ENTREVISTAS | EZEQUIEL NAVARRO MONTOYA

Ezequiel Navarro Montoya, arquero del CF Fuenlabrada, y un mano a mano imperdible: su formación en Atlético de Madrid y Rayo Vallecano, el paso por Independiente y la Selección y su apellido.

¿Cómo es un día en tu vida?
- Arranca cuando llego al entrenamiento, tenemos una primera parte en la cual son unos 30 minutos donde se hacen trabajos en el tren inferior, para activar y mejorar la potencia de piernas, después tenemos un leve descanso de unos 10/15 minutos, y nos preparamos para ya realizar la parte dentro del terreno de juego.

¿Cómo vienen siendo estos primeros días en Fuenlabrada y qué significa este nuevo desafío en el fútbol español?
- Muy contento, es un desafío muy lindo. España tiene un nivel de fútbol muy bueno y los torneos de Segunda B, Segunda, y Primera ni hablar, son muy competitivos, por lo cual, con 20 años, estar en un primer equipo de Segunda B es algo muy lindo, un reto muy interesante.

¿Cómo fueron las experiencias previas en Atlético de Madrid y Rayo Vallecano? ¿Y qué fue lo que te motivó a salir de Independiente?
- Yo empecé a jugar al fútbol en Atlético de Madrid, donde estuve cinco años, un club al que estoy eternamente agradecido por haberme abierto las puertas, lo recuerdo con mucho cariño. Tuve un paso por el Rayo, que me ha servido mucho, y después fui para Argentina. Estuve un tiempo en el Federal A, donde también jugué, gracias a Dios tuve la oportunidad de sumar minutos, y llegué a Independiente, un orgullo muy grande el haber defendido una camiseta con tanta historia y con tan buen nivel. Y bueno, llegó una posibilidad acá, en Fuenlabrada, en un plantel de Primera, en un torneo muy interesante y duro como es Segunda B, y tomé la decisión de afrontarlo, era muy difícil rechazarlo porque encima el equipo va puntero. Es un muy buen club, siempre viene peleando para ascender, así que Dios quiera que se de.

¿Fue grande el cambio al salir del fútbol español al Federal A en cuanto a infraestructura y organización?
- No, la verdad que no. Quizás a nivel de sociedad, pero no noté mucha diferencia. Argentina siempre ha destacado por su gran nivel de fútbol.

¿Qué es lo que más destacás de tu paso por Independiente?
- Haber estado en Independiente fue algo muy bueno, muy lindo, es un club muy grande y eso conlleva una gran exigencia día a día. He tenido la suerte de tener todos los días a un maestro del arco como Pepé Santoro, que también entrenó a mi papá, así que eso fue algo muy lindo. También he tenido la suerte de tener un cuerpo técnico como el de Fernando Berón, hemos trabajado muy bien, me llevo muy lindos recuerdos.

El apellido puede llegar a ser una presión por lo que se espera de vos. ¿Lo sentís así?
- No, nunca lo vi como una presión. Mi apellido siempre lo sentí como un orgullo y como un desafío muy grande para hacer una carrera siendo Ezequiel Navarro Montoya. Es cierto que mi papá y mi abuelo han sido muy buenos arqueros y eso es un orgullo muy grande, pero poder escribir en la historia un nombre con Navarro Montoya también es un honor y un desafío que quiero afrontar.

Hablando de tu papá, ¿cómo es la relación padre-hijo y cómo es la de arquero-arquero?
- Por mi padre, mi madre y mi hermana gracias a Dios puedo decir que tengo una familia excepcional, que siempre me apoya en mis decisiones, y en cuanto a lo futbolístico se puede decir que soy muy afortunado por tener a una persona que sabe tanto del arco. Él fue un gran arquero, ha tenido una larga carrera, de esto sabe mucho y para mí es una suerte muy grande.

¿Él te aconseja o vos le preguntás?
- Él siempre me aconseja y yo si tengo una duda se la pregunto y me ayuda. También me deja porque cada uno tiene su estilo, pero si ve que tiene algo que corregirme, sin problema me lo dice.

¿Tu abuelo también te aconseja?
- No, siempre fue una tarea más de mi padre.

Tu papá atajó la mayor parte de su carrera en el fútbol argentino y tu abuelo en Colombia. ¿Qué significa seguir ese legado? 
- Conlleva una responsabilidad muy grande ser la tercera generación, es un desafío y hay que darle para adelante porque tengo el apoyo, que es algo muy importante.

¿Quién es tu referente en el arco?
- En cuanto a mi posición, mi referente y mi ídolo es obviamente mi papá. Después, que estén activos, siempre me gustaron arqueros como Casillas, Buffón, me gustan mucho Neuer y Ter Stegen, por el juego con los pies... Para mí son arqueros muy buenos, me fijé siempre mucho en Victor Valdés también.

Como espectador, ¿qué liga de fútbol te gusta más?
- Soy un loco, un amante de fútbol, por lo cual miro la Liga Argentina, la de España, la de Inglaterra, de Italia, de Francia... Últimamente empecé a seguir la MLS. Si hay un partido, sea donde sea, siempre que puedo, lo veo. No salgo del fútbol, je.

¿Te gustaría jugar en un país/club en específico?
- No es que tenga un equipo que diga "acá quiero jugar", quiero hacer mi carrera. Mi sueño, como el de todo chico que empieza, es jugar en Primera. Una camiseta que me encantaría vestir, otra vez, sería la de la Selección Argentina.

¿Qué sentís a la hora de recordar el momento en el que vestiste el buzo de la Selección?
- Cada vez que lo recuerdo siento un cosquilleo en el cuerpo, haber vestido la remera de Argentina fue un orgullo muy grande, un sueño que siempre tuve y tengo unos recuerdos hermosos, tanto de mis compañeros como de la gente que trabajaba ahí, como Claudio Úbeda, "Bocha" Batista y el cuerpo técnico.


Compartir en Google Plus

Sobre Punto Deportivo

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario