ENTREVISTAS | LEONARDO BAIMA

Leo Baima, jugador de Chacarita, y un mano a mano imperdible: su presente, la vida en la pensión de Boca, jugar en Croacia, el recuerdo de Defensores de Belgrano y sus ganas de terminar el estudio.


¿Cómo es un día en tu vida?
- Un día mio estando acá en Chacarita es levantarme muy temprano para después desayunar, entrenamos a las 9:30 en Moreno, que me queda bastante lejos pero tengo la posibilidad de ir con mis compañeros, así que también se disfruta. Al mediodía almuerzo en mi casa, a la tarde gimnasio y estoy terminando el colegio también, que es una deuda pendiente que me quedó.

Si bien Chacarita no está en su mejor presente, ¿cuánto sirve para vos el hecho de sumar minutos y de marcar goles como el que hiciste el sábado?
- Es un momento donde nos encantaría estar mucho mejor, los resultados no nos acompañaron y creo que tenemos equipo como para salir adelante, para hacer buena campaña. Creo que hay que ajustar un par de cosas, esperemos que el finde que viene podamos regalarnos un triunfo a nosotros y también a la gente, creo que ganando nos acomodamos un poco mejor en la pelea por entrar al reducido, y después hay que ver en la segunda etapa para qué estamos. En lo personal, obviamente que me pone muy contento, muy feliz, necesitaba también marcar un gol. Obviamente que se entrena y yo tengo la posibilidad y la comodidad de quedarme después de los entrenamientos, practicar lo que es pelota parada, entonces el doble de feliz por cómo se dio el gol y por el esfuerzo que uno hace porque las cosas empiecen a ir un poco mejor.

¿Qué te transmite el "Flaco" Vivaldo?
- Es un gran entrenador. Me tocó conocerlo ahora, no lo tuve anteriormente pero le gusta trabajar, estar en los detalles, y lo particular es que ama mucho al club, tiene un amor profundo por Chacarita, lo vive intensamente y nosotros tratamos de, obviamente, plasmar en el campo de juego las tácticas y las recomendaciones que nos hace. Me da pena que es un entrenador que quiere tanto a Chacarita y a veces no salen los resultados como todos queremos, pero bueno, yo creo que si empezamos a levantar cabeza... Hubiese sido lindo que queden los tres puntos el fin de semana pasado, pero el fin de semana va a ser clave, tenemos que ganar una final y nos ponemos en puestos de reducido. Obviamente que no queremos estar en esta situación, pero como entrenador el "Flaco" nos transmite mucha confianza, tuve muchas charlas con él y me transmitió su confianza para que yo me suelte, gracias a Dios le pude responder, dar una mano en lo personal, así que eso me deja contento.

Antes de Chacarita estuviste por el fútbol de Croacia. ¿Cómo fue la experiencia de vida, cómo llegaste allá y por qué?
- Después de Defensores de Belgrano tuve la mala suerte, la desgracia, de no poder seguir jugando por temas extrafutbolísticos, no se dieron las cosas para que continúe en un club y salió la oferta de irme al fútbol croata. Tengo un amigo que está jugando en el Bordeaux de Francia, que es Valentín Vada, y gracias a él pude conectarme con gente del fútbol de allá, mostrar mis videos. Obviamente fue un tiempo el que vinimos hablando, se dio todo para que vaya a jugar y la experiencia de vida fue espectacular; no se dieron mucho las cosas a nivel económico pero lo tomo como una experiencia de vida muy linda, muy interesante. Futbolísticamente jugué todos los partidos, estuve en un buen nivel y también me servía para ver en qué posición estaba parado futbolísticamente. Cualquier jugador del Nacional B, que hablo porque es la categoría en la que estoy, puede jugar tranquilamente en el fútbol europeo, la viveza argentina, en el buen sentido futbolístico, se destaca mucho en el fútbol europeo.

¿Y cómo te desenvolviste con las costumbres, las comidas, el idioma? 
- Tuve dos compañeros brasileños en el equipo y también me hice un gran amigo, que es Juan Varea, un chico que jugó en Vélez, acá debutó profesionalmente, jugó en Central Córdoba de Santiago del Estero e hizo toda su vida allá en Croacia, coincidimos en el mismo club, él estuvo a préstamo en Split, que es la ciudad en donde yo vivía, pero también estuvo conmigo en el club, así que gracias a Dios me facilitó mucho, él hace ya ocho años que está viviendo allá. Con el idioma él me ayudó bastante, no se mucho de inglés pero esos meses que tuve lo profundicé, tuve una profesora y trataba de que el técnico y el ayudante de campo se comunicaran conmigo por el inglés, así que lo tomo también como un aprendizaje, es el idioma universal y me tenía que comunicar si o si con mis compañeros en inglés, así que me sirvió también para perfeccionarme en el idioma. Con respecto a lo que son las comidas, no es muy diferente a lo que es en Argentina, ellos comen mucho lo que nosotros llamamos acá guiso, comen pastas, carne... Fue muy simple, como están cerca de Italia tienen las mismas costumbres, así que en ese sentido no me fue tan difícil.

¿Cómo es el fútbol de Croacia? ¿Qué diferencias encontrás con el argentino en cuanto al juego y la infraestructura?
- Ellos son muy grandotes, altos, fuertes, le dedican mucho tiempo a lo que es la preparación física, por eso son dotados, pero generalmente ellos de herencia son muy grandotes, chicos de 1,80m. para arriba. Generalmente el juego se hace muy tosco, muy físico, entonces a veces me costaba mucho porque, físicamente, yo no soy un tipo con mucha fuerza o grandote, pero me adapté bastante porque el argentino, con la técnica, el control, saca un poco de ventaja, pero futbolisticamente me quedo con Argentina. Cuando a mí me preguntaban por el fútbol croata porque Croacia había llegado a la final del Mundial yo hablaba que la mayoría de los jugadores son entrenados profesionalmente en el fútbol de Europa pero no en Croacia, muy pocos jugaron en el fútbol croata, creo que Luka Modric jugó en el Dinamo Zagreb, pero Rakitic jugó en el Basilea de Suiza, los otros fueron de otras canteras, entonces fueron incorporando otras cosas.

Más allá de eso, ¿te sorprendió lo lejos que llegó Croacia en el Mundial o lo esperabas?
- Te soy sincero, si vos me preguntabas si Croacia iba a llegar a la final no creo que te hubiese contestado que si, pero no me sorprende por lo disciplinados que son a la hora de entrenar y a la hora de ser profesionales, creo que eso los llevó a llegar a la final de un Mundial. Con el entrenamiento son muy fuertes, muy capaces, fueron ordenados más que nada; después, individualidades tienen muchas, hablando de jugadores de élite, que están en los mejores clubes del mundo, pero creo que fue eso lo que los llevó a llegar a la final, se encontraron en octavos de final, que ya era un mérito, y creo que fueron muy inteligentes de decir "bueno, llegamos hasta acá y hay que tratar de mantener la disciplina", creo que fue más eso que lo futbolístico.

¿Te gustaría volver a tener una experiencia en Croacia?
- La experiencia, como te dije antes, fue espectacular, la vida allá es totalmente diferente a lo que es Argentina, la gente tiene muchas más posibilidades de llegar a cualquier tipo de oportunidades, ya sea trabajo, vestimenta, comida... Es un país que está muy regular y eso es muy bueno a comparación de la situación que estamos viviendo hoy en día en Argentina. Yo no tengo problema, obviamente que a uno le cuesta irse de su país, pero me fui de muy chico de mi casa, en Santa Fe, me desprendí bastante de mi familia, entonces a la hora de irme no tengo mucho problema.

Si bien estuviste poco tiempo en Croacia, ¿encontraste muchos cambios en Argentina cuando volviste?
- Te digo que a veces se hace imposible. Cuando uno se toma un subte charla con la gente y está muy preocupada, a todos nos afecta el presente de nuestro país y no tener la posibilidad de llegar a varias cosas que son vitales, como la comida, la salud, lo más importante... Cuando una persona no llega a eso ya ahí estamos complicados, cuando ya cuesta comprar la comida, ir a un hospital, eso es lamentable. Pero bueno, hay que salir adelante, amo a mi país, amo a Argentina, me encanta, soy de acá y obviamente uno va a luchar para que esto mejore, pero la situación en la que estamos hoy no es para nada buena.

Yendo a tus inicios, ¿cómo se dio tu llegada a Boca? ¿Qué te acordás del viaje a Buenos Aires?
- Yo me fui a los 13 años a vivir a Rosario, a una pensión, porque me fui a la Academia de Jorge Griffa, de donde varios chicos salieron, como Lo Celso y Cervi, que después fueron, obviamente, para diferentes clubes. Fue una hermosa experiencia, hice muchos compañeros, muchos amigos que hoy están jugando al fútbol profesional también. Me fui a los 13 años de mi casa, estuve un año en Rosario y, obviamente, por ser Jorge Griffa, tenía muchos contactos en lo que era Boca Juniors, hubo una prueba, fueron a ver chicos de categorías 92 y 93 y tuve la posibilidad y la suerte de formar parte de las filas de Boca. Fueron ocho años muy lindos en mi vida que pasé en Casa Amarilla y viviendo lo que es Boca.

¿Viviste en la pensión?
- Hice cuatro años de pensión en Casa Amarilla y después, una vez que llegué a Reserva, me fui a vivir solo a un departamento.

¿Cómo fue ese tiempo? ¿En algún momento pensaste en volverte?
- Obviamente que no fue fácil venir de un pueblo a Buenos Aires, fue muy difícil dejar a mi familia con tan corta edad, pero la verdad que pude hacer muchos hermanos y hoy en día mantengo la amistad con los chicos de la categoría 92, tenemos un grupo de WhatsApp y seguimos juntándonos, la mayoría está por todos lados jugando al fútbol. Eso es lo bueno, todos los fines de año el punto de encuentro es Buenos Aires y nos juntamos para charlar, comer asado, y eso es lo bueno que te deja el fútbol, hice hermanos porque, obviamente, convivís las 24 horas del día con ellos, compartís todo, charlas, cuando estás triste, cuando estás contento, entonces la pasaba más tiempo con ellos que con mi mamá, con mi papá y con mi hermano. Fue lo más lindo que me pasó, lo disfruté mucho y, como te dije, hoy en día tengo de hermanos a amigos.

¿Te queda una espina por no haber podido debutar oficialmente en el club?
- Tuve la posibilidad de salir campeón en Reserva, en categorías inferiores también, por eso te digo que disfruté todo, conocí varios países gracias a Boca. Boca es algo muy lindo, es una locura, la gente de Boca es una locura, y cuando tuve la posibilidad de llegar al plantel de Primera, concentrar en el torneo local... No me tocó debutar oficialmente pero tuve varias concentraciones en el torneo local, Copa Argentina, y me tocó debutar en un amistoso no oficial con Cerro Porteño. Tuve la posibilidad de conocerlo al "Burrito" Rivero, así que cuando llegué a Chaca y seguí compartiendo un vestuario con él me puse muy contento.

¿Qué enseñanzas te dejó Falcioni?
- Me acuerdo que en ese entonces, como habíamos salido campeones en Reserva, tuvimos mucha continuidad y gracias a Dios Julio nos dio una mano para compartir plantel con grandes jugadores. Como técnico se interesaba mucho en los jugadores que subían, así que aprendí mucho lo que es ser profesional. Obviamente que cuando estás en la Primera de Boca todo es aprendizaje, hasta un entrenamiento, así que le agradezco por haberme dado la chance de poder llegar a Primera División, que no es fácil. No jugué un partido, pero la sensación de haber estado ocho años en lo que es Boca y obviamente haber llegado a ese lugar me pone muy feliz.

¿Te gustaría tener una "revancha" o no te mentalizás en eso?
- No es algo en lo que me mentalice, es una puerta que ya cerré. Obviamente que es lindo jugar en esos clubes, pero ahora estoy en Chaca y estoy muy feliz de estar acá, es un sueño realmente, jugar en un club grande es un honor y tengo la cabeza acá, en tratar de sacar adelante esta situación, pensando acá.

Pudiste debutar y marcar un gol en Aldosivi. ¿Pudiste disfrutarlo más de ese lado?
- Si, me tocó irme a préstamo. Siempre dije que capaz me hubiese gustado irme a préstamo un poquito más grande, más maduro, para pensar un poco mejor las cosas... Me tocó irme a Aldosivi con 20 años y traté de aprovechar al máximo la experiencia de jugar, me encantó, fue un momento lindo en mi carrera, tuve la oportunidad de jugar, de hacer goles, así que lo tomo como positivo. Obviamente que todos los pasos adonde voy a jugar siempre son positivos, trato de disfrutarlos al máximo.

¿Sabías que cuando volvieras del préstamo a Boca no ibas a ser tenido en cuenta o te golpeó la noticia?
- Uno ya es consciente de que el Mundo Boca exige muchísimo, los jugadores que están en Primera División son super profesionales, a muy alto nivel, y obviamente para ser fila de lo que es Primera División tenés que estar un nivel más arriba. Fui consciente de que no llegaba de la mejor manera, así que no me golpeó, traté de mentalizarme de que tenía que hacer mi propia carrera y eso fue lo que me propuse y lo que hoy estoy haciendo.

Estuviste casi dos años en Defensores. ¿Cuánto creés que le debés al club de lo que sos hoy como futbolista y como persona?
- Había rescindido contrato con Boca, llegué a Defe y no me tocó jugar los primeros meses, pero gracias a Dios me tocó debutar con Deportivo Español, creo que en la Fecha 12 o 13, y desde ahí jugué 85 partidos en Primera. Como futbolista me formó, como persona también, es un gran club, que me abrió las puertas para ser profesional, para darle sentido a lo que es mi carrera profesional. Me tuve que amoldar mucho a lo que era la categoría, no es fácil jugar en la B Metro; hoy en día está mucho mejor, mucho más competitiva, los terrenos de juego están mucho mejores, pero la verdad que no es fácil, es una categoría donde te exigen demasiado y a veces jugar al fútbol se hace un poco imposible, pero la verdad que como experiencia compartí muchos planteles, soy amigo de varios chicos y compartí con jugadores que me brindaron mucha experiencia.

Hubo un partido en el que te expulsaron a los 8 segundos de haber ingresado y el entrenador dijo que tenías 23 años y muchas cosas para aprender. ¿Sentís que volviste más maduro de Croacia?
- Si, la verdad que me toca estar en un momento de mucha más madurez, cumplí 26 años hace poco y lo tomo como un trabajo, una gran responsabilidad lo que conlleva jugar en Chacarita, ser muy profesional, así que hoy me toca estar más maduro. La experiencia de Defensores a mí me sirvió muchísimo como jugador y hoy trato de explayarlo en lo que es el campo de juego, me toque o no jugar siempre voy a tratar de sumar y de hacer lo que me toca, pero creo que me agarró mucho más maduro la vuelta de Croacia, estar lejos de mi familia, otra vez solo, me marcó.

Todavía estás terminando el secundario. ¿En qué momento decidiste dejar y por qué elegiste retomar? ¿Tuvo influencia tu mamá, que es docente, o era algo pendiente tuyo?
- Simplemente, cuando yo estuve en Boca, los viajes, la concentración, te hacen atrasarte mucho. Cuando me tocó irme a Aldosivi, afuera, se me complicó terminar el colegio y es algo que tengo pendiente, que lo quiero terminar, y uno las vueltas de la vida nunca las sabe. Y siendo mi mamá docente también quiero regalarle a ella el poder terminar lo que me inculcó siempre, la educación, y también es una deuda pendiente. Lo tomo como eso y lo hago contento porque es algo que lo quiero terminar, venía rezagado y hoy tuve la fortaleza de terminarlo.

¿Te falta mucho para terminar?
- Creo que un año más, son diez materias que me faltan. De a poco, hay algunas facilidades porque hay un gremio para poder terminarlo, así que me tienen consideración, saben que a veces concentramos, jugamos, y no es fácil, así que trato de terminarlo con calma, pero quiero terminalo.

¿Qué soñás para tu futuro y para el de Chacarita?
- Siempre digo lo mismo, me acuerdo que cuando Chacarita ascendió lo miré por la tele y decía "me encantaría jugar en un club así", no es porque hoy estoy acá sino porque siempre lo admiré mucho, y hoy tengo la posibilidad de estar acá y me encantaría volver a repetir esa historia. Estamos viviendo una situación obviamente adversa, pero la verdad que queremos salir adelante, volver a la senda ganadora, y espero que el inicio sea el fin de semana que viene para dejar los tres puntos en San Martín. Y seguir creciendo como jugador, si es acá mucho mejor, y sino bueno, todo siempre en la vida es aprendizaje, pero hoy estoy muy feliz, pensando en Chacarita, muy contento de estar acá. Me gusta todo de Chacarita, la gente, el estadio, los chicos que están compartiendo plantel con nosotros hoy son amigos también y disfruto mucho el día a día, los entrenamientos, y eso es muy valorable: cuando vos tenés ganas de ir a entrenar eso habla bien de donde estás, las ganas de levantarte, de ir a entrenar, de querer jugar, eso habla bien del club.


Compartir en Google Plus

Sobre Punto Deportivo

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario