ENTREVISTAS | NORBERTO SCOPONI

El "Gringo" Scoponi, ídolo de Newell's, y un mano a mano imperdible: su carrera, la vida en México, el presente de Cruz Azul y Newell's, los entrenadores que lo marcaron y más.


¿Cómo es un día en tu vida?
- En este momento cambió un poco. Ahora inauguramos un restaurante, que lo manejo con mi señora y unos socios que también son argentinos, prácticamente estoy todo el día acá y sigo el fútbol. Vengo a las 10/11 de la mañana, vemos proveedores, vemos cosas, y después me quedo hasta las 10/11 de la noche.

¿Cómo es la vida en México? ¿Por qué elegiste pasar tanto tiempo de tu vida allí?
- Teníamos la posibilidad de trabajo acá, vine como jugador y, después, cuando me retiré, al año empecé a trabajar de auxiliar de Romano, trabajé con él del 2001/2002 hasta el año pasado. Me había salido la posibilidad de, por primera vez, salir a dirigir solo, pero bueno, como siempre hemos trabajado juntos le decía que no a la posibilidad que tenía para entrenar. Hoy cambié de parecer, ya hace un año, y estoy viendo posibilidades de trabajo acá para dirigir. Y me quedé porque ya mi familia y mis hijos son grandes, llegamos en el '95 y el más grande tenía 10 años, hoy tiene 32, 33 va a cumplir a fin de año. Ellos prácticamente son mexicanos, hicieron toda su vida acá, los amigos son de acá, y estamos nosotros, con mi señora, los primos, los amigos, la madre de mi señora y los hermanos... Prácticamente hace 23 años que estamos en México y se hace un poco difícil volver a Argentina.

¿Qué fútbol sos de ver?
- Mirá, normalmente acá en México ves mucho lo que es el fútbol europeo, la Champions League y todo eso, el fútbol argentino lo pasan muy poco, Copa Libertadores... Pero yo a Newell's Old Boys me meto y lo sigo por internet; los demás partidos si los pasan por un canal de acá los veo. En definitiva, lo mío es el fútbol, seguir ligado, el restaurante es momentáneo, viendo la posibilidad de trabajo que me salga en el fútbol, es algo paralelo para cuando uno está sin trabajo tratar de hacer algo para despejar un poco la mente, más que nada.

Trabajaste muchos años con Romano en diversos clubes de México, pero vos estás identificado con uno allí, que es Cruz Azul. ¿Cómo ves el presente del campeón de Copa MX y líder de la Liga?
- Muy bien, muy lindo lo de "La Máquina". Si bien está Pedro Caixinha de técnico y el primer torneo no le fue muy bien porque no clasificó, en este segundo torneo han traído algunos jugadores, se han adaptado a lo que quería el técnico, al trabajo, a la forma de juego, y le está yendo muy bien. Salió campeón de Copa, hoy está puntero nuevamente, y ese campeonato de Copa que le dio puede ser el envión para llegar bien a la Liguilla y terminar bien, porque si bien la Liguilla es un torneo aparte, clasifican ocho, y la ventaja que vos tenés es según cómo quedes clasificado en la tabla general, no hay goles dobles ni nada de eso, así que va a depender de quedar dentro de los primeros cuatro, eso es muy importante.

¿Qué recuerdos te quedan de tu paso por el club como jugador? ¿Cuánto disfrutaste de la experiencia en el fútbol de México?
- Es un fútbol muy distinto al argentino, al que estamos acostumbrados, por eso hay veces que los jugadores vienen y se relajan un poco. La institución es espectacular (Cruz Azul), está siempre el cobro al día. Siempre tiene presión porque se le carga un poco de más, porque sale campeón, porque estaba acostumbrado a clasificar y pelear los torneos, y hace años atrás no le iba bien por los cambios. Yo siempre digo lo mismo, cuando uno tiene un plantel todo tiene un proceso, un trabajo, y hay que darle tiempo a eso. En el caso de Cruz Azul no se estaban dando los tiempos, no había un proyecto, no había un plan como lo hubo siempre, entonces era ese el problema que traía. Como jugador, vos te dedicás a jugar, disfrutás de tu familia, entrenás, cobrás, no tenés presión de ninguna clase, ni de la gente, ni de la institución, ni de nada. Eso es lo que tiene que aprender el jugador argentino, o el que venga a jugar a México, que es un lugar muy lindo para jugar al fútbol, no hay tantos problemas como en nuestro país, pero uno tiene que ser consciente de las cosas que podés ganar y de lo que podés perder.

Yendo a tus inicios, ¿cuánto creés que le debés a Newell's de lo que sos hoy como profesional y como persona?
- Para mí fue muy importante, yo me crié en Newell's Old Boys, hice prácticamente todas las Inferiores, estuve con muchos compañeros, con Gerardo Martino, que llegamos a jugar juntos en Primera, y otros chicos más que después no pudieron llegar. La institución es prácticamente todo, mi segunda casa, siempre estuve vinculado, no te voy a decir en la educación porque me la dieron mis padres pero si en la forma de vida, el vivir el día a día con la gente, con la institución... Estábamos muy bien, muy contentos por las cosas que habíamos hecho, lo que habíamos jugado y conseguido de más grandes. Siempre uno sueña con ser jugador de Primera y nosotros lo conseguimos, hicimos las cosas lo mejor posible para la institución, algo que te deja marcado.

Entre todo lo que conseguiste destaco dos títulos. Hablemos del 21 de diciembre del '90 en cancha de Ferro. Al mismo tiempo se jugaba el partido entre River y Vélez. ¿Qué te acordás de todo eso?
- Son cosas de las que uno ya se acostumbró, porque la gente tiene un recuerdo muy lindo. Del año '87 al '91/92, de Bielsa, me parece que el equipo más ganador debe haber sido Newell's Old Boys, ha ganado torneos, ha salido subcampeón de Copa Libertadores en el '87 y '91, ha ganado cuatro torneos en esos cinco años. Creo que fue una institución que ha dejado grandes huellas con los jugadores que ha sacado y con los que sigue teniendo, más allá de este momento, que no está pasando uno bueno futbolísticamente, han salido grandes jugadores y los torneos que se han conseguido en esa época fueron muy importantes.

Y entre ese partido y el del 9 de julio del '91, en La Bombonera, ¿tenés alguna preferencia?
- Lo que pasa es que son distintas circunstancias. El del '87/88 era un equipo que jugaba muy bien al fútbol, se ganaba y se hacía muy holgado, jugando muy bien con el equipo de Yudica. Era un plantel espectacular, con todos jugadores de Newell's Old Boys, de divisiones inferiores, jugadores que se habían ido, caso de Almirón, Ramos, Alfaro, y volvieron, y los técnicos también, Yudica, Puppo, eran todos de la institución. Y el de Bielsa, el del '91, que ganamos en la cancha de Boca, a lo mejor era más llamativo por la forma, por lo dramático que fue el partido y por cómo se dio, por los penales, que dimos la vuelta en la cancha de Boca... Ese fue por la forma en que terminó el partido, pero cada título tiene su forma de ganarlo, de sufrirlo. El otro, que lo ganamos en la cancha de Ferro, también lo sufrimos bastante esperando el partido de Vélez y River, que ataja los penales Fillol. Fueron 3/4/5 minutos que fueron una eternidad. Son distintas formas, vivencias, pero el más dramático fue el de Boca.

¿Es coincidencia que gran parte del equipo de Bielsa haya terminado dirigiendo años más adelante?
- Es cierto, la mayoría de los jugadores de Marcelo Bielsa fueron técnicos, hay más técnicos en ese plantel que en el anterior. Son otros tiempos también, había otras edades, otro pensamiento, otra forma de ver el fútbol y de disfrutarlo; a lo mejor hay muchos jugadores que están cansados de jugar, se dedican a hacer cualquier otra cosa y no se quieren quedar en el fútbol, y hay muchos que por ahí elegimos la profesión porque nos gusta seguir dirigiendo y estar vinculados con el fútbol. Por eso te digo que por más que yo ponga un restaurante voy a estar siempre ligado al fútbol, porque es lo que me gusta y de lo que me gusta trabajar y hacer.

¿Tuvo que ver la influencia del "Loco" como entrenador?
- Si, pero lo que pasa es que uno siempre se va adaptando a algo, corrigiendo y agarrando de cada técnico lo que más le gusta. Fijate que, de los tiempos nuestros, más de uno tiene cosas de Solari. En el año '84/85, él trabajaba en espacios reducidos, como hoy actualmente trabaja todo el mundo, en Europa, en Argentina, y nosotros lo trabajábamos en el año '84 con Solari. Vos tenés que tener un aprendizaje. El "Loco" Bielsa te deja un aprendizaje de la constancia, del fervor, del liderazgo, de ver mucho fútbol, de la táctica fija... Te deja cosas cada técnico. Yudica también me dejó que le gustaba jugar mucho al fútbol con gente grande y jóvenes, pero siempre trataba de jugar. Era de otra época, un técnico muy estudioso, tácticamente como Marcelo Bielsa. Había conceptos diferentes de cada uno y uno va eligiendo cosas de distintos técnicos que ha tenido en su carrera; gracias a Dios tuve muchos técnicos y muy importantes en mi carrera, Basile en la Selección, Menotti en Independiente, Gareca cuando me llevó, que fue a un Mundial con Perú e hizo bien las cosas; a lo mejor, cuando yo lo tuve recién estaba comenzando, pero sí tuve grandes técnicos en mi vida, y acá en México también, técnicos que han pasado por la Selección, tanto Enrique Meza, que me trajo al fútbol mexicano, como Fernando Tena, que ganó los Preolímpicos. Uno tiene que aprender y tratar de observar mucho, hoy el técnico es muy estudioso, sigue mucho a los jugadores, ve muchos videos, ve mucho al rival, y me parece que tácticamente el fútbol ha mejorado muchísimo. El fútbol argentino también está cambiando hoy, no es el equipo que juega 4-4-2 y terminaba jugando igual, hoy ya hay un cambio, no de jugadores sino de esquema o de sistema de juego, que puede ser importante para la institución y los jugadores. El jugador se hace o uno lo hace de la forma en que trabaja.

En relación a los jugadores de ese Newell's que hoy son entrenadores, Pochettino y Berizzo están en el fútbol de élite y han sonado para la Selección Argentina en más de una ocasión. ¿Cómo los ves?
- Si, son muy buenos técnicos, muy buenas personas y les ha ido muy bien en su carrera deportiva. El caso de Gerardo Martino también, estuvo en la Selección, en el Barcelona, hoy está en Atlanta, en los primeros puestos, y también se habla de que podía ir a la Selección Mexicana... Y hay muchos técnicos, está Fullana también dirigiendo en Inferiores, Domizzi, Gamboa también, Dalcio Giovagnoli me parece que está en Chile... Y los más destacados me parece que son los que dijiste vos, Berizzo y Pochettino, que les ha ido muy bien, y Gerardo Martino. Theiler y Pautasso siempre son auxiliares con Romano acá, Garfagnoli, que jugó también la final esa del '90 con Boca es hoy Director Deportivo de Newell's Old Boys, por lo menos de lo que se yo está ligado ahí, Zamora hasta que tuvo el accidente estaba trabajando en un equipo de Bolivia como técnico, Franco está trabajando también en Argentina y no lo ha hecho mal... Uno como técnico siempre depende de la jerarquía de los jugadores que tenga, que te de la directiva en ese momento, mientras que vayas a un equipo que por ahí no tiene aspiraciones de salir campeón es muy difícil trabajar y conseguir algo, entonces uno tiene que trabajar mucho, ir mejorando, que el proyecto que tenga la directiva sea creíble y que vos, como técnico, convenzas a los jugadores, eso es lo primordial.

Antes de que asumiera De Felippe se te mencionó como posible entrenador de Newell's. ¿Cómo ves el presente del equipo después de la eliminación por Copa Argentina frente a Rosario Central y con el tema de los promedios?
- Eso es feo. La semana pasada, antes del clásico, se hablaba de que Newell's había ganado y que estaba arriba en el porcentaje con Rosario Central, y después de que se perdió en la Copa Argentina quedó descalificado y pierde con Racing... Eso también depende de la mentalidad del jugador, el problema es cuando vos no dependés de vos mismo, sino de otro equipo. Hoy por hoy Newell's tiene que pensar que tiene que hacer bien las cosas, que no puede fallar, tiene que saber elegir los jugadores que pueden llegar a la institución, los que hacen falta, y creer realmente en un técnico, en un proyecto, que siempre en Newell's hubo una forma, un estilo de juego. No puede ser que cada técnico que vaya juegue diferente y haga jugar diferente a las divisiones inferiores, ese sistema de juego Newell's no lo puede perder, tiene que tener siempre establecido que siempre jugó al fútbol y trató siempre bien el balón. Y con respecto a la posibilidad mía de trabajo, la única vez fue cuando salió Gerardo Martino, que ahí tuve una conversación para ir a dirigir pero después se quedó Berti y después Raggio, y aparte de esa, cuando va De Felippe, que Fernando Gamboa me había invitado a trabajar con él, y era muy lindo, nos volvíamos a encontrar después de haber sido campeones, con toda la trayectoria, yo lo iba a ayudar como auxiliar... Pero bueno, tampoco se dio. Está todo muy difícil en la institución.

Sabiendo las dificultades que tiene Newell's y las comodidades que tenés vos, ¿volverías al país si el club te necesita?
- Si, seguro, cualquier jugador de Newell's Old Boys volvería si no tiene un proyecto, caso Pochettino, Martino, Berizzo, que si lo tienen, y es espectacular, en el fútbol europeo, con contratos que se los hacen a largo plazo. Hoy por hoy, si fuera invitado a trabajar en el club, no tengo ninguna clase de problema en ir, ver y analizarlo con mi familia un período y, según el proyecto, seguir o qué. Pero sí, escucharía, porque uno siempre quiere volver a la institución de donde nació, se le debe mucho y tienen mucho cariño por él. Cualquier ex jugador de Newell's volvería por más que sea un mal momento. Habría que corregir varias cosas, proyectos, y hablar bien las cosas de frente con la directiva, cuales son las medidas y los problemas que hay.
Dijiste que lo tuviste a Menotti en Independiente, después de estar en Cruz Azul. ¿Qué enseñanzas te dejó trabajar con él?- La enseñanza que te da el "Flaco" Menotti es sabiduría. Es un técnico que habla mucho, te enseña, te explica detalles futbolísticos y la forma de tratar a cada jugador, eso es de otra época, muy diferente a la de Marcelo Bielsa, que es de trabajo, te condiciona mentalmente. El "Flaco" Menotti te hablaba tranquilamente, te hacía comparaciones y te explicaba, entonces a uno le entra también. Hay formas de hablarle a un jugador para convencerlo y el "Flaco" tenía una forma muy especial.
¿Representaba un desafío ir a Independiente con 36 años y pelear un puesto con Mondragón?- No, para nada. Si bien tenía un contrato en Cruz Azul que me lo respetaban, estaba fuera del equipo porque se había hecho una renovación, el técnico había traído otros arqueros y yo seguía entrenando pero ya ahí la decisión mía fue no quedarme parado, porque con 36 años iba a ser difícil. Había salido la posibilidad en ese tiempo de que Hernán Cristante, que estaba de suplente en Newell's junto con Cejas, se vaya a Huracán y yo vuelva a Newell's, pero no les gustó la idea, sale la posibilidad de Independiente y yo me voy a un club grande, con muchos títulos y donde me trataron muy bien, estuve muy contento en esa institución pero después termino peleado o teniendo diferencias con el técnico Trossero y, en vez de quedarme ahí, definí irme, porque tenía contrato por otro año más, volví a México. Esa decisión para mí fue buena, a lo mejor no fue buena la decisión de salir de México cuando fui a Independiente, pero hoy por hoy analizar esas cosas... En ese momento fue lo mejor para mí ir a Independiente porque seguía jugando, peleando el puesto con Mondragón, porque a él lo querían vender y querían un arquero de experiencia, por eso fue la llegada mía. Muy contento por eso. Después llegué nuevamente a México, jugué seis meses y me retiré ya con 41.
Hablando de la actualidad, ¿se casa tu hijo a fin de año?- Si, se casa el 1° de diciembre, se casó el 3 de noviembre por civil y el 1° de diciembre se casa.

Entre los invitados está el "Tata" (Martino), ¿no?
- Si, está el "Tata".

¿Hablaste con él sobre los rumores que lo acercan a la Selección de México?
- No, para nada, solamente he tenido contacto con él hará 20 días o un mes y ha tenido contacto con mi hijo por la invitación, aparte somos muy amigos de chicos y hablamos de todo, pero de eso no porque él no tenía nada y tenía contrato con Atlanta. Prácticamente, como va a tener que jugar los Play-offs, tampoco creo que pueda ir al casamiento de mi hijo por las fechas y los partidos.

¿Qué le puede aportar él a México?
- El estilo que jugó en Newell's Old Boys acá va perfectamente, el 4-3-3 cuando salió campeón. Buen trato de balón, acá siempre todos los técnicos lo buscan, salir jugando de atrás. México tiene grandes jugadores, que son jóvenes, muy dóciles. Los puede manejar tranquilamente y tratar de aprovechar este momento del fútbol mexicano, que está en crecimiento.

Jugando un poco, si está la posibilidad de acompañarlo a Martino en México o de dirigir a Newell's, ¿qué hacés?
- Son cosas muy diferentes, muy difíciles de decidir. Digo que hay que ver el momento, lo que pasa y lo que no, y seguro que uno siempre va a estar agradecido el estar invitado a trabajar a cualquier equipo, no porque sea la Selección Mexicana, sino adonde sea, tengo que estar agradecido a mis amigos si estoy invitado a trabajar. Si me invitan a trabajar a Newell's es tratar de planificar, ver y ser lo más consciente posible de los problemas institucionales en los que está Newell's Old Boys. Uno hoy por hoy tiene que analizar todas las cosas y ser prudente en todo punto de vista. Ojalá que Newell's mejore, que se hagan las cosas por el bien de Newell's, que el fútbol argentino realmente mejore y que los clásicos se vuelvan a jugar cada uno en su lugar.

Compartir en Google Plus

Sobre Punto Deportivo

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario