ENTREVISTAS | EMANUEL LOESCHBOR

Manu Loeschbor, jugador de Monarcas Morelia, y un mano a mano imperdible: la relación con su hermano, su carrera, el paso por Cruz Azul y el presente en Liga MX.


¿Cómo es un día en tu vida?
- Mi día es bastante tranquilo acá, con la familia. Me levanto temprano, llevo a la bebé a la escuela, al kinder, de ahí me voy al entrenamiento, después para la casa, comemos con la familia, nos tomamos una siestita, unos mates, mi día a día es muy tranquilo.

¿Sos de mirar fútbol o algún otro deporte en tus ratos libres?
- Te digo la verdad, tratamos de despejarnos un poco. Aquí tenemos amigos argentinos, entonces nos podemos juntar, a comer algo, a charlar, a llevar a los nenes a que jueguen un poco, que se junten... Soy de distraerme, no me gusta estar tan metido. Miro cuando un partido me atrae mucho, pero trato, en los ratos libres, de disfrutar de la familia.

¿Un partido que te atrae mucho puede ser de Argentina, México o Europa?
- Cuando digo así es un partido emocionante, el River - Boca, algún equipo que esté jugando algo importante, alguna copa, una final, de México, de afuera... No tengo prioridades de ligas, pero si el partido me atrae trato de mirarlo, nos juntamos con los chicos a tomar unos mates y de paso miramos el partido.

Has jugado en varios clubes a lo largo de tu carrera, ¿alguno te marcó más?
- La verdad que de todos me he llevado algo importante, en los equipos que estuve siempre me ha marcado la gente que trabaja ahí, algún entrenador o los compañeros. Tengo un equipo, por lo que me ayudó a mi Pedro Monzón, que es cuando estaba en San Martín (Tucumán), porque me ayudó con el tema de mi pase, no lo querían destrabar y él me ha dado una mano impresionante en ese sentido. Ahí empecé a hacer mi carrera, libre de agentes. De todos me llevo grandes cosas, en México he conocido personas impresionantes, mismo el "Chaco" Giménez, cuando llegué a Cruz Azul ha sido como un padre conmigo, Mauro Formica también... Ahora estoy con Seba Sosa, Gastón Lezcano, y de todos me llevo algo. Gracias a Dios me he encontrado en el camino con gente buena leche, que ha hecho que mi familia se sienta cómoda. No te puedo decir un club porque quedaría mal con los demás, en todos nos hemos sentido protegidos y acompañados.

Hablando de tus inicios, antes de San Martín y Juventud Antoniana tuviste una breve experiencia por el fútbol español. ¿Cómo describirías ese momento de tu carrera saltando desde el ascenso al viejo continente?
- Fue algo lindo que me ha tocado vivir, poder ir a España a jugar al fútbol. Estuve un año y medio, seis meses parado por el tema este de mi pase, que estuve con una gente y cuando volví a Argentina Pedro fue el que me ayudó a liberar todo eso con Agremiados. Ha sido muy bueno pero sí me han marcado esos seis meses que esta gente no me ha dejado jugar, pero después, cuando llegó mi pase, la gente en Lorca se portó de maravillas conmigo y he disfrutado mucho, he conocido gente muy buena y el fútbol también me ha encantado. Tuve la oportunidad, antes de venir a México, que me llamaron de nuevo, para regresar allá, pero bueno, ya estaba con la familia y decidimos no ir. Tuve que decir que no pero la verdad me hubiese encantado poder regresar.

¿Fue un cambio fuerte la mudanza de Sol de América a Lorca?
- En ese sentido, me gusta ser un trotamundos, ir, experimentar y conocer. Cuando fui a Sol de América fueron dos meses, para no estar parado, hasta que saliera algo, y salió esto de ir para España. Lo disfruté mucho, ha sido una experiencia maravillosa, he ido solo al principio y me ha costado pero tenía muchas ganas de conocer, de estar, de aprender de ahí y la he llevado bien. Después conocí gente que conmigo se ha portado de maravillas siempre, se hizo más llevadero y a mi me gusta eso, así que lo disfruté al máximo.

Contabas que debiste rechazar la propuesta por una decisión familiar. ¿No hay chances de que vuelvas a Europa?
- La verdad que estamos muy conformes con la familia, se adaptó muy bien, están de maravillas. Si hay una oportunidad creo que me gustaría volver, y ahora que estoy en familia llevarlos, que ellos conozcan cómo me fue allá, sería algo lindo. Ya estoy casi en el final de la carrera así que no se si aparecería esa oportunidad, pero si viene, ojalá, y trataré de tomar la mejor decisión. Teníamos pensado terminar aquí en México mi carrera, por cómo me ha ido y cómo me han tratado, pero bueno, nunca se sabe en el fútbol qué es lo que puede pasar.

¿Por qué decidiste ir, en su momento, al fútbol mexicano? ¿Cuánto sentís que creciste en estos años que estás allá?
- Terminamos el torneo en San Martín de Tucumán y había problemas con la dirigencia, nos debían 5/6 meses, querían que yo continúe pero la verdad que estaba complicado, tenía que buscar otra salida y justo en Neza estaba Carlos Bustos, de Córdoba, con un profe que yo tuve en inferiores de Talleres y Racing, Federico Zurbriggen, estaban buscando un central, me llamaron, me preguntaron qué estaba haciendo y les dije que estaba de vacaciones, y me preguntaron qué me parecía si aparecía la oportunidad de ir a México, si tenía ganas, y la verdad que me gustó. Fue un reto que había que tomar, ahí empezaron a hablar los presidentes y se dio todo bien, vinimos a probar por un año y la verdad que el primer semestre nos fue más o menos bien, no pudimos calificar, y el segundo nos fue muy bien con el equipo, calificamos últimos y fuimos el primer equipo que hizo historia en el ascenso, en ganar los seis partidos que eran de Liguilla y salir campeón. Ahí empezó toda mi carrera aquí en México, salí campeón, el presidente me preguntó si me quería quedar porque en ese momento existía el pacto de caballeros, que al primer equipo que llegás tiene prioridad para decir si vas o no a otro equipo, le dije que si, que estaba muy cómodo, y ahí me ayudaron a conseguir un equipo, Cruz Azul Hidalgo, que era la filial del primer equipo. Me fui para ahí, estuve seis meses jugando, se lesiona "Lucho" Amaranto Perea, y como del primer equipo buscaban jugadores de su filial me llevaron para jugar CONCACAF, "Lucho" no se recuperó, entré y jugué los dos partidos de semifinal y final, salimos campeones y la verdad que ahí empezó toda mi travesía por el fútbol mexicano en Primera. Muy agradecido por esos dos primeros años, que fueron los que me marcaron e hicieron todo lo que soy ahora.

¿Qué sentís al recordar tu paso por Cruz Azul, un club tan grande de México?
- La pasé muy bien, me gustó mucho cómo me fue, hice buenos compañeros. No se le da lo del campeonato pero cómo trabaja la gente que está ahí... Es un club muy grande y me llevo buenos recuerdos, a uno le dan ganas de volver pero aquí en Morelia estoy muy cómodo, me va bien, hemos logrado hacer cosas importantes con el equipo, pero siempre agradecido a todo lo que pasó en el camino.

¿Cuánto has hablado de fútbol a lo largo de tu carrera con tu hermano?
- Siempre hablamos y él me aconseja de ciertas cosas que pasan en el fútbol, pero ahora que estoy en México no viajo mucho para Argentina, por ahí una vez al año o cada dos años, son nueve días y nos juntamos a hablar de otras cosas, no tanto de fútbol. Sí hablamos por mensaje o por videollamada, pero son siempre más cosas puntuales que uno pregunta para que no pasen, que él ya las vivió. Él lo único que me dice es que disfrute, que el fútbol es muy corto y después uno lo extraña, y siguiendo ese consejo estoy aprovechándolo a full y disfrutando cada momento que me toque vivir, sea bueno o malo.

En Morelia has encontrado una continuidad que en otras instituciones no la tuviste. ¿Qué tan cómodo te sentís y cuánto influye la presencia de Sosa y de Lezcano?
- Acá he conseguido más regularidad, hemos hecho buenos torneos y hemos entrado a Liguilla a la mayoría de los torneos que jugamos, hemos llevado al equipo de pelear el descenso a estar entre los primeros 5/6/7 de la porcentual, de arriba para abajo, creo que hicimos muy buenas campañas. He conocido gente en todos los equipos pero siempre teniendo gente de allá te lleva porque es más pasajero, te juntás a tomar mates, a comer un asado... Soy vecino de Seba Sosa, estamos pegados los dos y nos juntamos. Ha influido mucho la gente que maneja el club, los conozco, eran los dueños de Neza en aquel momento y el entrenador que tenemos fue con el que salimos campeón en Neza también, entonces todo lleva a que uno se sienta cómodo. En ese sentido, Monarcas es una institución más familiera y uno lo puede llevar tranquilo, la verdad que eso es lo que todo jugador busca.

La temporada anterior no lograron clasificar a Liguilla y en esta tal vez no arrancaron como esperaban. ¿Qué tan importante fue la victoria del último fin de semana?
- No esperábamos arrancar las dos primeras fechas sin victorias, el primer partido con Toluca hicimos un trabajo muy bueno, habíamos jugado muy bien, pero una desatención en la línea defensiva costó el partido, y después con Santos lo mismo, habíamos hecho un buen partido pero hubo una desatención y nos hacen un gol, pero bueno, ahora con Veracruz pudimos volver a lo que nosotros éramos, a jugar a la pelota, a tener muchas situaciones de gol y por ese camino tenemos que seguir para empezar a ser lo que somos nosotros. Hicimos que a Morelia todos los equipos lo respeten, hay que estar tranquilo que esto recién arranca y quedan muchas fechas por delante.

Recién comienza el torneo, ¿pero ves algún candidato?
- Lo que tiene la Liga Mexicana es que es muy cambiante y muy competitiva, el torneo pasado hasta las últimas fechas se estaba viendo quién calificaba del cuarto/quinto para abajo, así que yo creo que hay que esperar. Podés arrancar bien pero es como todo, siempre vas a tener un bajón. Nosotros arrancamos mal y podemos terminar muy bien, hay que esperar y hacer el trabajo que nos pide el entrenador, estar conscientes, esperar lo que queremos jugar y lo que queremos lograr, primero entrar a Liguilla, que va a estar complicado porque todos los equipos están parejos en estos momentos, pero nosotros a lo nuestro, a tratar de cumplir el primer objetivo.


Compartir en Google Plus

Sobre Punto Deportivo

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario