ENTREVISTAS | FEDERICO CARRIZO

Federico "Pachi" Carrizo, jugador de Cerro Porteño, y un mano a mano imperdible: la vida en Paraguay, su cariño por Central, el Mundo Boca y más.



¿Cómo es un día en tu vida?

- Ahora estamos entrenando de tarde por el calor y por muchos factores, como nos estamos acomodando recién la mañana la utilizamos para hacer algún trámite, compartir tiempo en familia, que al estar lejos es muy importante, en la pileta, en la casa, salir a dar una vuelta, conocer un poco... Más que nada hacemos eso.

¿Con qué país y con qué fútbol te encontraste?
- Ambas cosas son bastantes similares a la Argentina. En el ámbito deportivo pienso y creo, por mi manera de ver las cosas, que el fútbol de acá es por ahí un poquito más lento, con menos ritmo, pero todo se debe un poco al calor que está haciendo, es muy pesado, mucho más que en Argentina, y a los propios chicos que son de Paraguay les cuesta a veces los partidos, eso hace que bajes un poquito el ritmo. Creo que ahí está la clave, después es todo bastante parecido. Y en la vida, en lo que es el país, me encontré con un país lindo, cómodo, la gente muy amable, dada para hablar, para poder crear una conversación, y por el momento las sensaciones que estoy teniendo tanto del club como del país son muy buenas.

¿Como futbolero sos de mirar más la liga local, la Superliga o el fútbol europeo?
- Miro de todo. Obviamente que acá se ven los partidos del fútbol paraguayo cuando son algunos partidos lindos, que entretiene verlos, pero soy de seguir mucho el fútbol argentino, y como está el campeonato me gusta ver, estoy pendiente. Soy bastante futbolero y cuando tengo un tiempo libre me siento a ver en la tele el partido que sea.

Tuviste la "suerte" de ser local en La Bombonera y en el Gigante de Arroyito. ¿Cómo se viven los partidos en La Nueva Olla?
- Bien, muy bien, son ambientes parecidos, lindos, la gente le mete su folklore a la manera de cada uno, obviamente hubo maneras distintas en cada lado que me ha tocado estar. Antes de venir acá ya tenía conocimiento de lo que es Cerro, de su gente, de la cancha, que era nueva, que la gente lo vive con mucha euforia... Y bueno, disfrutarlo. Cuando me toca jugar, y de local, trato de disfrutarlo porque me hace acordar un poco a Rosario, que es de donde yo vengo, y siempre me ha tocado estar con la cancha llena, eso está bueno.

¿Qué te acordás de tus inicios en Central? ¿Cuánto sentís que te fortaleció el pelearla tanto para ganarte un lugar en la vuelta a Primera?
- Yo fui a los 12 años, hice todas las Inferiores, a los 18 me tocó debutar en Primera y ahí arrancó mi experiencia deportiva al máximo nivel. Los primeros años no fueron de lo mejor porque yo jugué los últimos partidos del campeonato cuando nos toca ir al descenso, después tuve los tres años en el club peleándola para subir y gracias a Dios pudimos conseguir el ascenso que tanto deseábamos. Creo que por pasar por tantas situaciones en tan poco tiempo y en edad de muy chico he crecido en varias cosas, más en un club como es Rosario, que en uno de los momentos más duros de la historia me tocaba estar ahí con 18/19 años y pasar todas las que pasamos. Uno se va haciendo fuerte, pero gracias a Dios, después, con el paso del tiempo, me tocó estar en momentos lindos del club y se disfruta porque uno sabe de donde viene también.

¿Siempre supiste que ibas a volver y que los tiempos iban a ser mejores?
- Obviamente que te vas pensando que vas a volver, después el destino nunca lo sabés, podés volver como no, pero siempre el deseo de querer volver al club que me vio nacer, que uno tanto quiere, está, no te voy a mentir. Pero bueno, hay que ver las vueltas del fútbol.

En tu primera salida del club te tocó irte a Boca. ¿Qué significó haber jugado en el Xeneize y cómo viviste el Mundo Boca?
- Fueron momentos lindos para mí, para mi carrera, me ayudó a crecer. Creo que todo jugador se va poniendo metas y en ese momento una de las mías era intentar jugar en un equipo de Buenos Aires, y cuando surgió lo de Boca obviamente que lo decidí por muchas cosas. Lo disfruté hasta donde pude, al máximo, es un club que tiene muchas presiones, un poco desgastante, pero el tiempo que he estado ahí lo he intentado disfrutar al máximo y soy un agradecido de haber podido estar un tiempo en el club.

Tuviste dos ciclos en el club y en el medio te fuiste a México. ¿Sentís que pudiste aprovechar la Liga MX? ¿Te gustaría volver algún día?
- Si, es un fútbol que me ha sorprendido para bien. Recuerdo que cuando fui necesitaba salir un poquito de Boca para poder acomodarme psicológicamente, estaba cansado, en un club que te desgasta bastante, y necesitaba un cambio. En esos seis meses la verdad que no he jugado lo que merecía jugar, a mi punto de vista, pero ya está, lo disfruté como lo hago en todos los lados que me ha tocado estar. Sin dudas que si tengo alguna posibilidad de volver lo haría porque es un fútbol lindo.

¿Qué tan cómodo te venís sintiendo en el fútbol de Paraguay?
- Muy bien, diez puntos gracias a Dios. Los compañeros me han recibido muy bien y eso me lo hizo mucho más llevadero, mucho más rápida lo que puede llegar a ser una adaptación, que hablando deportivamente es muy parecida al fútbol nuestro. A lo que me tengo que adaptar es al calor, que de a poco se va yendo. Hemos arrancado bien y creo que cuando las cosas van bien es el mejor clima para mejorar en todo, en el equipo, para conocer a tus compañeros, el club, todo es mucho más fácil y estamos en esa situación. Hay que intentar seguir por este camino, ahora tenemos un partido complicado, un clásico, que sabemos lo que genera, lo importante que es para el club, pero además porque es un rival directo para nosotros en la lucha por pelear el campeonato. Dios quiera que podamos tener un buen partido y ganarlo, obviamente.

¿Influye la presencia de los argentinos en el vestuario para vos?
- No, porque el idioma es el mismo, no es que estamos en otro lugar que por ahí sería más difícil. Cuando llegué todos los compañeros diez puntos, no tuve ningún problema, tengo relación tanto con los chicos argentinos nuevos, que de hecho vivimos muchos cerca, en el mismo edificio, compartimos viajes al entrenamiento y todo, pero también hay buena relación con los chicos que son de Paraguay, así que muy bien en ese sentido.

¿Seguiste el Newell's - Central del fin de semana con el polvo que apareció en la previa?
- Si, lo estuve viendo acá, me faltaron los últimos minutos pero fue un típico Clásico de Rosario: cerrado, duro, con mucha fricción, que muchas veces se gana por detalles y estuvieron muy cautelosos los equipos. Por eso fue un partido que terminó 0 a 0, el que hacía el gol ganaba. También pasaron esas cosas, con el polvo, que no te puedo hablar del tema porque sinceramente lo desconozco bastante.

Contra Newell's te fue bastante bien y ahora se viene tu primer clásico paraguayo. ¿Se siente el ambiente? ¿Tenés ganas de jugarlo?
- Si, por suerte me ha ido bien en los clásicos, en Rosario más que nada. Todavía, sinceramente, mucho el ambiente no se lo siente porque estamos a varios días de jugarlo, pero cuando pasás por la calle siempre alguno te lo dice, te remarca que es un partido importante para ellos, uno está acá, conoce el club y sabe que es un partido que genera mucho en el país. Seguramente en estos días ya se va a empezar a sentir un poco más, uno tiene que estar al margen de todo eso, es jugador y tiene que saber cómo llevar esos momentos también.

Compartir en Google Plus

Sobre Punto Deportivo

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario