ENTREVISTAS | NICOLÁS MANÁ

Nicolás Maná, jugador del Panetolikos, y un mano a mano imperdible: la vida lejos de su hijo, la repercusión del Superclásico, su infancia en Boca y los recuerdos de San Martín de San Juan.


¿Cómo es un día en tu vida?
- Me levanto a la mañana, voy a entrenar, que bastante tarde porque ahora está empezando a hacer frío, vuelvo a almorzar, duermo una siesta y voy al gimnasio a la tarde, ese es mi día rutinario.

¿Con qué país te encontraste? ¿Qué cambios más notorios hubo de Argentina a Grecia en estos primeros meses?
- Es medio complicado por el idioma, yo no hablo, el griego es muy cerrado y el inglés también es muy difícil, pero bueno, es todo para aprender y para mejorar en lo personal.

¿Y te pudiste adaptar a las costumbres o es igual de complicado?
- No, por lo general lo más difícil es el idioma, después, con las comidas, hay prácticamente lo mismo que en Argentina, eso no varía mucho. El asado no es lo mismo pero se consigue y para no perder la costumbre se come unos asados también.

¿Por qué elegiste ir al Panetolikos?
- Cuando terminé con San Juan tuve una propuesta de Argentina y de Chile, pero decidí venirme a Grecia por el simple hecho de poder estar en Europa, hacer otro salto de calidad en el sentido de fútbol, de conocer otras cosas, otras experiencias, que creo que era la mejor decisión que podía tomar en su momento.

Y habiendo jugado varios partidos en la liga, ¿cuáles son los cambios más notorios que encontrás con el juego del fútbol argentino?
- Y... Es muy distinto. El fútbol argentino es mucha presión, individualismo, trasladar la pelota, y acá es totalmente distinto, es mucho uno o dos toques, más rápido, mucho más táctico que físico.

¿Sos más de mirar fútbol argentino estando allá, ves la liga local o te interesa más el fútbol europeo?
- Te digo la verdad, más allá de estar en Europa, jugando acá, extraño mucho el fútbol argentino, miro mucho, el fútbol griego casi ni lo miro, no hay comparación.

¿Qué tanta repercusión tuvo el Superclásico allá? Ustedes justo tenían que jugar contra el PAOK...
- Nosotros estábamos volviendo y el micro tenía Wi-Fi, así que lo miramos por la tablet, Acá lo miraron todos, me pareció medio loco porque los griegos también estaban mirando, pero tuvo mucha repercusión.

¿Más que los partidos de la liga local?
- Mucho más. Justo en el mismo horario estaban jugando acá el Panathinaikos con Olympiacos y estaban mirando Boca - River, así que tuvo mucho más.

¿Es tan así el tema de las bengalas en los estadios de allá?
- Si, les gusta prender bengalas, no tanto cantar como allá, allá son más eufóricos con el tema de los cantos y la hinchada, pero eso está presente en todas las canchas.

Algunas hinchadas de Europa cantan canciones sudamericanas. ¿Eso en tu club se escucha?
- No, la verdad que no, es más que dicen lo mismo todo el partido que tener canciones como se tienen allá.

Hace poco se viralizó un video del vestuario de ustedes y las caricaturas. ¿Te sorprendió? ¿Y cómo es la infraestructura allá?
- El tema del vestuario y las caricaturas fue muy divertido, eso demuestra que estamos unidos y que esas cosas se pueden hacer si un grupo está unido y contento, me pareció muy loco. En tema de la infraestructura es un club muy ordenado, tiene muchas cosas para mejorar, gimnasios super completos, para rehabilitar, muchas cosas realmente.

Tenés la "suerte" de coincidir con Mazurek, Lucero y el uruguayo Díaz. ¿Tratan de apoyarse más entre ustedes sabiendo la distancia que los separa de sus familias y sus costumbres?
- Si, la verdad que estamos más unidos nosotros cuatro que con los demás, pero es por una cuestión de que nosotros tomamos mate antes de entrenar y ellos no, una cuestión de costumbres y también de idioma, que es bastante complicado, pero son todos buenos tipos, tiran todos para adelante y eso es lo importante, no hay mala leche dentro del vestuario.

En Argentina se dice que el jugador de fútbol tiene que ser profesional 100%. ¿Allá cómo es esto?
- Obvio que si perdés un partido y en la misma noche te vas a un boliche eso tiene repercusión y habla mal de vos, pero después, en lo normal, no hay drama, la hinchada nunca te molesta, estoy en una ciudad muy chica en la que todo se sabe, así que no hay que serlo sino parecerlo también, pero se puede hacer la vida normal tranquilamente.

¿Qué tan distinta es la ciudad a lo que estabas acostumbrado en tu infancia, a tu pueblo?
- Es una ciudad muy chica, creo que es mejor para adaptarme porque manejo acá y es mucho mejor que estar en una ciudad muy grande, tiene muchas cosas para hacer. Estuve en Buenos Aires prácticamente viviendo toda mi vida, que también me gusta, me encanta, es mi lugar en el mundo.

¿Qué es lo que más te acordás de tus inicios, del momento en el que tuviste que dejar Piamonte para llegar a Boca?
- Fue muy duro porque era muy chico, tenía doce y mi vieja no me quería dejar ir a Buenos Aires, algo lógico, le daba miedo, pero cuando lo pensó y me dijo que me podía ir estuve muy contento. Después, van pasando los meses y es como todo, se extraña mucho y uno se quiere volver, se replantea muchas cosas. Pero me acuerdo eso, que estaba muy contento y con muchas ganas de vivir de esto y para esto.

Más allá de que no te tocó debutar profesionalmente, ¿cuánto disfrutaste la experiencia de vestir la camiseta de Boca en Inferiores? ¿Y qué te dejó Bianchi?
- La verdad que estoy muy agradecido a la vida por haber jugado diez años en el club más grande de Argentina, es una cosa muy linda. Bianchi me dejó que me llevó al banco y que me habló mucho, me acuerdo que me dio muchos consejos antes de entrar al vestuario, que esté tranquilo, y en la etapa de Boca me formó como persona, como jugador de fútbol, como todo lo que soy. Le debo mucho a ese club.

¿Te gustaría tener revancha en Boca?
- Si, me gustaría tener revancha, es una cosa que todo el mundo sueña, poder jugar en un club como es Boca, pero también, cuando me tuve que ir, pensé que no es la muerte de nadie, que hay fútbol después de Boca, y creo que lo estoy demostrando como un montón de chicos que se fueron, el poder triunfar y poder seguir jugando.

Te fuiste al fútbol de Perú, a San Martín de Porres, y pudiste jugar muchos partidos, marcar tu primer gol oficial. ¿Sentís que aprovechaste esa experiencia?
- Si, la verdad que jugué todo el año. Ahí me llevó Cristian Díaz, el argentino, y eso favoreció mucho. Era mi primera experiencia afuera y en Primera División, rescato mucho la experiencia de cómo manejarme, cómo pensar, cómo entrenar y esas cosas, me ayudaron mucho.

Antes de la nota me hablabas de lo difícil que es la distancia por tu hijo, que es chico. ¿En Perú podías estar con él o lo veías de vez en cuando?
- No, yo lamentablemente cuando nació mi hijo me tuve que separar de la mamá, y fue justo cuando me fui a Perú. Es muy difícil el desarraigo, el tener que irte, poder verlo una vez al año, perderte el crecimiento... Pero gracias a Dios tengo una familia presente, mi hermano, mi vieja, que están con él continuamente, lo van a buscar al colegio, lo llevan, lo traen, y yo también hablo mucho por teléfono, así que se sobrelleva. Es así, hay que hacerse fuerte de la cabeza y seguir.

¿Estando allá extrañás el país? ¿Extrañás San Martín y la tranquilidad de San Juan, tus compañeros?
- Si, se extraña, porque estuve dos años ahí y fueron muy lindos, donde hice muchos amigos, la ciudad un espectáculo, muy tranquila, nadie te jodía, podías vivir tranquilamente, y la verdad que se extraña mucho.

Sos joven y San Martín tiene dos líderes experimentados como Ardente y Gelabert. ¿Qué te han transmitido antes de que tomes la decisión de emigrar?
- Ellos son dos líderes muy positivos, también en el vestuario estaba (Álvaro) Fernández, que jugó un Mundial. Siempre apoyaban, te decían que vayas para adelante, que entrenes como un animal, ellos entrenan así. Son ejemplos de cómo se entrena y cómo se vive, 100% profesionales.

¿Qué soñás durante tu estadía en Grecia y a qué aspiran con el grupo?
- En lo personal, seguir sumando minutos, jugando y aprendiendo de esta experiencia que es muy linda. En lo grupal, cuando llegamos estuvimos hablando de que queríamos entrar en Europa (League), que es muy difícil, pero bueno, es una meta que el equipo tiene muy presente y estamos trabajando para poder lograrla.


Compartir en Google Plus

Sobre Punto Deportivo

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario