ENTREVISTAS | PEDRO SILVA TORREJÓN

Pedro Silva Torrejón, jugador de Boston River, y un mano a mano imperdible: sus inicios, el Mundo Boca, el descenso con Olimpo y la adaptación al fútbol uruguayo y al césped sintético. 


¿Cómo es un día en tu vida? ¿Y cómo viene siendo la adaptación al nuevo club?
- La adaptación bien, el club está bastante bien, el grupo me recibió muy bien, que eso es importantísimo, para mí, que soy nuevo y de afuera, suma muchísimo. Y los días tranquilos, con mucho calor.

¿Con qué club te encontraste?
- Es un club chico, pero la gente es muy buena, una calidad humana increíble, en poquito tiempo te das cuenta que quieren lo mejor para nosotros, los jugadores.

¿Y el país que te parece?
- Está bien, tiene sus lugares lindos y feos, como todos, pero está bien, ordenado, tranquilo. No es como Capital, como Buenos Aires, es mucho más tranquilo.

¿Qué hacés en tus ratos libres estando allá?
- Descanso y soy de mirar mucho fútbol, todos los partidos, el campeonato, las copas, la Champions, todo. También trato de recorrer un poco, de caminar, para no estar todo el día encerrado, y así pasar el día.

¿Y qué fútbol mirás estando allá?
- El fútbol uruguayo arrancó el finde pasado así que mucho no pude mirar. Veo siempre el de Argentina, Copa Libertadores, Sudamericana, Champions... El partido que haya, nos prendemos.

¿Cómo viviste tu debut en Boston River siendo el primer partido en la historia del fútbol uruguayo en césped sintético? ¿Costó?
- Lo vivimos tranquilos, todo el grupo, con la seriedad que tiene que tener un partido. En cuanto al césped se nota el cambio en el pique, la velocidad de la pelota, al ser duro te cansa diferentes partes del cuerpo, músculos, todo lleva su adaptación.

¿Sentís que puede llegar a ser una ventaja la localía si la saben aprovechar?
- Quizás si, pero primero tenemos que adaptarnos bien nosotros. Hace poquito tiempo empezamos a entrenar ahí, no es que venimos entrenando hace seis meses como para aprovechar una ventaja, es nuevo también para nosotros y creo que a medida que vaya pasando el tiempo más nos vamos a ir acostumbrando y quizás se haga una ventaja.

¿Cuánto influye la presencia de jugadores como Scotti y Gurri en el vestuario, dos jugadores tan identificados con el club? 
- Se hace saber que son experimentados, están en todos los detalles para que el nuevo se sienta bien, cómodo. En mi caso me tocó que Diego Scotti me ayudó a conseguir departamento, a cada rato me preguntaba si precisaba algo, si me faltaba algo, todo muy buena onda. Los dos muy bien.

Todavía falta, ¿pero soñás con jugar contra Nacional y Peñarol?
- Si, obvio que el sueño está en jugar contra los equipos grandes, pero somos conscientes de que vamos partido a partido, que tenemos que ir sacando puntos para estar más cómodos.

¿Qué te acordás de tus inicios? ¿Cómo se dio tu llegada a Boca?
- Desde los tres años arranqué con la pelota, soy de Laboulaye (Córdoba), arranqué jugando en Sportivo Norte, fuimos a un campeonato a Mackenna, donde estaban captadores de Boca, Ramón Maddoni, hubo varios contactos, fueron para Laboulaye a hacer una prueba grande, hubo varios seleccionados y fuimos para Buenos Aires, y así quedé.

¿Viviste en la pensión?
- Claro, a los 10 años fui a Boca y a los 13 fui a vivir a la pensión, desde los 13 hasta los 19.

¿Cómo fueron esos años?
- Por un lado costaba, extrañás mucho, tu familia, tus amigos, y por otro es cumplir el sueño. Lo que tenía favorable era que con mi compañero de pieza nos conocíamos desde el primer día que fuimos a la pensión y compartimos todo juntos, entonces se hacía mucho más llevadero.

¿Cuánto aprendiste de Barros Schelotto y Schiavi?
- Aprendí mucho de los dos, también con el "Vasco" Arruabarrena estuve un tiempito en Primera. Los detalles del fútbol son también los que pasan en la vida, también te marcan ese camino.

¿Algún club de los que siguió en tu carrera se asemeja al Mundo Boca?
- No, creo que Boca es único. Están todo el día hablando de Boca por lo que es, grande en todo el mundo.

Te fuiste a préstamo al fútbol inglés. ¿Cuánto aprendiste en el poco tiempo que estuviste?
- Se nota el cambio. No se hablar mucho inglés y eso me costó muchísimo, no tenía comunicación y para jugar sin comunicación es muy difícil, muy muy difícil. Todo costó, fue rápido, pero aprendí, en todos lados aprendés.

Tu paso por Olimpo terminó con el descenso a la B Nacional. ¿Cómo viviste la presión de luchar por la permanencia?
- Fue difícil, con el peor final. Apenas arrancó la temporada sabíamos que iba a ser un año difícil, duro, tratamos de mantener al grupo lo más unido posible, porque es la única manera de aguantar críticas, presiones, todo lo malo que pudiera llegar a pasar. Lamentablemente no fue como queríamos.

¿Tenías la ilusión de quedarte en Boca o sabías que ibas a volver a salir a préstamo?
- La verdad que yo, si fuera por mí, me quería quedar, pero sabía que no iba a tener lugar. Llegué y el primer día me lo comunicaron. Es entendible, hay muchos jugadores.

¿Y con qué objetivo saliste al fútbol uruguayo?
- Mi idea es siempre la misma, tratar de jugar, sumar para el equipo mi granito de arena, ir ganando experiencia. Por ahí no la pude ganar en Boca y hay que recurrir a otras puertas, por suerte se me abrió esta y acá estoy, dándole con todo.

¿Te gustaría tener una revancha en Boca? ¿Cual es tu idea a futuro?
- Obvio, creo que todo jugador que se va de Boca piensa en volver, eso lo tiene asumido cualquiera. Después hay que ver si se da o no, hay muchas cuestiones, pero ese sueño creo que lo tienen todos.

Compartir en Google Plus

Sobre Punto Deportivo

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario