia a nivel selección, jugando dos mundiales consecutivos. ¿Cómo notabas a la gente?
- La gente en Colombia es muy hincha, ama mucho a su país. Me tocó presenciar el Mundial con Colombia siendo partícipe, importante, protagonista, y la verdad que la gente lo vive de una manera muy pasional. En el Mundial se multiplica, pero así sea un partido de eliminatorias o amistoso, la gente se paraliza para ver a su selección, eso es muy lindo. Y lo de la Selección fue algo muy bueno, lo que hizo Pékerman, me parece que la misma selección fue la que potenció la liga colombiana, que en cada campeonato internacional que hay tiene equipos protagonistas.

Lo tuviste a Juanfer Quintero como compañero. ¿La clase de jugador que está mostrando ser en River es igual a lo que vos veías en los entrenamientos o en los partidos en Independiente Medellín?
- Si, Juanfer la verdad que es un crack, un crack de verdad. Si se lo propone, tranquilamente puede estar jugando en los mejores equipos del mundo, sin exagerar. En Colombia obviamente marcó una diferencia enorme y hoy por hoy está demostrando un gran nivel en River, estando en una final de Libertadores, siendo partícipe en cada partido, y si se lo propone estaría al nivel de James, por ejemplo.

¿Cómo viste a Santiago Echeverría en todos estos años? ¿Cómo se tomó su suspensión y qué hablaron con él sobre su situación?
- Santi es un amigo, lo que le pasó es algo muy injusto. Cuando le dio el doping yo estaba en Tucumán ya, pero lógicamente lo primero que hice fue hablar con él, y él me aseguró que no había consumido nada. La boldenona, que es la droga que le dio, es una sustancia que, por lo general, es inyectada primero, y segundo, que la usan los fisicoculturistas para aumentar de peso y de masa muscular; él me aseguraba que no se había inyectado nunca nada, ni siquiera un antiinflamatorio ni nada de eso, entonces no lo podía creer. Con el entorno, el grupo de amigos que teníamos allá, averiguamos por distintos medios y salió lo del consumo de carne en Medellín, que estaban las vacas inyectadas con esta sustancia, y él con su abogado fue por ese lado. Al principio se lo miraba como una locura y ahora la Federación de Antidopaje lo confirma, entonces lo que era una locura es una realidad, y me parece que lo más justo y lo más lógico sería que le quiten esa sanción, primero porque es un trabajador, y segundo que como persona no se merece el trato que le dieron.

¿Disfrutaste la experiencia por Atlético Tucumán o te decepcionó el no haber tenido tanta continuidad?

- Lo disfruté mucho, tenía muchas ganas de volver al país, quería estar cerca de mi familia por las costumbres y todas esas cosas que estando acá afuera siempre se extrañan. Me tocó llegar a un plantel fenomenal, con pibes como "El Pulga" y "El Laucha", que sabían cómo llevar al grupo de la mejor manera, la verdad que muy buena gente, y el resto del plantel igual, me encontré con grandes personas, un grupo muy bueno, nos tocó llegar a la final de Copa Argentina, que es algo histórico, clasificar a la Libertadores, que nadie lo pensaba... Por suerte me tocó jugar la gran mayoría de partidos en Copa Argentina y se lo vivió de una manera muy humilde, con una hinchada que es fenomenal, te banca y es a estadio lleno en todos lados. Obviamente uno siempre quería jugar, fui con la idea de sumar minutos, de seguir jugando, pero bueno, a veces el fútbol es así y lo que uno se plantea no lo logra, pero la verdad que fue una experiencia muy buena y estoy muy agradecido con la gente de Atlético.

¿Te sentiste identificado con la institución, con la humildad y con el reconocimiento de las otras hinchadas para con Atlético?- Uno, desde que llega, siempre se siente identificado, la gente te lo hace saber. Es un equipo al que los demás equipos le tomaron mucho cariño por el hecho de que logró hazañas que nadie lo pensaba, siempre trabajando, siempre siendo humilde, con gente que quizás había logrado muchas cosas, como "El Laucha" y "El Pulga", que es un ídolo en el club, pero vos los ves a ellos y son los más humildes del plantel, entonces, con dos personas así como estandartes, se siente el cariño de los demás equipos y es muy lindo jugar ahí.

¿Qué soñás a futuro sabiendo que en un año se termina el préstamo en Delfín?
- Hoy por hoy estamos peleando por ganar la segunda etapa, por entrar a la Libertadores, y la verdad que aspiro a eso a nivel personal y grupal, a entrar a una copa internacional, me parece que el club trabaja para eso, ojalá que se pueda dar, después veremos. Siempre es muy lindo jugar Libertadores, me tocó jugar las últimas tres ediciones y ojalá que se pueda dar también con este equipo, estamos todos en eso.

Si bien pudiste sacarte las ganas de volver al país, ¿te gustaría volver a Belgrano en algún momento o no te volvés loco pensando en eso?
- Si, la verdad que si, siempre me gustaría volver a Belgrano. Creo que el tiempo que me tocó jugar fue a una edad mía en la cual era muy joven, de los 16 a los 20 años, y la experiencia y todas esas cosas hacen al jugador, entonces me gustaría hacerlo en Belgrano. Pero bueno, también se que quizás estamos en otras realidades. Si se da sería buenísimo, y sino siempre lo apoyo desde mi lugar del mundo donde me toque estar porque soy muy hincha y lo vivo de tal manera.


Compartir en Google Plus

Sobre Punto Deportivo

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario