ENTREVISTAS | MARTÍN BATALLINI

Martín Batallini, jugador de All Boys, y un mano a mano imperdible: su paso por Deportivo Lara, la experiencia de vivir en Venezuela, el cariño por San Miguel y lo que viene en su carrera.


¿Cómo es un día en tu vida?
- Contento por haber viajado a Venezuela y poder tener roce internacional, que en lo personal fue muy bueno. Mi día arranca a la mañana, temprano, voy a entrenar en All Boys, en Ciudad Evita, una mañana intensa. Después, volver al mediodía, descansar y volver a entrenar a la tarde un rato.

¿Cómo tomás esta nueva posibilidad que aparece en tu carrera?
- Contento, es un club que siempre me gustó como institución, un club muy grande, muy visto por el fútbol argentino y de afuera también, lo conocen mucho. Por más que llegué un poquito más tarde estoy poniéndome a punto, a disposición del técnico para que decida.

¿Sentís que volvés al país con un grado de madurez mayor después de tu paso por Lara?
- Si, estar allá estos seis meses, tener otro tipo de roce, de fútbol, de convivencia, de todo... A uno lo hace crecer, lo tiene que tomar como experiencia, agarrar las cosas que suman y poder incorporarlas al día a día para volver a Argentina y jugar en un club tan grande como es All Boys.

¿Qué incorporaste del fútbol de Venezuela?
- Hay diferencias, un muy buen nivel, muy buenos jugadores. Jugué en dos posiciones, donde no estaba acostumbrado, me fue bastante bien y ahora puedo incorporarlo si el técnico decide utilizarme de otra manera. Allá el fútbol es muy competitivo, parece que no pero hay muy buenos jugadores que pueden jugar tranquilamente en la Primera de Argentina. No es tan visto, lo tienen a Venezuela más bajo pero hay un muy buen fútbol. Me traigo una muy buena experiencia de allá.

En Argentina hiciste toda tu carrera en clubes del ascenso. ¿Cómo fue haber llegado a otro país, un club nuevo y de Primera?
- Lo disfruté todos los días, por más que en Venezuela la vida esté muy complicada, el tema futbolístico lo disfruté mucho. Todo el tiempo seguís aprendiendo cosas, traje muchas cosas positivas que espero que me sirvan para el resto de mi carrera y en estos seis meses en All Boys.

¿Qué te acordás del título que consiguieron contra La Guaira?
- Fue muy lindo, se sufrió mucho ese partido. Hicimos una Liguilla muy buena, con muy buenos partidos, no tuvimos muchos sobresaltos, y llegamos a la última fecha medio justos en el tema físico porque no había mucho recambio. Se disfrutó más por eso, por el sacrificio que hicimos todos para llegar al objetivo; si bien fue un error en el minuto 90 del arquero, en la ida, que jugamos de local, tendríamos que haber ganado 3 a 0, pero la pelota no quiso entrar. Se disfrutó, salir por primera vez de Argentina y a los seis meses ya lograr un campeonato no se si a todos les pasa. No se podía disfrutar con la familia pero a lo lejos me hacían llegar las felicitaciones.

¿Cómo notaste Venezuela a nivel país? ¿Y encontraste algún cambio en tu vuelta a Argentina?
- La verdad que en Venezuela la vida es muy dura, el día a día, en lo futbolístico, en el club no faltaba nada, daba gusto, pero el entrenamiento duraba dos horas, después había que vivir y se hacía difícil. La traté de llevar disfrutando, era la primera vez que salía de Argentina y lo tomé así, estoy muy contento por ese lado. Al llegar acá me encontré con lo que se hablaba allá, los aumentos... Se notó mucho cuando llegué. Argentina no tiene que llegar al límite de Venezuela, estamos yendo por ese camino y espero no llegar a eso.

¿En qué club te sentiste más cómodo a lo largo de tu carrera?
- Siempre uno toma al club que le dio ese trampolín para crecer más. Con San Miguel tuve el lugar, cariño y respeto que en otros clubes no, me enseñaron muchas cosas, crecí mucho con Zermattén y lo tengo ahí porque, de no querer jugar más al fútbol, fue el que me abrió las puertas y me hizo pasar el momento que estoy pasando hoy. Voy a estar eternamente agradecido a San Miguel por el cariño que me dan día a día.

Lograste el ascenso en San Miguel, y se recuerda mucho lo que pasó con Isaías Olariaga. ¿Seguís hablando con él? ¿Qué te acordás de ese torneo?
- Si, tanto para nosotros como para el ascenso, lo que pasó ese día en la cancha de Arsenal, reponernos de eso... Con él tengo una relación de amistad, nos vemos casi todos los días, día por medio, y está muy bien, contento, sumó muchos minutos este semestre y lo veo muy bien. Estuvo a nada de morir, fue un choque terrible y él está disfrutando de la vida, que es lo más lindo que hay.

¿Para qué se están preparando con De Muner en All Boys?
- La forma de llegar al grupo y de laburar es muy buena, si bien hay muchos chicos creo que los grandes tratan de agarrar el timón y tirar para adelante, que nada se vaya para los costados. De la forma en que entrenamos todos los días, que estoy hace un poquito más de una semana, hay un ambiente muy bueno, con chicos que juegan muy bien. Creo que va a ser difícil, porque que son 12 puntos de diferencia con el primero, pero la B es muy irregular, ganás 3/4 partidos y ya te metés de vuelta en el pelotón, y aparte, al haber cinco ascensos, este semestre va a estar muy lindo.

¿Sabés contra qué equipo te toca debutar?
- Si, va a ser un partido aparte pero bien, tenemos tres de local ahora y ganar los tres partidos de arranque sería buenísimo para ya acomodarnos ahí arriba y darnos un margen para el final del campeonato. Si bien estas fechas son muy importantes, las que definen son el tramo final, hay que sumar la mayor cantidad de puntos de local y salir a ganar siempre. El torneo de la B es muy irregular, cualquiera le gana a cualquiera, y metiendo una rachita de un par de partidos te metés.

¿Va a ser especial arrancar contra San Miguel?
- Si, ya tengo mensajes, del cariño que me tienen, de la dirigencia y de todos. La verdad que va a ser un partido especial y lo voy a disfrutar, no se si estaré adentro de la cancha o en el banco pero va a ser muy lindo para mí volver a jugar con San Miguel.

Si bien acabás de llegar a All Boys, ¿te gustaría en algún momento poder jugar en Primera o emigrar nuevamente?
- Si, es el sueño de todo jugador, de jugar en el ascenso a jugar en Primera sería un logro increíble pero hoy mi meta está en All Boys, en tratar de ascender y ver a All Boys en la B Nacional, que es lo mínimo que merece el club. Después de junio, logrando el ascenso ya se abren muchas puertas para ahí tomar la mejor decisión, un equipo de Primera, ir afuera, seguir creciendo en lo personal sería grandioso por todos los años que estuve en el ascenso.

Compartir en Google Plus

Sobre Punto Deportivo

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario