ENTREVISTAS | GASTÓN LEZCANO

Gastón Lezcano, jugador de Monarcas Morelia, y un mano a mano imperdible: su salida de Lamadrid al extranjero, el aprendizaje con Berizzo en O'Higgins, su pasión por River y más.


¿Cómo es un día en tu vida?
- Dentro de todo es una vida tranquila, casi siempre la rutina es la misma. A la mañana dejo la mayoría de las veces a mis hijos en el colegio, arranco a las siete y media de la mañana y parto hacia el club, que casi siempre entrenamos en el mismo horario, a las diez de la mañana, y estamos un rato antes para hacer gimnasio, terapia o lo que sea, y a la tarde es tratar siempre de disfrutar de los chicos también, de la familia, tomar mates, ir a algún parque o algo. Casi siempre es todo relacionado a la familia, es muy tranquila la vida.

¿Sos de mirar fútbol en los ratos libres?
- Si, más que nada los partidos que se vienen ahora, Champions, fútbol mexicano, por estar acá, también sigo mucho, pero antes era más pasional, me volvía un poco más loco con ver los partidos en el fin de semana, estar mirando todos los días, pero eso lo fui dejando un poquito. Soy de mirar algunos partidos de Argentina, como soy hincha de River casi siempre lo miro y lo demás lo paso un poco por arriba. Fui perdiendo un poquito de pasión al mirarlo, me ocupo de otras cosas ahora, de lo que es más familiar.

¿Algún club de tu carrera te marcó más?
- La verdad que todos los clubes donde estuve siempre algo me dejaron y yo traté de dejar lo mío, por los clubes donde he pasado no tengo ningún reproche y volvería siempre, sin duda cualquiera. Me inicié en General Lamadrid, en el ascenso, debuté en Primera. Después, por los clubes donde me tocó pasar, Cobreloa, O'Higgins, 3 de Febrero, y ahora acá en México, siempre todos me dejaron algo y yo también traté de dejarles algunas cosas. Nunca tuve reproches de la gente ni de compañeros, cuerpo técnico, siempre me entregué al máximo donde estuve así que por ese lado estoy muy contento con la carrera que vengo haciendo y no tengo nada que reprocharme yo tampoco.

¿Qué significó haber saltado del ascenso al fútbol internacional?
- A mí me toca salir de Lamadrid después de haber estado casi 5/6 años ahí, de haber pasado miles de momentos futbolísticos, buenos, malos, por ahí más malos por lo que se pelea, siempre el ascenso, pero después me toca ir a Chile y fue un antes y un después, me marcó mucho esa partida porque después no pude regresar al fútbol argentino y es algo que tengo pendiente, pero te soy sincero: hoy en día no me vuelve loco. Ya con 32 años me costó mucho llegar adonde estoy en estos momentos, en el fútbol mexicano, y no me vuelve loco volver, con una familia ya instalada acá, muy tranquila, cómoda... Sería lindo pero no me vuelve loco. Acepté la carrera que hice y estoy muy contento con lo que logré, a base de sacrificio y esfuerzo he llegado hasta acá.

En Paraguay marcaste una buena cantidad de goles, pero tu mejor versión se vio en Cobreloa y, sobre todo, en O'Higgins. Más allá de que no lo tuviste tanto, ¿cuánto sentís que aprendiste del "Toto" Berizzo?
- Para mí fue uno de los mejores entrenadores que tuve. No lo tuve mucho tiempo, lo alcancé a tener 5/6 meses nada más, pero fue él el que me llama para que vaya de Cobreloa a O'Higgins. Ellos salen campeones, entran a la Libertadores y yo ahí llego como refuerzo. Él me llamó, me dio ese empujón para que llegue al club y tanto él como el cuerpo técnico, más allá de que son muy buenas personas, en lo que al fútbol se refiere, entrenamientos, tácticas, la intensidad que le meten y por cómo trabajan, fue de lo que más me marcó, más que nada por la posición en la que generalmente jugué allá en Chile.

Antes de que llegaras a O'Higgins ocurrió la Tragedia de Tomé. ¿Cómo lo viviste estando en el club?
- Eso fue algo que marcó al club, a la ciudad y a todo el fútbol chileno, al país. Fue algo muy trágico, a mí me tocó llegar después pero en estos días fue el aniversario del fallecimiento de los 16 chicos y siempre con respeto, acordándonos tanto de los fallecidos como de las familias, que tanto los recuerdan; la hinchada, los dirigentes, siempre están pendientes a todo eso y creo que es algo que va a quedar recordado de por vida y que el club también va a quedar marcado por eso.

¿Qué tan distinto es el fútbol mexicano a lo que conocías previamente?
- El fútbol es por ahí un poquito más dinámico, se juega más al pie, salen mucho jugando, te enfrentás con jugadores que son seleccionados, y eso te cambia el nivel de los partidos. Después, la infraestructura, los estadios, casi todos llenos... En ese sentido, a otra liga le saca ventaja.

¿Para qué se habían preparado al inicio de esta Liga MX y cómo se revierte el mal comienzo de temporada?
- Nos habíamos preparado para otra cosa, veníamos haciendo muy buenos campeonatos anteriormente, entrando a Liguilla, y el torneo pasado no lo logramos, estuvimos muy cerca. No se hizo un campeonato muy malo tampoco pero el objetivo era entrar a Liguilla, que los torneos anteriores lo habíamos logrado, y ahora no esperábamos este arranque. Uno siempre hace la pretemporada, planea y sueña con pelear arriba en el torneo, pero últimamente no se nos están dando las cosas. El equipo tampoco es un desastre futbolísticamente, nomás no nos están saliendo las cosas, hacemos cosas buenas pero los errores los estamos pagando caro. Tenemos fe, un grupo bárbaro y sabemos que lo podemos sacar adelante porque tenemos material más allá de que el plantel se disminuyó un poco.

¿Qué tan importante es para vos la presencia de Loeschbor y del uruguayo Sosa en el plantel?
- Son importantes, cuando me tocó llegar fueron de los primeros en acercarse, más allá de que todos son muy buenos chicos y que tengo una relación excelente con todos. La cercanía por ser argentino y uruguayo fue más, y es el día de hoy que nos juntamos a matear o a comer asado, lo hacemos muy seguido y tenemos muy buena relación después de dos años que estamos juntos, tanto en lo laboral como fuera, mi señora con la de Emanuel, con la de Seba... Y también tengo compañeros que son chilenos, tanto Millar como Seba Vegas, que por mi paso en Chile también tenemos una cercanía importante y hay una linda amistad.

Hablabas de que no te desespera volver al país, ¿tenés la ilusión de jugar en Europa o no se te cruza por la cabeza?
- Uno siempre sueña con eso, es importante para cualquier jugador, pero la verdad que no me reprocho nada y estoy más que feliz con lo que he logrado, de jugar en el ascenso de Argentina, pasar por Chile, Paraguay, llegar a este lugar, a esta Liga... Estoy más que feliz. Obviamente es un sueño llegar a un club de Europa, jugar contra esos equipos, pero no estoy desesperado, no me vuelve loco, tengo los pies sobre la tierra y se que con 32 años tengo objetivos pero eso es un poco más lejano.

¿Y cuál podría ser un objetivo a futuro para vos? ¿Jugar en la Primera de tu país?
- Si, puede ser que lo tenga pendiente, porque me tocó salir e hice prácticamente toda mi carrera afuera, ese bichito te pica, de jugar, que te vayan a ver los amigos, la familia, los más queridos, pero hoy en día estoy muy enfocado acá y mis objetivos, Dios quiera, puedan ser pelear algo con este club, que también me ha brindado muchísimas cosas y que estoy más que contento acá. Uno de los objetivos que tengo es pelear acá con el club, nos merecemos pelear un campeonato.

Sabiendo que sos hincha de River, cuando te fuiste de Argentina en 2011 la realidad del club era otra. ¿Cómo viviste lo que pasó en todos estos años? ¿Aspirás a, algún día, vestir esa camiseta? 
- Uno siempre tiene el sueño de jugar en River, en la Selección y esas cosas, pero también tengo los pies sobre la tierra de donde estoy hoy en día, de mi edad y todo. Depende mucho del rendimiento mío también. Como fanático estoy más que contento, cuando vivía en Buenos Aires iba casi siempre a ver los partidos al estadio, ahora eso se extraña un poco obviamente, con los años que estoy afuera es imposible, pero creo que, cuando vuelva a Argentina, en algún momento, volveré a alentar a La Banda.

¿Y qué se dice en México de River?
- Se sigue a River, a Boca, son los equipos de los que más se habla por estos lados, no tanto se habla de otros equipos. Lo que es Copa Libertadores, más que nada con la final esta que se jugó en España y la que se suspendió, también se habló muchísimo en la radio, en la televisión, en todos lados salían noticias todo el tiempo de lo que estaba pasando, acá estaban muy pendientes.

Compartir en Google Plus

Sobre Punto Deportivo

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario