ENTREVISTAS | ALEJANDRO RÉBOLA

Alejandro Rébola, jugador de Mushuc Runa, y un mano a mano imperdible: su llegada al fútbol ecuatoriano, la ilusión de jugar CONMEBOL Sudamericana y sus sueños.


¿Cómo es un día en tu vida?
- Ahora armando el viaje para ir a Ecuador, un cambio que es para mí y para mi familia. Estábamos acostumbrados ya a Mendoza, hace dos años y medio que estábamos ahí, pero hoy armando el viaje, viendo el tema de los papeles que hay que llevar. A full con eso.

¿Qué fútbol sos de mirar?
- Por lo general, me gusta mucho el fútbol español. Por ahí, también cuando engancho algo de fútbol mexicano me gusta mucho porque es muy táctico/técnico, pero a la vez también me gusta un poco lo que es la Premier, por la dinámica, sin dejar de lado lo técnico. Pero me gusta mucho el español, lo miro siempre y soy fan de Messi.

¿Tenés la ilusión de jugar en alguna de esas ligas?
- Siempre tuve la intención de irme obviamente a Europa, pero también me gusta mucho México para irme. No tuve la posibilidad todavía pero no pierdo las esperanzas, sobre todo de ir a México, Europa por ahí es más difícil por el tema de ciudadanía y demás, pero siente que en algún momento se puede llegar a dar lo de México.

¿Te tomó por sorpresa esta posibilidad de emigrar a Ecuador? ¿Qué fue lo que más te motivó para aceptarla?
- Yo estaba con la cabeza puesta en Independiente (Rivadavia) porque no sabía nada de todo esto, cuando hablaba con mi representante me decía "puede llegar a haber alguna cosa pero todavía nada concreto", entonces digo "bueno, me quedo seis meses más", que tampoco me disgustaba por la situación que estábamos pasando ahora en el club. Y a los dos días que salió esa nota me llama mi representante y me dice "mirá, está la intención de Mushuc Runa para ir, juega Copa Sudamericana", y ya hace bastante me quería ir al exterior, para tener otra experiencia, y fue eso lo que me llevó a tomar la decisión. Lo hablé con mi familia y en el día tomamos la decisión de ir porque veníamos hace rato esperando esta posibilidad y se nos venía negando, por eso no lo dudé. Es un lindo desafío para mí.

¿En qué momento de tu carrera sentís que llega este nuevo desafío?
- Creo que en el mejor, porque me siento bien de todos los aspectos. Desde lo físico, desde lo mental, desde la experiencia, me siento a pleno. Me hubiese encantado que me hubiese llegado de más chico, obviamente, con mucho más margen y mucho más para crecer, pero a los 30 años también es una edad donde al defensor lo agarrás mucho más maduro, entonces creo que me llegó en el momento justo.

A lo largo de tu carrera has estado lejos de tu pueblo, ya sea en Tucumán, Buenos Aires, Puerto Madryn o Mendoza. ¿Qué tan fuerte te ves para lo que viene sabiendo que vas a estar más alejado todavía de tus raíces y de tu familia?
- Y... Si, cambia, cambia mucho. Pero bueno, era el momento este de ir un poco más lejos, ya estamos acostumbrados, vivía dentro del país pero estábamos lejos, la familia no se ve nunca a no ser que nos vaya a visitar. Cambiará un poco el tema de costumbres en Ecuador, pero en cuanto a la distancia nos vamos kilómetros más lejos, la distancia sentimental es la misma, estamos lejos.

¿Qué conocés de Ecuador como país?
- Estuve averiguando más que nada de la ciudad (Ambato), que es chica, linda, donde no hay mucho para hacer, pero cuando vas con la familia es tranquila, no hay muchos delincuentes. He hablado con gente que está ahí y me dicen que es una ciudad super tranquila como para ir como primera experiencia, no es como Quito o Guayaquil, que son un poco más grandes. Después, en cuanto al estilo de vida, no creo que cambie mucho, a lo mejor un poco las comidas, que no se si comen más picante, pero después va a ser más o menos lo mismo que acá.

¿Creés que vas a podés sostener la mayoría de tus costumbres o que te tendrás que adaptar a grandes cambios?
- Yo no creo que van a haber grandes cambios, sí vamos a tener cambios, en cuanto a lo futbolístico, pero no creo que sean mayores. El idioma es el mismo, va a ser un cambio más que nada de costumbre y de país, nada más.

¿Y qué conocés de Mushuc Runa?
- Que es un club joven, que se fundó en 2003, que ha hecho su propio estadio ahora y que tiene aspiraciones de crecer. La última noticia es que se ha clasificado a la Sudamericana y eso, para el club, es algo histórico porque con pocos años ya clasificar a la Sudamericana es un logro muy grande. Tiene orígenes indígenas, la cancha está a 3.300 metros de altura, que obviamente hay que adaptarse a eso, y no mucho más, es un club chico.

¿Conocés el significado de las palabras Mushuc y Runa?
- La verdad que no.

Bueno, significa "Hombre Nuevo". ¿Se podría decir que en este 2019, al salir por primera vez del país, vas a ser un hombre nuevo o sentís que se va a ver el Alejandro Rébola de siempre?
- Puede ser que este cambio lo lleve a cambiar también a uno, pero siempre con lo mismo que he aprendido acá, tratando de mejorar y de progresar. Tengo 30 años y creo que estoy en una linda edad como para ir y dar el salto a Ecuador.

En diversas entrevistas, tu próximo entrenador, Geovanny Cumbicus, habló de las condiciones que mostraste en Independiente Rivadavia. ¿Cómo analizás tu paso por La Lepra? ¿Creés que ahí se vio tu mejor versión?
- Si, puede ser, porque tuve mucha continuidad. De los dos años y medio que estuve jugué siempre, me tocó ir al banco apenas llegué nomás, pero puede ser porque tuvo mucha trascendencia por lo que peleamos, el descenso, ahora terminando ahí arriba. También me he sentido muy bien en otros clubes, como San Martín de Tucumán, que por ahí no tuvo tanta trascendencia porque era Argentino A, y en Brown de Madryn, donde jugué todos los partidos también, que fueron 42 fechas para nosotros por el descenso que tuvimos que jugar con Gimnasia de Mendoza.

¿Cruzaste alguna palabra con el DT de Mushuc Runa?
- No, todavía no hablé con él, seguramente cuando el lunes llegue ahí voy a hablar, ha sido de mi representante, con la gente del club, la conversación. Sí he leído las declaraciones de él, que obviamente me ponen contento porque uno lo que quiere es ir a jugar, se tiene que ganar el lugar pero que el técnico hable de tus buenas condiciones es algo positivo.

¿Cuánto influyó la posibilidad de jugar una competencia internacional a la hora de tomar la decisión?
- Ese fue uno de los puntos claves o que más me atrajo a ir, jugar una copa internacional, si bien son partidos eliminatorios tener roce internacional, con otros equipos, es algo muy lindo y todo jugador lo quiere. Yo venía con esa idea de irme al exterior, y jugando Copa Sudamericana muchísimo mejor.

¿Qué sueños anhelás cumplir en este 2019 fuera de tu país?
- Siempre que brindo los fines de año, cuando arranca un nuevo año, es por mis nenas, por mi familia, que siempre tengan salud, más que nada. Pasamos mucho tiempo solos, yo viajo, mi señora se queda sola con las nenas y yo pido que estén cuidadas, que no les pase nada. Después, lo mismo de siempre, trabajo, que estemos bien. Cuando uno trabaja y se dedica las cosas vienen solas. Y es imposible no fijarse en la situación del país, ojalá que mejore porque la verdad que hay gente que la pasa mal y está muy difícil vivir en Argentina, así que realmente pedí eso para Año Nuevo, mucha salud, que nos protejan y que el país se enderece, que estemos bien, porque tenemos un hermoso país.

Compartir en Google Plus

Sobre Punto Deportivo

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario